Skip to Content

Categorías: Lamborghini, Pruebas, Cupés, Deportivos

Contacto: Italdesign Giugiaro Parcour



Contacto por Matt Davis, adaptación al castellano por Guille G. Alfonsín

Creado como regalo por el 45 aniversario de la creación de Italdesign, el Parcour nació para mostrarse en el Salón de Ginebra e impresionar a propios y extraños con dos variantes de carrocería, una cupé, otra descapotable.

Bautizado en honor al deporte urbano nacido en Francia consistente en saltar y sortear obstáculos urbanos de manera artística, el Parcour también implica el retorno de la vieja tradición de Italdesign de dejar a unos pocos medios probar en carretera abierta alguna de sus creaciones conceptuales más agraciadas.

Y es que desde que la firma de diseño pasara a estar bajo el paraguas de Volkswagen, hemos tardado en poder meter mano a alguno de sus coches. Pero en esta ocasión tuvimos la oportunidad de viajar hasta Cerdeña para catar la experiencia al volante de este impresionante deportivo "todocamino" de dos plazas y motor Lamborghini.




En el asiento del pasajero, durante mi experiencia al volante del Parcour, se sentaba Fabrizio Giugiaro, haciendo de "Pepito Grillo", aunque a la inversa. "Pisa más el acelerador" me recordaba mientras mi conciencia me hacía ser delicado con un aparato cuyo coste de producción supera los dos millones de euros...

Creado a partir del esqueleto de un Lamborghini Gallardo, del que también toma la mecánica (V10 de 550 caballos, 5,2 litros, tracción total con caja de cambios secuencial de doble embrague), lo viste con una carrocería fabricada en composite de fibra de carbono. ¿Cifras? 0 a 100 por hora en unos 3,3 segundos, cuando el coche está en modo "Track", y monta gomas asfálticas.



Si la aceleración es impresionante, Fabrizio me confiesa que lo ha puesto a 220 por hora, y es que las enormes llantas de 22 pulgadas calzadas con neumáticos Vredestein (Giugiaro es partner de la marca de gomas) complican ir más allá, debido a que la relación de cambio es la original del Gallardo, que lleva ruedas de menor diámetro, por lo que el Parcour va "demasiado largo" de desarrollo.

Pero más allá de prestaciones puras, adaptación es la palabra que se te tiene que quedar inscrita en la mente tras leer esta prueba. El Parcour hace gala de cierto espíritu camaleónico, con modos distintos para interactuar con el trazado que vayas a afrontar. Puedes elegir Confort, Circuito, Nieve o Todo Terreno, con lo que cambia la altura libre al suelo y toda la gestión electrónica del vehículo, para ofrecerte gran recorrido de suspensión y cierto grado de filtración, o pegarse al asfalto y endurecerse de cara a afrontar un track day. Para que te hagas una idea de lo variable del coche, la altura libre al suelo puede pasar desde los 79 milímetros hasta los 330.




Para lograr esta capacidad de recorrido de suspensión extra se emplea un doble elemento de suspensión. Cuando se circula por asfalto, el movimiento de suspensión está comandado por un sistema push-rod, con los amortiguadores y elementos elásticos en posición horizontal. Pero cuando se quiere un extra de altura libre al suelo, se liberan unos segundos elementos elásticos verticales.

Viendo las capacidades todoterreno que tiene el Parcour, vuelvo sobre mis propias palabras de hace unos meses. Es mucho más Lamborghini este concepto de vehículo que el Urus. Cierto es que el SUV tendrá más sitio en mercados como el asiático, pero la idea de un deportivo capaz de afrontar terrenos no del todo bien asfaltados (como las carreteras de algunos países emergentes) sigue siendo una que nos atrae, al tiempo que recuerda conceptos como el Stratos. (No te pierdas nuestra reflexión aquí).



Sentarse en el Parcour es como hacerlo en un Gallardo algo sobre elevado, pero con sensación "Lambo" por los cuatro costados.

Volviendo sobre la técnica, te contaremos que la caja de cambios es una S-Tronic, la misma empleada en los Audi R8 de nueva factura, y que llegará al sustituto del Gallardo en los próximos meses.



El asiento del Parcour es fijo, se desplazan volante y pedalier, para lograr una posición de conducción perfecta. Todo el salpicadero está decorado de una manera futurista pero con buen gusto italiano. Los retrovisores convencionales dejan lugar a cámaras en una tendencia que pronto se convertirá en norma comercial para los coches de producción.

Las formas de la carrocería, cuenta Fabrizio, han sido dictadas principalmente por las necesidades aerodinámicas del coche, habiendo sido proyectado para ser estable hasta más allá de los 300 km/h. El Cx no es nada bueno (0,40), en parte penalizado por las enormes gomas montadas, aunque gracias a la baja superficie frontal del coche, este aspecto se compensa.



Con todo, experimentar el coche en curvas o en caminos es encontrarse con una idea perfecta que, nos tememos, no llegará a la producción seriada. Nos contaba el señor Giugiaro que encontró suficientes clientes interesados como para hacer una corta serie del Parcour, pero que en principio no tiene intención de sacarla adelante.

Así que el futuro de los Parcour está en los museos de ItalDesign o Volkswagen, aunque... ¿no sería interesante que Lamborghini diera un hueco a una corta serie limitada de este modelo para ver cómo responde el mercado?

Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1Enrique Garca16927
2Guillermo Alfonsin9327
3Daniel Murias850
4Antonio R. Vaquerizo618
5Valent Fradera279
6Nacho Villarin142
7Javier Costas967
8Elas Juarez10