Skip to Content

Categorías: Industria

Estados Unidos y Europa trabajan para una única reglamentación de homologación



Hasta ahora uno de los grandes quebraderos a la hora de desarrollar coches era centrarse en los mercados donde iban a ser homologados. Y es que los requerimientos legales para vender un coche en Estados Unidos no son iguales a los de Europa, y cuando un coche está preparado para un mercado, necesita ajustes para poder venderse en el otro.

Estados Unidos comparte su sistema de homologación con Canada, mientras que Europa emplea el propuesto por las Naciones Unidas para la "armonización" de las regulaciones automovilísticas. Por esta razón, los coches homologados para Europa también se pueden comercializar en mercados tan diversos como Japón o Corea.

Problemas de este tipo hemos visto recientemente muchos. Por ejemplo, Ford está teniendo que invertir un "extra" en el nuevo Mondeo, ya que su hermano gemelo, el Fusion, fue diseñado para las normas estadounidenses, y bajo ellas el coche no es legal para Europa, lo que ha puesto sobre la mesa problemas. Fiat, cuando se decidió a exportar el 500 a EEUU también tuvo que rediseñar la práctica totalidad del coche, que no comparte casi ninguna estampación con el modelo del viejo continente, con una inversión muy cara.

En los albores del nuevo tratado de libre comercio que ya se ha comenzado a elaborar, Estados Unidos y Europa trabajan ahora en un sistema de regulaciones de homologación común, que por lógica debería tomar la base del propuesto por las Naciones Unidas, y por ende, el ya empleado en Europa.

Esto pondrá sobre la mesa pegas por parte de los fabricantes estadounidenses, que tendrían que modificar sus procesos de desarrollo de vehículos a medio plazo para trabajar bajo las nuevas normas.

Pero esta misma medida tiene otros puntos mucho más positivos. Con un sistema homologativo conjunto, muchos fabricantes europeos que hoy por hoy no se atreverían a soñar con exportar a Norteamérica, podrían cambiar su estrategia, ya que los costes y las homologaciones ya no serían barreras. Marcas como las de PSA o la propia Renault podrían buscar suerte como pequeñas firmas de nicho al otro lado del charco.

Ahora bien, como apasionados al mundo del motor, estas nuevas normas pueden crear otros efectos desagradables, en la forma del bombardeo sobre la homologación de series cortas. Y es que los fabricantes de baja escala como Lotus, Pagani o Caterham subsisten gracias a homologaciones específicas para fabricantes de pequeñas dimensiones.

Bajo estas normas, estos constructores no tienen por qué instalar sistemas de airbag en sus coches, o superar carísimos procedimientos de ensayos destructivos. Podemos encontrarnos ahora dos horizontes: Que Estados Unidos mantenga el veto a este tipo de homologaciones, y estas se queden sólo para ventas en Europa, o que se armonicen también estas, algo que sucedería con el mínimo común múltiplo, lo que implicaría que se exigiera airbag de serie en todos estos coches, lo que acabaría con la existencia de marcas como estas, incapaces de asumir el coste de estos sistemas de seguridad para sus vehículos.

Reader Comments (Page 1 of 1)

Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1Enrique Garca17515
2Guillermo Alfonsin8422
3Daniel Murias632
4Antonio R. Vaquerizo556
5Valent Fradera253
6Nacho Villarin130