Skip to Content

HondaCR-V posts

Contacto: Honda CR-V 1.6 i-DTEC 120 CV Elegance

Categorías: Honda, Pruebas, Sedanes, berlinas, segmento D, SUVs y todoterrenos, Pruebas y contactos

El motor 1.6 i-DTEC del CR-V demuestra que no es sólo una simple versión de acceso

SONY DSC

A la hora de adquirir un coche siempre surgen infinidad de dudas. Motor, nivel de terminación, carrocería, transmisión, elementos opcionales... Demasiadas cosas en las que pensar que pueden hacer del proceso de compra un verdadero suplicio.

En el mercado hay vehículos para todos los gustos y necesidades, si bien son los SUVS los que están tomando mayor relevancia en los últimos años. La última generación del Honda CR-V parece pensada para gustar a todo el mundo, con un excelente equilibrio en casi todos los apartados.

Salvando el factor estético, muy personal, el crossover británico-japonés acaba de estrenar un motor diésel de sólo 1,6 litros que consigue reducir los consumos y el precio de adquisición respecto al 2.2 i-DTEC. Resulta tan completo en términos generales que se convierte en una de esas "apuestas seguras" dentro la oferta D-SUV. Si te decides por un CR-V, no te equivocarás.

He podido probar durante una semana el 1.6 i-DTEC de 120 CV y, sorprendentemente, es una de las opciones más equilibradas por su buena relación precio-prestaciones-consumos. Tenía ciertas dudas sobre las limitaciones que podría tener un motor tan aparentemente justo en una carrocería de este tamaño pero al final todo ha quedado en eso, apariencias. Si quieres conocer las razones, sólo tienes que seguir leyendo.

Nuevas series "Black" y "White" para el Honda CR-V

Categorías: Honda, Sedanes, berlinas, segmento D, SUVs y todoterrenos


Haz clic en la imagen para saltar a la galería

La filial británica de Honda es muy dada a las series limitadas, algo que siempre le ha reportado muy buenas ventas. En estos días el CR-V enriquece su oferta con la introducción de dos ediciones especiales, "Black" y "White".

En ambas lo más destacable es el marcado carácter dinámico y el color utilizado en su carrocería y que da nombre a las ediciones. Además incluyen llantas de aleación específicas en negro, parrilla pintada, estriberas laterales, molduras plásticas decorativas, alerón posterior, cola de escape cromada y los cristales tintados.

El Honda CR-V 1.6 i-DTEC ya está a la venta

Categorías: Honda, Sedanes, berlinas, segmento D, SUVs y todoterrenos


Haz clic en la imagen para saltar a la galería


Un poco más tarde de lo previsto, finalmente ya están en el mercado español las primeras unidades del Honda CR-V con el motor 1.6 i-DTEC de 120 CV. Se trata de una interesante opción que rebaja el precio de salida en diésel y presume de unos consumos muy aquilatados.

Este todocamino fabricado en el Reino Unido llega con tres niveles de acabado y un descuento muy interesante que permite adquirir uno desde sólo 21.900 €, una tarifa que le permitirá plantar cara a la mayoría de sus rivales (normalmente Honda suele ser algo más cara). Con el i-DTEC de 120 CV, el CR-V sólo se puede pedir con el cambio manual de seis velocidades y el sistema de tracción delantera. También incluyen de serie el sistema Stop&Start.

Todo listo para el lanzamiento del Honda CR-V 1.6 i-DTEC

Categorías: Honda, Industria, Sedanes, berlinas, segmento D, SUVs y todoterrenos


Haz clic en la imagen para saltar a la galería


Ya falta muy poco para que Honda comience la comercialización del CR-V equipado con el motor 1.6 i-DTEC de 120 CV. Es el mismo bloque de la familia Earth Dreams que llevan los Civic desde principios de año, pero adaptado al crossover mediano.

Según los datos definitivos, el CR-V con esta mecánica puede ser interesante siempre que las prestaciones no sean lo prioritario. Asociado en exclusiva al sistema de tracción delantera, alcanza los 183 km/h de velocidad máxima y acelera de 0 a 100 km/h en 11,3 segundos. El cambio elegido es el manual de seis velocidades y siempre llevan el sistema Stop&Start. Los consumos homologados son bajos, con una media de 4,5 L/100 y unas emisiones de 119 g/km de CO2.

Por lo que dice Honda en la nota de prensa, con un depósito se podrán recorrer unos 1.300 km, situándolo como uno de los modelos más frugales del segmento junto al Mazda CX-5.

Honda lanza el CR-V Edición Especial

Categorías: Honda, Sedanes, berlinas, segmento D, SUVs y todoterrenos


Haz clic en la imagen para saltar a la galería


Honda Automóviles España ha introducido en estos días una serie especial muy interesante del CR-V y que estará disponible durante tiempo limitado. Se trata del "Edición Especial" y está enfocada para aquellos interesados que quieren aprovechar el Plan PIVE 2.

Honda ha realizado la nueva edición tomando de partida el CR-V Comfort con dos litros de gasolina, 155 CV y cambio manual. Además exclusivamente se vende con tracción delantera. El precio recomendado con las ayudas estatales es de 21.000 €. También es necesario financiar con la marca un mínimo importe o bien adquirirlo con un plan flexible por 180 € al mes, con una entrada de 6.989 € y una cuota final de 10.580 €.

El equipamiento de serie de estas versiones incluye climatizador automático de dos zonas, control de velocidad, ordenador de viaje, cuatro elevalunas eléctricos, Stop&Start, radio CD MP3, puerto USB, llantas de aleación de 17 pulgadas y volante multifunción entre otras cosas.

Honda Brasil lanza el CR-V con motor flexible

Categorías: Honda, Híbridos, verdes y alternativos, Sedanes, berlinas, segmento D, SUVs y todoterrenos



Si algún fabricante quiere tener cierto éxito en el mercado brasileño debe ofrecer productos competitivos asociados a motores flexibles, capaces de usar tanto gasolina sin plomo como con etanol indistintamente. Honda tiene aprendida la lección y tras la buena acogida de los Fit y Civic, ahora es el CR-V el que recibe una mecánica de estas características.

Para desarrollar la nueva variante, Honda ha partido del conocido bloque 2.0 SOHC con tecnología VTEC. Desarrolla una potencia de 155 CV cuando emplea etanol y 150 CV en el caso de emplear gasolina sin plomo. El par máximo se mantiene en niveles muy parecidos con los dos combustibles, siendo ligeramente más elevado con el alternativo. Entre las modificaciones efectuadas hay que destacar la incorporación de un depósito con 13 litros de capacidad adicionales (71 en total).

Más detalles del Honda CR-V 1.6 i-DTEC

Categorías: Honda, Salón del Automóvil de Ginebra, Sedanes, berlinas, segmento D, SUVs y todoterrenos


Haz clic en la imagen para saltar a la galería


Además del Civic con carrocería familiar, Honda ha presentado en Ginebra las versiones diésel del CR-V equipadas con el nuevo motor 1.6 i-DTEC de la familia Earth Dreams. Llegará al mercado durante los últimos días del tercer trimestre y se ofrecerá en exclusiva con el sistema de tracción sencillo 2WD.

Con el nuevo bloque, el CR-V presume de unos consumos y emisiones muy bajos. Honda declara una cifra media de 4,5 L/100 y unas emisiones de 119 g/km de CO2. Se combina con una transmisión manual de seis velocidades, desarrolla 120 CV y tiene un par máximo de 300 Nm. Para conseguir tan buenos datos de consumo, incluyen el sistema Stop&Start y el modo "ECON" que modifica ligeramente la gestión electrónica, el tacto al acelerador y el funcionamiento del climatizador.

Los precios recomendados y la gama inicial con este motor todavía no han sido comunicados pero viendo las tarifas de la oferta actual, bien podrían arrancar en los 24.000 € aproximadamente.



489.000 Honda CR-Vs llamados a revisión

Categorías: Honda, SUVs y todoterrenos



Una filtración de agua que puede ocurrir en la ventanilla del conductor podría acabar mojando el interruptor del elevalunas eléctrico de los Honda CR-V comercializados entre 2002 y 2006, provocar un cortocircuito, e incluso provocar a su vez un incendio.

Por esta causa, la compañía nipona ha anunciado que llamará a revisión a nada menos que 489.000 vehículos en todo el planeta, incluyendo 220.000 unidades vendidas en Europa, para actuar sobre este problema y darle solución. Un fallo pequeño que, de no ser corregido, podría acabar en una cara factura final.

Así que ya sabes, si conduces un CR-V de entre los años 2002 y 2006, no estará de más llamar a atención al cliente de Honda para saber si te toca pasar por el taller.

España: Todos los precios de nuevo Honda CR-V

Categorías: Honda, SUVs y todoterrenos


Haz clic en la imagen para saltar a la galería


Hace unos días acudíamos a Múnich para probar el nuevo CR-V de Honda -más datos sobre la presentación y toma de contacto-. En esta cuarta generación el todocamino presume de unos mejores acabados, más equipamiento, motores de menor consumo y por primera vez la interesante opción del sistema de tracción sencilla pero, ¿y los precios?. Bien, aquí te los dejamos.

La gama inicial española será la siguiente a partir de mediados de noviembre:

CR-V GASOLINA

  • 2.0 i-VTEC 155 CV 2WD S 26.200 €
  • 2.0 i-VTEC 155 CV 2WD Comfort 27.200 €
  • 2.0 i-VTEC 155 CV 2WD Elegance 29.500 €
  • 2.0 i-VTEC 155 CV 4WD Lifestyle 34.500 €
  • 2.0 i-VTEC 155 CV 4WD Lifestyle Aut. 36.500 €
  • 2.0 i-VTEC 155 CV 4WD Luxury 38.700 €
  • 2.0 i-VTEC 155 CV 4WD Luxury Aut. 40.700 €
  • 2.0 i-VTEC 155 CV 4WD Innova 41.300 €
  • 2.0 i-VTEC 155 CV 4WD Innova Aut.43.300 €

Honda CR-V: Contacto

Categorías: Honda


Haz clic en la imagen para saltar a la galería


He de reconocer que al natural el nuevo CR-V tiene un aspecto más atractivo y agradable que en fotos. La organización del evento expuso en el mismo aeropuerto de Múnich las tres generaciones anteriores del todocamino, de manera que resultaba más sencillo hacer una comparación real in situ de la evolución del producto en el tiempo.

Todas las unidades que vimos en la presentación estaban asociadas a los acabados más vistosos y, por supuesto, también más caros

De todos los CR-V, el de cuarta generación es el que apuesta por un diseño más agresivo y dinámico. El frontal queda marcado por la enorme parrilla y las ópticas diurnas por LEDs mientras que tanto la zaga como la vista lateral presumen de una personal caída de techo que lo hará inconfundible. Abandona los pilotos posteriores alargados verticalmente y opta por unos más anchos que muerden el lateral y consiguen añadir un toque más deportivo.

Todas las unidades que había para la prensa del nuevo CR-V estaban asociadas a los niveles de acabado más altos, y en algunos casos, equipados con paquetes de personalización de modo que visualmente son más atractivos que suponemos un Comfort sencillo con la llanta de 17 pulgadas. Aún así, no tengo la sensación de que las unidades de corte básico vayan a perder mucho en prestancia, algo que sí ocurre en otros modelos de la competencia.

Honda asegura que el habitáculo ahora es más luminoso y presenta mejores acabados. Yo sinceramente no he encontrado una evolución importante respecto al anterior en este último aspecto, al menos con las unidades asociadas al ambiente oscuro (plásticos en gris y negro). Los materiales elegidos son, por regla general, duros en las zonas inferiores y blandos en las superiores. Los segundos son muy agradables al tacto y visualmente consiguen un resultado muy positivo, pero en los inferiores hay algunos mejorables, sobre todo en las zonas más escondidas. Los de las puertas no transmiten solidez (si aprietas se hunden) y en la parte inferior del salpicadero, justo encima de los pedales, los acabados son mejorables. Tampoco me ha parecido normal que en un coche de este precio se mantenga la varilla para sujetar el capó, sobre todo viendo que la mayoría de los rivales ya cuenta con un amortiguador de gas (más limpio y cómodo).

La opción del techo solar panorámico añade mucha luz, pero no me convence la idea de que sea fijo. Somos muchos los que preferimos uno deslizante. Lo que sí está muy bien resuelto es el sistema elegido para la cortinilla, totalmente eléctrico y muy rápido. Además la calidad del material es elevada.

MOTOR CONOCIDO



La primera unidad que pude probar era un 2.2 i-DTEC 150 CV Innova con cambio automático (el granate de las fotos con interior oscuro). A sus mandos me ha parecido cómodo y los múltiples reglajes disponibles facilitaban encontrar la postura correcta. Pese a estrenar salpicadero y mandos, todo resulta conocido y familiar, de modo que no te sientes abrumado ante el mayor número de botones. Me ha gustado mucho la instrumentación, legible y sencilla en su manejo. Al pulsar el botón ECON, la iluminación se vuelve verde (alrededor del velocímetro) para indicarnos que estamos circulando en ese modo.

El motor diésel seguirá siendo uno de los mejores argumentos para aconsejar su compra. Gasta poco y responde con rapidez

Por su parte el sistema de navegación, al haberlo trasteado en el Civic hace unos meses, me ha resultado también de manejo sencillo. Tiene una pantalla de buen tamaño y los diferentes botones se tienen localizados en cuestión de minutos (además es táctil). El climatizador por su parte es intuitivo y lógico, sin funciones complicadas. Además tiene la pantalla justo encima de los botones de modo que todo queda muy a mano cuando se manipula.

Analizado más o menos el interior, toca ponerse en movimiento. Para arrancar es necesario presionar el botón START (novedad en el CR-V). Inserto "D" y tras soltar el freno de estacionamiento (de corte tradicional y no eléctrico cómo debería ser) el SUV comienza a moverse. La sonoridad es contenida desde el habitáculo, pero al menos en frío me ha parecido que desde fuera no disimula su ciclo diesel. Algo más tarde comprobaré que con la temperatura estabilizada se vuelve más "fino" y cuesta más averiguar su ciclo (salvo en aceleraciones fuertes).

Tras salir del aeropuerto de Múnich, el trayecto elegido por la organización incluye algunos tramos de Autobahn sin limitación alguna de velocidad, de modo que se pueden explorar las prestaciones del motor i-DTEC. A mí siempre me ha gustado este bloque y en el nuevo CR-V me ha parecido que tiene un tacto algo más suave y sedoso, pero sobre todo lineal. No hay sensación de patada, pero corre y mucho. La mayor pega de esta unidad reside en la caja de cambios de cinco velocidades. Lógicamente mejora las prestaciones (recuperaciones y aceleración pura), pero pierde en agrado a velocidades estabilizadas (podría ser todavía más silencioso) y económico si contase con una sexta. Aún así, me parece una combinación estupenda.



En las variantes con caja automática se echa de menos una sexta velocidad

El cambio automático me ha gustado en posición "D" que en modo sport "S". El motivo es que en este segundo parece no asimilar bien la enorme entrega de par disponible en según qué situaciones en las que requerimos el máximo potencial, de modo que sube demasiado de vueltas y no cambia con agilidad. En conducción tranquila y en "D", esto no ocurre. Más bien al contrario, se vuelve suave y francamente agradable.

En modo ECON se nota que el acelerador es menos directo. Aún así al contar con una buena cifra de par, el CR-V tiene fuerza más que suficiente para moverse con soltura. Los consumos que he visto durante la toma de contacto me han parecido siempre buenos teniendo en cuenta en que las condiciones de uso han sido de todo menos habituales. Desde acelerones y conducción a velocidades por encima de los 170 km/h hasta largas paradas con el motor arrancado mientras se tomaban algunas imágenes provocaron que las cifras fueran más altas de lo que habría sido normal. Pese a ello el ordenador de viaje informó de unos estupendos 7,1 L/100.

TACTO DEL CAMBIO MANUAL AGRADABLE



Durante la segunda jornada, pude conducir una unidad del CR-V 2.2 i-DTEC 150 CV con cambio manual de seis velocidades (en color gris e interior beige). Además del interior mucho más agradable al ojo (el color claro le hace ganar muchos enteros), me vino bien probar esta versión para analizar el funcionamiento del sistema Idle Stop de arranque/parada del motor.

En términos generales su funcionamiento es muy bueno. No resulta lento ni brusco, y no es de esos sistemas que apenas entras en un atasco apetece desconectar. Aquí se soporta bien y ayuda a mejorar los consumos. Me habría parecido perfecto si detuviese el motor justo antes de estar completamente parado como sí hacen otros sistemas (por debajo de unos 7-8 km/h).

El tacto del cambio manual me ha gustado por precisión, rapidez y guiado. Además queda muy a mano al estar en posición sobre-elevada. La sexta consigue reducir en autovía el nivel sonoro y parece que los desarrollos elegidos no han primado únicamente el consumo sino más bien un compromiso adecuado entre prestaciones y gasto. Algo parecido pasa con el indicador de cambio de marcha óptimo. Se ha calibrado para que verdaderamente sea efectivo sin dejar muerto el motor, y nunca obligará a realizar un cambio a 1.100 rpm como sí hacen otros sistemas parecidos. Por así decirlo a este sí le puedes hacer caso.

Lo que no he probado en ninguno de los casos es el sistema de tracción total fuera del asfalto. Salvo un pequeño camino de tierra en el que la motricidad quedó claro era buena, el CR-V se mantuvo por firmes en buen estado general. Para poder contarte qué tal va en esas circunstancias tendrás que esperar a que lo probemos en España.

MÁS CÓMODO Y EFICAZ



El aspecto en el que probablemente ha ganado más puntos el CR-V es en comportamiento. Me ha dado la sensación de ir mucho más sujeto y, pese a ser un vehículo con el centro de gravedad elevado, no parece ser muy alto a sus mandos. Las oscilaciones de la carrocería quedan bien disimuladas gracias a la mayor dureza de la suspensión con definida para Europa, y aunque lógicamente le cuesta disimular los kilos, es más ágil que antes. También me ha gustado el tacto de la dirección, sobre todo teniendo en cuenta que es eléctrica. Aporta la precisión necesaria y aunque no es la más informativa del segmento (ahí están el Ford Kuga y BMW X1), si cumple muy bien con su cometido. Es de esas que no te obliga a corregir constantemente la trayectoria y, en comparación con el tacto de la que tienen los nuevos CX-5, la del CR-V me gusta más.

Ante todo el CR-V es un gran rutero. Cómodo y silencioso, se convierte en una excelente opción para viajar en familia. Su éxito dependerá de los precios, si bien en Honda aseguran que no se incrementarán demasiado en relación al modelo actual

Continuando con los detalles relativos al comportamiento, hay que destacar la excelente calidad de filtrado. Este aspecto me ha sorprendido para bien ya que aún contando con suspensiones más firmes, han logrado reducir la sequedad de reacción al superar baches, badenes y otras irregularidades. Sobre el papel dicen haber reducido la sonoridad en 3db. No sé si será real o no, pero sí te aseguro que me parece un coche silencioso y agradable.

Por el centro de Múnich, con bastantes obras y un tráfico normal, la mayor altura del puesto de conducción me ha parecido definitiva para tener todo bajo control. Con las ventanillas cerradas en ciudad apenas se percibe el motor y tanto asientos como muelles garantizan un elevado nivel de confort. Para las maniobras de aparcamiento la cámara posterior resulta muy útil, al igual que los sensores delanteros.

En autovía lo que más me ha gustado es la sensación de solidez que transmite a alta velocidad. Al no haber límite de velocidad, pude conducirlo a 190 km/h (que por cierto alcanza en poco tiempo) y la pisada me pareció estupenda. Además la dirección varía progresivamente su asistencia y, a esas velocidades, tiene suficiente resistencia.

Por último decir que en vías secundarias es cómodo, pero no el más ágil. Si las curvas lentas se suceden los cambios de dirección se vuelven algo lentos y la carrocería balancea inevitablemente provocando cierta incomodidad a los pasajeros (pero no mayor que en otros SUVs). Pese a que la carrocería inclina, me ha parecido que el límite de adherencia es elevado y será cuestión de acostumbrarse a sus maneras para poder explotar al máximo su bastidor.



Antes de finalizar esta toma de contacto quería hacer mención especial al Sistema de Mantenimiento de Carril (LKAS). Todavía sigo con cara de sorpresa por su sobresaliente funcionamiento. En lugar de tratar de avisar al conductor de que se ha salido del carril, el sistema de Honda evita que te salgas corrigiendo la dirección. Lo más curioso es que si sueltas las manos, el propio sistema es capaz de seguir leyendo la carretera y trazar curvas por sí mismo de cierto ángulo. No funciona en todas las ocasiones y es 100% efectivo, pero por encima de los 80 km/h me ha parecido brillante (por debajo se desconectaba en ocasiones). Durante dos kilómetros, por carretera secundaria sin tráfico, fue capaz de leer las marcas de la carretera y trazar las curvas él solito.

De todos modos no es un sistema que venga para sustituir al conductor sino para ayudarle. De ahí que si sueltas las manos, al poco tiempo un testigo en la instrumentación indica que debes tomar el control. En definitiva es un elemento que me ha sorprendido y para bien.

El nuevo CR-V me ha parecido un coche interesante por su equilibrio general en los principales apartados. Sin conocer las tarifas no me atrevo a dar un veredicto más directo, pero de mantenerse los precios con el actual puede resultar una de las opciones más conseguidas por su buena habitabilidad, equipamiento completo y comportamiento predecible y seguro. Honda pretende vender 3.500 anuales, cifra muy asumible teniendo en cuenta todas sus virtudes.


Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1Enrique Garca2008
2Guillermo Alfonsin13562
3Daniel Murias786