Skip to Content

Categorías: Industria

Angela Merkel advierte a la Unión Europea que no aceptará nuevas limitaciones de CO2 que afecten a las marcas alemanas


Haz click para ir a la galería.

La semana que viene hay elecciones en Alemania. Y habida cuenta de la victoria del partido conservador de la cancillera Angela Merkel en el estado de Baviera, cuyas elecciones fueron este fin de semana, todo apunta a que volverá a ganar con mayoría aplastante. Algo que las encuestas dan por sentado. Y por eso la Canciller alemana ha advertido ya a la Unión Europea que estaría en contra de la imposición de fuertes medidas para limitar el CO2 que podrían afectar a las marcas alemanas.

Merkel ya impidió el pasado mes de Junio que saliese adelante el objetivo de 95 g/km de CO2 para 2020. "Europa debe entender que no somos un continente aislado, que debemos tener éxito en una competición global", explicó en su visita al salón de Fráncfort. "Debemos mirar más allá de nuestras fronteras; presionar para un libre comercio, pero al mismo tiempo no debemos imponer a nuestra industria cargas superiores a las de industrias de otros continentes".


Obviamente, la industria alemana se felicitó de esa advertencia y es partidaria de dejar que los ingenieros expliquen a los burócratas lo que es posible y lo que no, sin para ello perjudicar a la industria.

Pero en Alemania, ya se oyen voces críticas a ese anuncio. Un estudio científico llevado a cabo por el "instituto de investigación sobre el impacto del cambio climático de Postdam" y publicado recientemente apunta a los continuos retrasos para luchar contra el cambio climático como la principal amenaza para el crecimiento económico. Si no se hace nada hasta 2030, el crecimiento se ralentizaría un 7% en la primera década después de la aplicación de las políticas medioambientales debido a la necesidad de unas mayores inversiones y costes para cumplir con los objetivos.

Un estudio científico llevado publicado recientemente apunta a los continuos retrasos para luchar contra el cambio climático como la principal amenaza para el crecimiento económico.

La realidad es que las marcas premium, que además de representar una parte nada despreciable de la balanza comercial alemana y con un fuerte peso en su economía, son también las que lideran las inversiones en I+D y aportarán soluciones de futuro. Pero no es menos cierto que sin una mínima imposición podrían seguir el camino de la industria automóvil estadounidense que no se preocupó de invertir en nuevas soluciones y siguió con sus pick-ups V8 viendo como las marcas asiáticas se imponían en el segmento principal y las europeas se hacían con el segmento del lujo.

Como siempre, la virtud está en el centro. Quizá la UE no debería imponer medidas tan drásticas y las marcas alemanas deberían aceptar que no siempre podremos andar por ahí con un V8 AMG, por mucho que nos guste. De hecho, a pesar de las declaraciones de Merkel, sin duda motivadas por las elecciones y la búsqueda de votos, ya estamos asistiendo a ese cambio. Marcas como BMW apuestan por el downsizing y el coche eléctrico, así como Mercedes e incluso el grupo Volkswagen con sus modelos eléctricos. Si bien es cierto que de momento, la apuesta más seria en ese sentido es la de BMW, la marca estrella de Baviera y donde Angela Merkel debe ganar sí o sí para ser elegida Canciller por tercera vez consecutiva.

[Fuente: AutomotiveNews]

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres
Gran Turismo challenge

Autoblog Español

Las más comentadas (últimos siete días)