Skip to Content

Categorías: Infiniti, Compactos segmento C

Saluda al Infiniti Q30



Ni SUV, ni compacto ni monovolumen al uso, sino un crossover entre las tres categorías. Así podríamos intentar definir el aspecto del Q30 a la vista de esta, su primera imagen oficial. Aún es "ligeramente conceptual", y tendrá cambios antes de llegar a ser un coche de producción, en manillas de puertas, por ejemplo, y habrá que ver también si el marcadísimo nervio superior que da carácter al flanco de la carrocería mantiene un radio tan acusado, o se suaviza ligeramente para adaptarse a las necesidades de fabricación de chapa estampada. Lo veremos en vivo, y tendremos muchas más fotos de él, el mes que viene en el Salón de Frankfurt.

Desarrollado sobre la misma plataforma modular MFA que emplea Mercedes-Benz para sus Clase A, Clase B y CLA, el Infiniti Q30 pretende llevarse un pedacito del segmento compacto premium, con una cadencia de producción de 50.000 unidades anuales.

¿Lo logrará? Lo cierto es que la evolución estética desde el Etherea ha sido positiva: de él conserva las ideas generales, pero la inclusión de pasos de rueda con plástico negro y ligeros retoques en la línea de cintura logran eliminar la sensación de pesadez visual lateral, así como la sensación del techo excesivamente alto.

La idea de sentar a los pasajeros y al conductor un poco más altos, en una posición más SUV que la de un compacto normal, el aspecto robusto, y el diseño elaborado (nadie podrá decir que es una copia de cualquier otro coche) le colocarán en el radar de muchos compradores que, sin querer llegar a un GLA o un Q3 por tamaño, sí quieren algo más alto y elevado para su hogar.

Mucha suerte estará echada en este coche, pero si aciertan con el precio nosotros creemos que sus 50.000 unidades anuales encontrarán rápido un hogar. Ahora te toca opinar a ti.


¿Funcionará el Infiniti Q30 en el mercado europeo?
240 (68.0%)
No50 (14.2%)
Ni idea63 (17.8%)

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres

Autoblog Español

Las más comentadas (últimos siete días)