Skip to Content

Categorías: Volkswagen, Pruebas, Descapotables, Compactos segmento C

Contacto: Volkswagen Beetle Cabrio 2.0 TDI 140 CV 70's


Haz clic en la imagen para saltar a la galería

Desde la pasada primavera, Volkswagen comercializa la versión descapotable del Beetle. Con un mejorado techo de lona, cuatro plazas utilizables y una amplia oferta de motores, supone una carrocería esencial en la familia del modelo que en ciertos mercados se ha convertido en la más demandada.

Para la prueba Volkswagen me cedió una unidad con una decoración llamativa que no dejaba indiferente a nadie. La firma alemana patrocina el Swab Barcelona (La Semana del Arte) y por esta razón hay seis Beetle Cabrio recorriendo el país con una estampa tan particular, divertida y veraniega.

Al primer encuentro con esta unidad no te negaré que pensé que podría morir apedreado, pero una vez fueron pasaron los días me quedó claro que no sólo no había peligro de lapidación sino que esa particular estampa gustó y mucho. Fueron tantos los curiosos e interesados en el modelo, que al cabo de tres días perdí la cuenta. Si los chicos de Volkswagen querían conseguir la máxima publicidad, desde luego lo consiguieron.

Decoración aparte, el Beetle Cabrio estaba asociado al nivel de acabado 70's y al motor 2.0 TDI de 140 CV con cambio manual de seis velocidades. Esa terminación se ofrecerá por tiempo limitado, y destaca por incluir un completo equipamiento y una presentación inspirada en los Beetle comercializados en los 70. Si quieres conocerlo más en profundidad, sigue leyendo.




Exterior

El Beetle Cabrio es un modelo que ya por sí mismo es capaz de hacer girar cabezas allá a su paso. El diseño retro gusta y respecto a su antecesor resulta más proporcionado, musculoso y masculino. Con el vinilo diseñado por Dolores Lohfeldt además presume de una curiosa mezcla de colores casi refrescante y que estoy seguro sería un excelente reclamo publicitario para cualquier empresa. Te adelanto que Volkswagen no tiene previsto venderlo tal cual.

El Beetle Cabrio es todo un rompecorazones. Su estética es una de las principales claves, siendo fiel al modelo original

Olvidando la decoración, los 70's se reconocen por su pintura metalizada en marrón o gris oscuro, el logotipo de la edición sobre las aletas delanteras, las bonitas llantas de aleación cromadas de 18 pulgadas, la línea cromada exterior y los faros de xenón con luces diurnas por LEDs.

Visto de perfil destaca la capota de lona en color beige, tono que añade un toque elegante al conjunto. Se ha mejorado mucho el sistema de capota respecto al anterior y ahora al estar plegada no queda tan elevada, mejorando la visibilidad posterior. Volkswagen ofrece un cubre-loneta en beige que se coloca en tan sólo tres pasos y que añade un toque retro, aunque no siempre interesará ponerlo. El caso es que no se tarda en exceso en ponerla (unos tres minutos como mucho), pero es un tanto engorroso tener que estar poniéndola y quitándola cada vez que se deja aparcado el coche. Dado que se puede circular sin ellas, estoy convencido que la mayoría de las veces no será utilizada.



Este cubre-loneta tiene unas dimensiones considerables y cuando no se usa puede dejarse en casa o en el maletero, aunque en este último caso roba bastante espacio y es algo que precisamente no sobra.

Respecto a su antecesor el funcionamiento de la capota también ha mejorado. Ahora puede activarse incluso en marcha siempre que no se superen los 50 km/h. La operación es completamente automática y el conductor sólo deberá presionar un botón situado junto al plafón de luces. Es necesario apretar el botón durante los 11 segundos que tarda en descapotar (13 para cerrarlo), un detalle que puede ser algo incómodo.

Para subir y/o bajas las ventanillas Volkswagen ha incluido una función específica desde el propio botón de la ventanilla del conductor. Si se presiona durante tres segundos seguidos, activará las cuatro al mismo tiempo. Siendo práctico, no interesa y se tarda menos presionando cada botón individual (tienen función "un toque").



Interior

La presentación en esta versión 70's está muy cuidada, con tonos claros y un tapizado en piel de excelente calidad

Después de una estampa tan llamativa y personal, el interior podría parecerte incluso sobrio. Pero no, la edición 70's recibe una combinación de colores muy elegante que al primer vistazo enamora. El tono elegido para la carrocería recubre la banda central del salpicadero mientras que el resto de plásticos y tapizados se visten en un beige muy luminoso y señorial.

La sensación de calidad es correcta. Los plásticos empleados no destacan por ser los mejores usados en Volkswagen (un Golf está mejor presentado) pero los ajustes y la presentación están al nivel esperado. Quizás con guarnecidos acolchados mejoraría la calidad percibida, pero esto encarecería un producto que no es barato. Sí destaca por tacto la tapicería de piel nappa, de excelente presentación y calidad.

El diseño general del habitáculo no recibe cambios frente a la versión cerrada. El salpicadero tiene un diseño sencillo pero al mismo tiempo es realmente práctico. Todos los mandos están muy a mano, no hay muchos botones que puedan confundir y por el habitáculo hay suficientes huecos porta-objetos para poder vaciar los bolsillos. Es posiblemente de los vehículos con mejor ergonomía del mercado, algo que se corrobora al buscar la posición correcta al volante. Se consigue en pocos segundos y el asiento es cómodo, con buena sujeción lateral y un recorrido en altura más que suficiente.



Habitabilidad

Como sucede en todos los descapotables derivados de una versión cerrada, la habitabilidad se reduce. Aquí los centímetros que se pierden no son muchos aunque sí pueden ser muy importantes. Dependerá de tu tamaño que resulte aceptable o no.

La habitabilidad es razonable para cuatro adultos. El maletero es algo justo y de complicado acceso

En las plazas delanteras por ejemplo la sensación de espacio es buena, similar a la versión cerrada. Tanto por anchura como altura no hay limitaciones importantes y el parabrisas, que queda lejos de la cabeza, permite disfrutar de esa sensación de libertad tan buscada en un cabrio cuando se circula sin el techo puesto.

En las plazas posteriores la cota de anchura se reduce bastante, pero dos pasajeros no irán excesivamente apretados. Las peores mediciones están en el espacio longitudinal (algo justo y con poco espacio bajo el asiento delantero para introducir los pies) y la altura (hasta 1,75 metros de altura es correcta). Otro punto que no lo hace aconsejable para largos viajes es la verticalidad del respaldo. Esto se debe a que los refuerzos necesarios para dar rigidez a la carrocería y el sistema antivuelco roban parte del hueco.

El maletero también sufre una reducción de capacidad, en concreto pierde 85 litros hasta quedarse en los 225 litros. Si se desea ampliar el volumen se pueden abatir los respaldos, pero no hay un hueco excesivamente amplio (debido a los citados refuerzos). Por las formas y la boca de entrada, no es un maletero cómodo y aprovechable. Introducir objetos de cierto volumen puede ser un problema y la apertura de la tapa obliga a agacharse (y tener cuidado para no golpearse con ella). De todos modos quién busca un cabrio no está interesado en la modularidad de un monovolumen, por lo que aquí el Volkswagen cumple.



Equipamiento y precio

El Beetle Cabrio 70's se vende en España con un único motor. Se trata del 2.0 TDI de 140 CV con cambio manual. No puede solicitarse ni con caja secuencial DSG, algo que sí es posible en otros mercados. Con la configuración existente, su precio recomendado arranca en los 34.690 €. El coste adicional respecto a la versión cerrada no se puede calcular en esta versión pero sí podemos decirte que en el acabado Design el cabrio cuesta 4.040 € más con una dotación casi idéntica.

De serie los 70's incluyen los asientos delanteros calefactables, tapizado en piel nappa, capota de lona de tres capas con accionamiento eléctrico, sistema de sonido integrado con pantalla táctil y cargador de 6 CDs, puerto USB, bluetooth, faros de xenón, antinieblas, climatizador automático de dos zonas, control de estabilidad, asistente al arranque en pendientes, ordenador de viaje, control de velocidad, sensor de lluvia, espejo interior fotosensible, sensor de presión de los neumáticos y sensores de aparcamiento delanteros y traseros.



La única ausencia destacable en cualquier Beetle, ya sea cabrio o cerrado, es la imposibilidad de incluir el sistema de encendido automático de luces. Una curiosidad de las versiones con xenón es que no llevan lavafaros al contar con unas bombillas de potencia inferior a los 2000 lumens.

En los 70's las únicas opciones posibles son la extensión de garantía (desde 415 €), mantenimiento Plus 4 años/60.000 km (310 €), las sillas de bebe/niño específicas (desde 425 €) y el paquete de CO2 Neutral (155 €).



Mecánica

La oferta del Beetle Cabrio está compuesta por los motores 1.2 TSI de 105 CV, 1.4 TSI de 160 CV, 2.0 TSI de 210 CV, 1.6 TDI de 105 CV y el 2.0 TDI de 140 CV probado. Dependiendo del acabado elegido y el motor, puede combinarse con el cambio manual de seis velocidades o el DSG con seis/siete velocidades. El precio de la versión más asequible arranca en los 24.200 € (1.2 TSI Beetlemania).

Centrando la atención en el 2.0 TDI de 140 CV, hay que decir que me ha parecido más suave y refinado que en la versión cerrada que probé hace unos meses –leer prueba-. Pese a que no esconde su ciclo diésel al ralentí, una vez toma temperatura se reduce mucho la sonoridad. En marcha apenas se percibe y resulta muy agradable de usar, con un nivel de refinamiento muy bueno.

El motor 2.0 TDI mueve con soltura al Beetle Cabrio y además gasta muy poco. En esta unidad se ha mostrado más silencioso de lo habitual

La mayor pega del motor 2.0 TDI siempre ha estado en su baja respuesta por debajo de las 1.500 rpm. Con el cambio DSG se suele disimular esta particularidad, pero con el manual obligará a prestar atención a la velocidad seleccionada. Una vez superado ese régimen, empuja de manera lineal y progresiva, ofreciendo una respuesta enérgica y en cierto modo hasta poderosa.

Los desarrollos del cambio elegidos están pensados para reducir los consumos, de modo que la sexta es bastante larga. Esto obliga en ciertas maniobras de adelantamiento a reducir una marcha, pero no es algo que moleste en exceso gracias al buen tacto y recorrido de la palanca de cambios. Para pasar de 80 a 120 km/h en cuarta necesita 7,1 segundos, un dato muy bueno para un coche que no es precisamente ligero (más de 1.450 kg).

Aunque pueda parecer poco recomendable un motor diésel en un descapotable, en este caso la combinación no me parece incoherente gracias al refinamiento mecánico. Es cierto que con cualquiera de los TSI será más silencioso y "fino", pero no hay grandes diferencias y el ahorro en combustible es notable.

Durante la prueba el consumo obtenido en autopista ha sido muy bajo. Es fácil bajar de los 5,5 L/100 y si se mima el acelerador se pueden conseguir medias que ronden los 5,0 L/100. Es más o menos lo mismo que gastó la versión cerrada. Si se circula descapotado el aumento no es excesivo (medio litro cada 100 km en el peor de los casos). En carreteras secundarias, circulando de manera tranquila y sin techo, la cifra obtenida fue de 4,7 L/100 mientras que en ciudad la media rondó los 7,0 L/100. De haber contado con el sistema Stop&Start podría haberse rebajado algo esta cifra.



En marcha

Normalmente las variantes descapotables suelen ser más ruidosas que sus homologas cerradas. En el caso del Beetle esto ocurre, pero el excelente trabajo realizado en la capota no lo convierte en un coche incómodo. Con ella puesta se puede rodar rápido sin que se produzcan silbidos ni ruidos aerodinámicos (los que llegan son de los espejos). Sin ella puesta la cosa lógicamente cambia. Hasta 100 km/h se puede mantener una conversación siempre que se lleven las cuatro ventanillas subidas. Por encima de ese crucero se sientes ciertos remolinos de viento, pero no es desagradable (en las plazas delanteras).

Salvo en conducción agresiva sobre firme irregular, este cabrio muestra una pisada y confort notables

Volkswagen ofrece un paravientos que anula las plazas posteriores. Dado que en esta unidad de prensa no lo tenía, no he podido averiguar las ventajas que aporta pero en otros descapotables sí reduce notablemente las turbulencias a velocidades de autopista. Es posiblemente un elemento interesante si se quiere sacar el máximo partido a su carrocería descubierta.

Salvo que la conducción sea muy agresiva y el piso irregular, no se aprecia la ausencia de techo rígido. Sólo en esa situación citada pueden percibirse ciertas vibraciones en el parabrisas, pero en ningún caso me ha parecido que se comprometa la rigidez del conjunto. Sí lo he notado algo más torpe al circular por tramos con curvas, con un tren delantero menos directo. La trasera también puede volverse algo saltarina, pero posiblemente con las nuevas unidades que llegarán en breve equipadas con el eje multibrazo esto quede solventado (Volkswagen anunció que todos los Beetle se venderían con la suspensión posterior más elaborada).



La conducción en ciudad del Beetle no requiere una atención especial, salvo por la escasa visibilidad posterior. Las formas de la loneta y la pequeña luna trasera obligan a extremar las precauciones por ejemplo al dar marcha atrás (si está estacionado, cuesta saber si viene algún otro vehículo). Con una cámara esto se solucionaría. Lo que sí tiene son los prácticos sensores, tanto delanteros como traseros, e información de la distancia en el sistema de sonido.

La posibilidad de accionar la capota en marcha hasta los 50 km/h permite que se pueda manipular en ciudad en cualquier momento, sin temor al que un semáforo se ponga en verde. Esto es una ventaja frente a otros cabrios que debería tenerse en cuenta. Un Golf o un A3 también permiten esta posibilidad, pero no un Eos (por no salir de VAG).



Conclusión

¿Merece la pena adquirir un Beetle Cabrio? Es una pregunta realmente complicada teniendo en cuenta que el Beetle por sí mismo ya es un coche de capricho y en esta carrocería todavía más. Lo que posiblemente sí sea de tu interés es que se trata de un coche muy usable en el día a día, sin defectos importantes más allá de su maletero reducido.

Si podrías tener dudas a la hora de adquirirlo con los Eos -ver prueba- y Golf Cabrio -ver prueba-. El primero está disponible desde 35.310 € y presume de un techo rígido práctico y seguro, además de la función de techo solar deslizante. El problema es que tiene ya unos años, su sistema es quizás muy complejo y lento, y es necesario realizar la operación desde parado.

En el caso del Volkswagen Golf Cabrio, la variante con motor 2.0 TDI de 140 CV ya no está disponible, por lo que habrá que optar por el 1.6 TDI BM de 105 CV. Tiene un precio de 29.800 € por lo que resulta algo más caro que el Beetle Cabrio equivalente. Sus plazas posteriores son algo más amplias y el maletero más cómodo y práctico, pero carece del encanto del Beetle. Aun así, podría costar decidirse y supongo que el precio final con los descuentos de concesionarios podrían inclinar la balanza hacía un lado u otro.

¿Lo recomendaría? Sí. El Beetle Cabrio me ha gustado y mucho. Mantiene la esencia del modelo original y frente a su antecesor ha pulido los pequeños detalles que no lo hacían tan agradable en el día a día. Si me comprase uno, tengo claro que sería el 1.4 TSI de 160 CV con cambio DSG aunque esta versión 70's reconozco que es toda una tentación. Desde luego como capricho este Volkswagen tiene muchos puntos positivos para conquistar corazones.





Reader Comments (Page 1 of 1)

Deja tu comentario

Por favor, procura que los comentarios estén relacionados con el artículo. Las direcciones de correo electrónico nunca se muestran al público, pero son necesarias para que puedas confirmar tus comentarios.

Cuando pulses el botón "Añadir comentario" recibirás un enlace para confirmar tu mensaje en la dirección de correo indicada. También encontrarás una contraseña. Para dejar otro comentario sin necesidad de confirmarlo, sólo tienes que introducir la clave proporcionada. Si utilizas Hotmail u otro servicio de correo electrónico gratuito, es posible que los filtros antispam detengan por error el mensaje de confirmación. Revisa tu buzón de correo no deseado.

Para crear un enlace, tan solo necesitas teclear la dirección URL (incluyendo http://). Puedes poner un máximo de tres direcciones por mensaje.

Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1Guillermo Alfonsin13641
2Enrique Garca1147
3Antonio R. Vaquerizo757
4Daniel Murias390
5Valent Fradera253
6Nacho Villarin202