Skip to Content

OpelZafiraTourer posts

El Opel Zafira Tourer recibe el sistema IntelliLink

Categorías: Opel, Monovolúmenes y MPV, Compactos segmento C



Desde ahora los interesados en el Zafira Tourer podrán acceder a una nueva mecánica de gasolina y al sistema de infoentretenimiento Opel IntelliLink. Este último elemento es interesante por las muchas funciones integradas que harán más fácil la vida a bordo.

Al igual que los Adam, Mokka e Insignia, el Zafira incluye interesantes funciones en su sistema IntelliLink entre las que destacan el acceso a aplicaciones, control por voz, un navegador más intuitivo y sencillo de manejar, puerto USB, etc. En las variantes más completas puede leer incluso los mensajes de texto. Otra mejora importante es que se pueden visualizar imágenes desde un pen drive siempre y cuando el vehículo no esté circulando.

Las versiones con el navegador 950 incluyen mapas de toda Europa, incluyendo Rusia y Turquía. Si el cliente lo desea también podrá contar con el sistema de radio DAB.

Nuevo motor 1.6 SIDI 200 CV para los Opel Astra y Zafira

Categorías: Opel, Monovolúmenes y MPV, Familiares, Compactos segmento C


Haz clic en la imagen para saltar a la galería

Ya están a la venta en España los nuevos Opel Astra y Zafira Tourer equipados con el nuevo motor 1,6 SIDI, un bloque de última generación que se sitúa como opción más potente en ambos modelos (sin contar con el OPC en el caso del GTC Coupé).

Con el nuevo motor de 1,6 litros, turbo e inyección directa, desarrolla una potencia de 200 CV y un par máximo de 280 Nm. Sobre el Zafira Tourer alcanza los 225 km/h de velocidad máxima y acelera de 0 a 100 km/h en 8,9 segundos. El consumo medio es de 7,2 L/100, con unas emisiones de 169 g/km de CO2. El cambio es manual de seis velocidades.

Opel producirá el Zafira Tourer en Rüsselheim tras el cierre de Bochum

Categorías: Opel, Industria, Monovolúmenes y MPV, Compactos segmento C


Haz clic en la imagen para saltar a la galería


Tras no llegar a un acuerdo con los trabajadores, Opel cerrará la planta de Bochum a finales del 2014, por lo que había que buscar un nuevo emplazamiento para construir el Zafira Tourer a partir del 2105. Finalmente General Motors ha comunicado que será en la misma del Insignia.

Según el comunicado oficial, el Zafira Tourer se fabricará en Rüsselsheim junto a los actuales Insignia e Insignia Sports Tourer. Con esta decisión Opel ha comunicado que reforzarán la imagen de esas instalaciones que finalmente se centrarán en la producción de los modelos más grandes, y caros, de la marca.

La planta de Bochum lleva en funcionamiento desde octubre de 1962 cuando comenzó con la producción del Kadett A. Después se especializaría en componentes, la fabricación del Kadett D y, ya en 2011, arrancó la manufactura del Zafira Tourer. Con 3.200 empleados, finalmente cesará la producción de vehículos en 2014 y en 2016 dirá el adiós definitivo.

Opel llevará a Ginebra el Zafira Tourer 1.6 CDTI

Categorías: Opel, Salón del Automóvil de Ginebra, Monovolúmenes y MPV



Opel ha anunciado esta mañana que en el Salón del Automóvil de Ginebra presentará en sociedad el nuevo motor 1.6 CDTI. El primer modelo en llevarlo será el Zafira Tourer, aunque ya sabemos que también estará disponible en otros productos como el Astra e Insignia.

El motor 1.6 CDTI desarrolla una potencia de 136 CV y un par máximo de 320 Nm. Sustituirá al anterior 2.0 CDTI de 130 CV, al que mejora en prestaciones y consumos. Sobre el Zafira Tourer, Opel anuncia un gasto en ciclo combinado de sólo 4,1 L/100, con un nivel de emisiones de 109 g/km de CO2. Aunque desconocemos el dato relativo a la aceleración, sí sabemos que podrá alcanzar los 193 km/h.

Además de superar la normativa Euro 6, el nuevo motor incluye la tecnología "Blueinjection" SCR (Reducción Selectiva de Catalización). Estará asociado a un cambio manual de seis velocidades y al sistema de arranque y parada del motor Stop&Start.

España: El Opel Zafira Tourer recibe dos potentes motores

Categorías: Opel, Monovolúmenes y MPV, Sedanes, berlinas, segmento D, Compactos segmento C


Haz clic en la imagen para saltar a la galería


Desde esta misma semana los interesados en el Opel Zafira Tourer podrán adquirirlo en el mercado español con dos nuevos motores de altas prestaciones. Se trata de los 1.6i Turbo de 170 CV y el 2.0 CDTI de 195 CV. En ambos casos el cambio es manual de seis velocidades e incluyen el sistema Stop&Start.

El bloque de 1,6 litros sobrealimentado y 170 CV permite al monovolumen compacto alcanzar los 212 km/h de velocidad máxima y acelera de 0 a 100 km/h en 9,2 segundos. Según los datos homologados, el consumo medio es de 6,6 L/100, con unas emisiones todavía por determinar por el fabricante (es un bloque inédito derivado del 1.6i Turbo de 180 CV). En España sólo se comercializa asociado al acabado más completo Excellence y está disponible desde 29.205 €.

Prueba Opel Zafira Tourer 2.0 CDTi 165 CV Excellence - Conclusión

Categorías: Opel



Si has llegado hasta aquí, estoy convencido de que la idea de hacerte con un monovolumen compacto ahora es un poco más atractiva e interesante. Y es que el Opel Zafira Tourer demuestra que la versatilidad y amplitud interior no están reñidas con un comportamiento dinámico a la altura de los mejores hatchback compactos, siempre acompañado de unas prestaciones mucho más que razonables.

Puestos a sacarle pegas, hay que citar el bajo nivel de refinamiento de su motor diesel. Que se cuele tanto ruido "feo" en el habitáculo es algo puede restarle algunas ventas, pero hay que dejar claro que en un uso por carretera o autovía este defecto queda claramente en un segundo plano. Tampoco los asientos me han parecido especialmente cómodos por culpa de unos pétalos laterales en la banqueta muy duros y marcados. Será cuestión de tallas que puedan resultar más o menos confortables. Por último decir que no estaría mal mejorar el acceso a las plazas de la última fila. Tal y cómo está solucionado el tema ahora, algunos adultos tendrán problemas para entrar y salir de ellas. Lo mejor es que sean niños los que las ocupen.



En general el Zafira Tourer se ha mostrado como una de las mejores opciones del segmento por su pisada solida, comportamiento rutero ejemplar -con la suspensión FlexRide- y parco en consumos extra-urbanos, además de esbelto y bien diseñado por fuera. ¿Y el precio? Pues por encima bastante superior a los rivales más directos, ahora con grandes campañas promocionales... pero es que también tienen muchos más años. Tanto el Grand Scénic como Grand C4 Picasso están casi a punto para una renovación; algo parecido podríamos decir del Volkswagen Touran, quedando el nuevo Ford Grand C-Max como opción más moderna junto al modelo de Opel. Otras alternativas son el Mazda5, demasiado limitado en potencia con un único diesel de 115 CV, y el Chevrolet Orlando, amplio, de exótico diseño y una excelente relación calidad-precio.

Así que ya sabes, si necesitas un monovolumen pero no quieres perder cierto dinamismo al volante, tanto Grand C-Max como Zafira Tourer son las opciones más sensatas. El primer quizás sea un poco más divertido, pero no está tan bien logrado estéticamente. En cualquier caso, la última palabra la tienes tú.


Prueba Opel Zafira Tourer 2.0 CDTi 165 CV Excellence - Al volante

Categorías: Opel



Visto lo bonito que es por fuera y el estupendo planteamiento de su amplio y versátil habitáculo, sólo queda por comprobar si cumple en el apartado dinámico para confirmar al Zafira Tourer como una de las apuestas más completas del segmento.

Motor/cambio

La oferta mecánica del Zafira Tourer se puede considerar amplia y variada. En gasolina hay un evitable 1.8i 16v con 115 CV -algo justo- y un interesante 1.4 Turbo con 140 CV. Como opción con combustible alternativo Opel oferta el 1.6 Turbo CNG que emplea gas natural comprimido mientras que en diesel se pueden elegir tres opciones del 2.0 CDTI: 110, 130 y 165 CV, esta última la que hemos probado y posiblemente la más interesante para mover con soltura el elevado peso del Zafira cuando va cargado.

El 2.0 CDTI 165 CV tiene más puntos más flojos que buenos. De entrada la sonoridad y nivel de vibraciones en frío son elevados, con una calidad del ruido bastante mala -sonido muy feo- y más típico de épocas anteriores. A medida que va tomando temperatura se reduce ligeramente, pero circulando en marchas cortas siempre está patente. No es un problema de falta de aislamiento entre el vano motor y el habitáculo, sino una característica de este motor. Sólo cuando se circula a velocidades estabilizadas en marchas largas se consigue un rodar más agradable y silencioso, quedando totalmente en un segundo plano.




El 2.0 CDTI se muestra ruidoso y falto de refinamiento en uso urbano. Una vez en carretera la situación mejora aunque en ningún caso brilla por su respuesta o finura

Tampoco es un bloque que brille por su buena respuesta a bajas vueltas. Por debajo de las 1.800 rpm no hay mucho que hacer y en ciertas ocasiones deberemos recurrir al cambio para salir airosos por ejemplo en una incorporación de autopista o al realizar cambios de carril en ciudad. Por encima del régimen citado sin embargo es demoledor, con una entrega de fuerza inmediata y contundente -te deja pegado e incluso se producen pérdidas de tracción en el eje delantero- y que hasta las 3.800 rpm se mantiene constante. A partir de este punto conviene subir una velocidad ya que la caída en la respuesta en grande, dejando de empujar con la misma intensidad. Es, por así decirlo, un motor con un medio régimen sensacional y un funcionamiento en bajas pobre.

La transmisión corre a cargo de una caja manual de seis velocidades. La palanca está muy a mano, tiene un manejo agradable y el guiado es correcto. Los desarrollos escogidos son eternos en largas, permitiendo que a una velocidad estabilizada de unos 120 km/h el motor gire sólo a 2.000 rpm, reduciendo tanto los consumos como la sonoridad. Sin embargo en ciertas maniobras de adelantamiento conviene reducir una velocidad para garantizar el menor tiempo posible.



Es curioso que en la oferta actual del Zafira Tourer con este motor de 165 CV no se ofrezca el sistema Stop&Start. Hasta hace no mucho sí se comercializaban algunos con el apellido "ecoFLEX" pero en estos momentos este elemento sólo es compatible con el 1.4i Turbo de gasolina y el 2.0 CDTI de 130 CV. De haber contado con este dispositivo se habrían logrado mejores cifras de consumo en urbano. Es el único ciclo en el que el gasto se dispara, con medias que pueden superar los 8,0 L/100 a poco que el tráfico sea algo complicado. En carretera y autovía sin embargo esto no sucede, mostrando una frugalidad sorprendente para un vehículo de su tamaño y peso. Como ejemplo podemos decirte que en vías secundarias, a un ritmo de 90-100 km/h, el Tourer se ha conformado con 5,3 L/100 mientras que en autovía, a 120-130 km/h de crucero se contentaba con poco más de seis litros. Ambos registros son muy buenos dentro del segmento y, de haber obtenido un mejor dato en ciudad, la media total habría estado entre las mejores (6,8 L/100 al finalizar la prueba tras 1.700 km recorridos).

En marcha

El Zafira Tourer que ha pasado por nuestro garaje estaba muy equipado. Entre los muchos ítems podemos destacar el sistema FlexRide. Es un dispositivo que modifica el funcionamiento de algunos elementos como dirección, tarado de suspensión, sensibilidad del acelerador e incluso la iluminación del cuadro de instrumentos. El usuario puede elegir entre los modos Tour, Normal y Sport.

El más adecuado para el día a día es el normal. Para su selección no hace falta tocar nada ya que es la modalidad con la que automáticamente el coche arranca al primer giro de llave. Muestra un calibrado correcto de suspensión y asistencia, de modo que es cómodo y estable sin sentir excesiva rigidez en las maneras.



Con el modo Sport, el Zafira Tourer es capaz de disimular su peso y centro de gravedad más elevado hasta alcanzar niveles de dinamismo similares a un compacto. Sin duda ha sido toda una sorpresa

En el caso de seleccionar el modo Tour, tanto la dirección asistida como la suspensión suavizan su funcionamiento. Es un modo estupendo para superar los muchos badenes presentes en las ciudades y travesías españolas, filtrando cualquier irregularidad con éxito. Para autovía puede ser también interesante siempre y cuando no se circule a velocidades elevadas. En este último caso merecerá la pena modificar el modo a normal o Sport ya que la dirección se siente excesivamente blanda.


Por último toca hablar del modo Sport. Es el que sorprende por todo. Hasta que no se prueba no se tiene la certeza de lo bien que va este Zafira Tourer. La mayor dureza de la amortiguación contiene casi por completo cualquier balanceo de la carrocería, pero además sin perjudicar en exceso el confort. La dirección, con menor grado de asistencia, también es suficientemente comunicativa para que el conductor controle lo que pasa entre el asfalto y las ruedas mientras que el acelerador aumenta su sensibilidad consiguiendo una respuesta más enérgica. En este modo hay que prestar especial atención al velocímetro si no queremos tener algún problema con las autoridades ya que es realmente sencillo superar los límites legales.



Con el modo Sport conectado da igual que circules por vías reviradas de curvas lentas. El Zafira Tourer muestra unas maneras ejemplares, siendo mucho más ágil de lo que su estampa pudiera dar a entender. El tren delantero es un ejemplo de obediencia y disciplina con las órdenes del conductor mientras que el trasero es poco participativo, cumpliendo con su misión de dejar pegado el "culo" para evitar sustos -no deja de ser un vehículo de carácter familiar en el que se prima ante todo la sensación de seguridad-.Lógicamente los cambios de masa se sienten más que en turismos más pequeños, pero en general transmite mayor seguridad y confianza que muchos compactos tradicionales, más bajitos y con un centro de gravedad inferior. Sin duda aquí hay que alabar el buen trabajo del equipo de Opel. De aburrido tiene, desde luego, muy muy poco.

De vuelta a la ciudad el Zafira Tourer no se muestra torpe. Es grande, pero se aparca relativamente bien gracias a los sensores delanteros y traseros, y la cámara de visión posterior. La visibilidad también es correcta hacia todos los ángulos y sólo cuando la tercera fila está en uso pueden aparecer algunos problemas de control sobre el ¾ trasero. Pero nada grave.



Equipamiento recomendable

Entre los elementos de equipamiento que creemos pueden ser interesantes para el consumidor están las ópticas bi-xenón adaptativas con función AFL. Es un equipo potente que aporta un haz claro y amplio. De igual modo hay luz de giro en las ópticas principales y "cornering" en los antinieblas. Dependiendo de la velocidad también se regula la cantidad de luz, de modo que siempre tendrás la potencia necesaria. Es una opción sensacional para los que conducen mucho con la luna como testigo. Quizás el único elemento mejorable es el SmartBeam, con sensor que no termina de realizar los cambios en el momento oportuno.


El sistema FlexFix, exclusivo de Opel, ahorrará muchos quebraderos de cabeza a aquellos que practican el ciclismo. De manejo sencillo, rápido y limpio, los 970 € son el único "pero" achacable

En cuanto al asistente de cambio de carril involuntario, me parece totalmente prescindible. Y es que te pone de los nervios con tanto pitido ya que actúa antes de que se pisen las líneas, pero sólo alertado mediante un desagradable pitido y un testigo luminoso. Al contrario que en otros vehículos, aquí no ejerce presión alguna sobre el volante.

Más interesante es el sistema de alerta de objetos en ángulo muerto. Ideal para recorridos por los alrededores de las ciudades -habitualmente con mucho tráfico-, ayuda a evitar algunos sustos ante otro conductor que no hemos visto. En general tiene un funcionamiento correcto, pero durante la prueba nos dio fallo en dos ocasiones, dejando de actuar durante un largo periodo de tiempo. Pese a esto, es recomendable.

Por último, aquellos amantes del ciclismo encontrarán en el sistema FlexFix la solución ideal por su sencillez y gran utilidad. Basta accionar el tirador situado en el maletero para desplegar la base en la que se podrán situar hasta dos bicicletas. Esta plataforma incluye la iluminación adicional por lo que no será necesario equipamiento extra. Para facilitar el acceso al maletero, incluso con carga, este sistema bascula ligeramente.



Prueba Opel Zafira Tourer 2.0 CDTi 165 CV Excellence - Interior

Categorías: Opel



Exterior


Pensar en un monovolumen para algunos usuarios es sinónimo de simpleza, practicidad y falta de emoción. Nadie duda de sus modulables y versátiles interiores pero te hacen sentir mayor nada más verlos, como si la juventud ya no tuviera cabida en ti. Renault Scénic, Citroën C4 Picasso, Dacia Lodgy, son algunos ejemplos de que sus diseños, pensados para maximizar ante todo el habitáculo, no emocionan.


La estética del Zafira Tourer es uno de los puntos más atractivos del modelo. Es un monovolumen, pero no por ello su diseño es "aburrido"

En Opel, conscientes de todo esto, han tratado de disimular sus formas más cubicas con detalles "de diseño". De entrada el frontal te recibe con un estilo claramente inspirado en el particular Ampera. En la unidad testada, de color marrón, apenas se perciben bien sus formas, pero las ópticas y la parte inferior del paragolpes en forma de "boomerang" consiguen un resultado estético diferente y atractivo.

La vista lateral es la que presenta unos trazos más familiares, pero se ha trabajado en la estampación de las puertas para que visualmente gane en musculatura. Como es lógico, tampoco se pueden olvidar de los clientes de corte más clásico y para ellos, la moldura cromada por el contorno de las ventanillas puede ser un detalle muy valorado. Las llantas de aleación, opcionales de 18 pulgadas en este caso, consiguen aligerar el resultado final.




En cuanto a la zaga, pocas concesiones se pueden hacer si se quiere aprovechar el espacio. La caída del portón es muy vertical y se ha jugado con el diseño de las ópticas –con tecnología LED en esta unidad- y la moldura cromada que las une para garantizar un resultado estético atractivo.

Sí, no lo voy a negar. Estéticamente me parece el monovolumen más atractivo de su segmento. Sé que esto es algo muy personal pero queda claro que al menos en Opel han intentado suavizar las formas para favorecer una identidad más dinámica. Si buscas un producto más sobrio y serio, está el Zafira Family todavía compartiendo espacio en los concesionarios para cubrir el hueco.

Interior

La principal razón de un monovolumen reside en el habitáculo, las soluciones empleadas y el espacio disponible. En el Zafira Tourer la firma ha rectificado el error del anterior ofreciendo asientos totalmente independientes que permiten una mayor versatilidad de uso. Opel lo ofrece con cinco o siete plazas, siendo en el acabado Excellence de serie esta tercera fila.

La distribución del interior es por así decirlo, estándar. Dos pasajeros en las plazas delanteras, tres en las centrales y otros dos en la última fila. Las delanteras son muy amplias y la sensación de desahogo elevada gracias a la buena cota de anchura y altura disponibles. En esta unidad además se cuenta con el parabrisas panorámico que puede desplazarse unos centímetros (es una opción que se acompaña del techo solar fijo sobre las plazas posteriores). Añade luminosidad y, en días con mucha luz, se puede deslizar hacia adelante. Este sistema es parecido al de Citroën (Visiospace) pero está formado por una única pieza de fácil manipulación.




En las plazas de la segunda fila el ancho disponible es correcto. El mayor problema lo encontramos en el asiento central, más pequeño que los laterales. Pese a ello tres adultos pueden viajar con relativa holgura y, en cuanto al espacio para las rodillas, el Zafira Tourer es de los mejores del segmento. Cada asiento tiene regulación longitudinal, de inclinación de respaldo (cuatro niveles) y puede abatirse en el suelo.


La amplitud de su habitáculo es destacable, pero más la modularidad de sus siete asientos. Es una pena que el acceso a la última fila no sea todo lo cómodo que debiera, siendo más apto para niños o adultos ágiles

Como curiosidad, en Opel han apostado por incluir algunas propuestas que lo diferencien de sus rivales, como el sistema "Lounge Seating" que permite configurar una fila central sólo para dos pasajeros pero con más espacio a lo ancho (el central interior se convierte en apoyabrazos y los laterales se desplazan hacía el interior).

La última fila sin embargo no mejora al anterior Zafira en términos de espacio. Las cotas son correctas para desplazamientos no demasiado largos incluso si son usadas por adultos, pero estos deberán ser bastante ágiles si quieren entrar/salir de ellas sin excesivos problemas. Y es que la solución empleada no es la mejor que hemos visto, debiendo deslizar la baqueta del asiento central y luego basculando el resto. Aunque es una operación rápida, no deja demasiado espacio.

Uno de los puntos más favorables es el maletero. Con siete plazas hay algo más de 150 litros disponibles que pueden servir para dejar algunos objetos de tamaño contenido. Con cinco plazas y las de la última fila plegadas en el suelo, alcanza unos excelentes 710 litros de capacidad, además de formas bastante regulares. Por último abatiendo los de la fila central conseguimos un volumen de 1.792 litros o lo que es lo mismo, más volumen que algunos comerciales. La superficie en este último caso es totalmente plana y también muy aprovechable.

Entre los buenos detalles podemos señalar que en el maletero se ha incluido un espacio específico para dejar la cortinilla enrollable cuando no está colocada, una solución más practica de lo que pudiera parecer en un principio. En esta unidad también contamos con el sistema FlexOrganizer que mediante railes, argollas y redes pretenden facilitar la sujeción de la carga. Es recomendable y su precio bajo (100 €).



Presentación

Visualmente el Zafira Tourer está bien presentado. El diseño del salpicadero sigue las pautas ya vistas en Astra e Insignia, de líneas modernas y atractivas. La gran cantidad de botones situados en la consola central pueden confundir en un principio al usuario, pero al cabo de unos días más o menos se tiene todo bajo control.

La distribución de todos los mandos es bastante coherente. En la parte superior de la consola está situada la pantalla multifunción, de buen tamaño y a color. Desde ahí se controlan algunos parámetros del vehículo, el sistema de navegación, equipo de sonido y multimedia. Justo debajo quedan los botones de la suspensión pilotada FlexRide, el cierre centralizado, las luces de emergencia y el testigo del airbag del acompañante. Tienen un tamaño correcto y son muy visibles.


Teniendo en cuenta el precio del Zafira Tourer, el equipamiento debería ser más completo en este acabado Excellence, tope de gama.No hay pegas por terminación, presentación ni calidad de los materiales empleados

Más complicados son los del sistema de navegación Navi900, con muchos botones juntos de tamaño algo pequeño. No es que sea necesario hacer un master, pero tampoco es de los más sencillos en su manejo. Los de climatización sufren del mismo problema con el tamaño, aunque aquí las ruletas que permiten variar la temperatura presentan unas dimensiones adecuadas.

En la parte inferior de la consola encontramos un práctico hueco para dejar objetos –con suelo gomoso-, la toma de corriente y el puerto USB –que se esconde bajo la unidad del climatizador cuando no se usa- y, ya entre los asientos, la palanca de cambios y los botones que controlan el sistema de aparcamiento, control de estabilidad, sistema de alerta de cambio de carril involuntario y el freno de mano eléctrico. Este último elemento es de serie en el acabado Excellence y no está disponible en los básicos, cambiando por completo la forma de esta zona.



Y es que si hay algo en lo que destaca este Zafira Tourer es en la cantidad de huecos repartidos por el habitáculo. En el citado espacio entre los asientos está lo que en Opel denominan FlexConsole, que esconde un hueco inferior de buenas dimensiones con tapa deslizante y sobre este una bandeja con dos posa-latas que puede deslizarse por unos railes. Justo en una tercera altura queda el apoyabrazos central, también deslizante, y que posee otro hueco adicional. Además de estos, hay doble guantera frente al asiento del acompañante, uno junto a la pantalla multifunción, bajo los asientos... e incluso las bolsas de las puertas son prácticas y aprovechables. En las plazas posteriores también hay varios lugares por lo que es fácil dejar algo y olvidar donde –lo decimos en tono positivo-.

La instrumentación del Zafira Tourer es muy similar a la de los Astra e Insignia. Tiene información clara y abundante, con un ordenador en posición central que informa incluso de la temperatura del aceite. Debería mejorarse el grafismo empleado, pero no puede cuestionarse la cantidad de información. La iluminación puede cambiarse en modo Sport, adoptando un tono rojo muy llamativo pero algo cansino en el tiempo. Entre las opciones de configuración del modo Sport se puede elegir que no cambie el color, dejando la más amable iluminación blanca.

Ya que hablamos de iluminación, en las unidades con el sistema FlexRail se incluye unas tiras LEDs que aportan un toque futurista. Están repartidas en la consola central y en las puertas (bajo el apoyabrazos y las bolsas portaobjetos). Lo malo es que a veces crean ciertos reflejos molestos y no se pueden desconectar ni regular en intensidad.

La calidad de realización está a un nivel elevado. Hay plásticos acolchados repartidos por el salpicadero y las puertas que transmiten una buena sensación de coche "bien hecho". Aquellos que tienen un tratamiento duro son de tacto agradable y parecen bien elegidos. Sólo los más escondidos pueden ser muy sensibles a ralladuras, pero al no estar visibles es un mal menor. No nos gusta que se compartan ciertos mandos con algunos Chevrolet (mandos de luces, elevalunas y palancas del volante). Dado el precio, bastante superior, deberían ser específicos. Por ajustes y unión de piezas, está a un gran nivel.

Mención especial al diseño de las puertas. Futurista, agradable visualmente y con un apoyabrazos muy cómodo, sin embargo tienen que sufrir la mala elección del diseñador que ha colocado un "pitorro" a modo de seguro de puertas. Habría quedado estéticamente mucho más limpio incluir la función en el propio tirador cromado.



Precio-equipamiento

Mantener en la oferta al Zafira de generación anterior condiciona en cierto modo la posición comercial del Tourer. Su precio de salida es elevado y queda por encima de la media. Los descuentos tampoco son muy altos por lo que aquellos que quieran llevarse la última tecnología deberán pagar más. El nivel de equipamiento tampoco rompe esquemas incluso en esta versión Excellence tope de gama. Deja en opción las ópticas de xenón, los retrovisores plegables, el sensor de parking, indicador de presión de los neumáticos y el puerto USB, todo ello normalmente de serie en los acabados más completos de sus rivales.
De todos modos de serie ya llevan el climatizador automático dual, control de velocidad de crucero, el paquete visibilidad, las llantas de aleación de 17 pulgadas, cristales sobretintados, el asistente al arranque en cuestas y todo el equipo de seguridad habitual (ESP, TCS, ABS, múltiples airbags, etc).

El precio recomendado de la versión testada (Zafira Tourer 2.0 CDTI 165 CV Excellence manual) arranca en los 29.085 € sin descuentos. Como promoción actual Opel hace una reducción en la tarifa de al menos 1.721 € (varía en función de las opciones que se incluyan) y además regala el pack Park&Go, que cuenta con navegador Navi 600, puerto USB, pantalla a color y amplificador 4x20w.

Si lo quieres como está en las fotos, deberás sumar la pintura mica "Caoba" (430 €), el tapizado en piel perforada con asientos deportivos (1.125 €), las llantas de aleación de 18 pulgadas (615 €), Pack Drive Assist1 con "Opel Eye" (510 €), sistema de navegación Navi900 (870 €), Pack de protección perimetral (alerta ángulo muerto + aparcamiento pilotado, 565 €), suspensión FlexRide (870 €), FlexOrganizer (100 €), faros bi-xenón con AFL (1.025 €), pilotos LED traseros (305 €), FlexFix (970 €) y techo panorámico (1.230 €). En total 9.000 € en extras que elevan el precio hasta los 38.265 €, 35.993 € si aplicamos el descuento actual (2.272 € con estas opciones).



Prueba: Opel Zafira Tourer 2.0 CDTi 165 CV Excellence

Categorías: Opel


Haz clic en la imagen para saltar a la galería


¡Llegan las navidades! Estamos sólo a un paso de ellas y del cambio de año. El frío, los adornos y la decoración invaden las ciudades. Es una época de desplazamientos masivos para visitar a la familia, realizar compras de última hora... y el coche es una herramienta fundamental para muchos.

Precisamente de la correcta elección del vehículo dependerá que esos desplazamientos sean muy placenteros o simplemente una pesadilla a sumar al estrés habitual que sufrimos ante la falta de tiempo para solventarlo todo. Y es que colocar todo el equipaje, las sillitas de los niños, los regalos y otras tantas cosas no siempre es fácil.

Aquellos que hayan optado por un monovolumen verán las cosas de otra manera. Por sus formas no enamoran, pero añaden un volumen extra que es bienvenido en los periodos vacacionales, suelen ser más versátiles... y también te hacen sentir mayor aunque tengas 30 años. Quién elije un monovolumen piensa en la modularidad y el espacio, y no en el diseño, normalmente más aburridos.

¿He dicho aburrido? Puede que en algunos casos sí, pero no para el protagonista de esta prueba. El Opel Zafira Tourer puede presumir de una esbelta figura, equilibrada, fluida y moderna que, sin perjudicar un habitáculo muy aprovechable, consigue que también nos entre por los ojos.

Claro que por regla general este tipo de vehículos están pensados para viajar en familia y por tanto, su comportamiento dinámico deja que desear debido a unas suspensiones blandas que permiten excesivos balanceos de carrocería. En definitiva, son torpes, más pesados y poco emocionantes.

Perdón, ¿he dicho torpes? Vaya día llevo. Quería decir que normalmente suelen ser coches poco apasionantes pero tampoco es el caso de nuestro Zafira Tourer. Equipado con la suspensión FlexRide se mueve con la misma agilidad que un turismo y no resulta incómodo. Sin duda, está bien puesto a punto para que los "papis de familia" también puedan disfrutar conduciendo.

¿Quieres saber más del Zafira Tourer? Pues sigue leyendo y conocerás más en profundidad su versátil interior, las maneras a sus mandos y el funcionamiento de su motor 2.0 CDTI de 165 CV en combinación con la caja manual de seis velocidades.



Europa: Opel introduce el Zafira Tourer GLP

Categorías: Opel, Tuning y preparaciones, Híbridos, verdes y alternativos, Monovolúmenes y MPV


Haz clic en la imagen para saltar a la galería


Poco a poco Opel se está convirtiendo en una de las firmas que más combustibles alternativos ofrece en el viejo continente. Hay diversos modelos en su gama capaces de usar metano, gas licuado, etanol y los habituales gasolina y diésel, todo esto sin olvidar el Ampera que se alimenta de la energía eléctrica en ciertas ocasiones.

La oferta del Zafira Tourer se completa en estos días con la incorporación de los 1.4i Turbo GLP, capaz de usar gasolina sin plomo y gas licuado indistintamente. La base de partida es la variante de 140 CV, que desarrolla un par de 200 Nm desde 1.850 rpm. Según los datos homologados, el consumo medio con autogas es de 8,6 L/100, con unas emisiones de 139 g/km de CO2 (6,7 L/100 y 156 g/km de CO2 con sin plomo). Para almacenar el nuevo combustible se ha instalado un depósito adicional de 60 litros, lo que le permite incrementar la autonomía hasta los 1.500 km en el caso de emplear también el de gasolina.

El precio recomendado para el mercado español todavía no se conoce, pero en Alemania arrancan en los 27.450 € del 1.4i Turbo GLP ecoFLEX Selection.



Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1Enrique Garca2008
2Guillermo Alfonsin13561
3Daniel Murias786