Skip to Content

Categorías: Skoda, Pruebas, Sedanes, berlinas, segmento D, Compactos segmento C

Contacto: Skoda Octavia 2.0 TDI CR 150 CV Elegance


Haz clic en la imagen para saltar a la galería

Desde que fuera presentada la primera generación del Octavia allá por 1996, los checos de Skoda no han parado de evolucionar el modelo hasta convertirlo en lo que es hoy día, un producto mucho más aspiracional, completo y equilibrado.

En esta última entrega que acaba de llegar al mercado se mantienen los excelentes argumentos que le han permitido convertirse en el Skoda de mayor éxito comercial, como son el amplio habitáculo y el generoso maletero. Lógicamente contar con la tecnología del Grupo Volkswagen también le ha ayudado a convertirse en muchas ocasiones en la opción más razonable y equilibrada.

Ahora que el Rapid -ver prueba- está ocupando el lugar que en su día tenía la primera generación del Octavia (precio accesible, maletero grande y presentación sencilla), en Skoda han podido elevar el caché del Octavia, dándole una imagen más elegante y en cierto modo aspiracional. Sigue jugando a medio camino entre los compactos y las berlinas medias por tamaño y distancia entre ejes, algo que también le ha servido de ventaja durante toda su carrera comercial (no resulta muy grande pero sí espacioso).

Quizás el mayor problema del Octavia resida en los precios recomendados, o eso parece a simple vista. Ya no es tan económico como antes (salvo en las versiones de entrada) y con los grandes descuentos de las firmas rivales, el checo no queda tan bien situado. ¿Merecerá la pena el desembolso extra? Sigue leyendo y trataré de sacarte de dudas.




Exterior

El Octavia de tercera generación ha ganado en empaque y prestancia. Ahora el tercer volumen queda más marcado pese a mantener el práctico portón posterior. No se puede decir que sea un modelo que enamore o haga girar cabezas, pero es muy correcto y elegante.

En el Octavia no se han corrido riesgos. Su estilo es sencillo, elegante y proporcionado

Visto de frente el protagonismo se lo lleva la parrilla, como en todo buen Skoda, gracias al uso de los elementos cromados. Sin embargo en esta nueva entrega también la iluminación diurna por LEDS se lleva las miradas, añadiendo un toque "técnico" interesante al conjunto. Los faros rasgados y las formas en general me recuerdan a algunos modelos anteriores de Audi.

Visto de perfil mantiene la sobriedad y elegancia de todo Skoda. Las llantas de aleación de 17 pulgadas están incluidas dentro del equipamiento de serie en este acabado Elegance. Si el cliente así lo desea, puede personalizarlo con otras llantas de mayor tamaño o distinto diseño, la línea cromada exterior, faldones laterales o extensión de paragolpes.

Por último mencionar que la zaga es simple en diseño pero correcta. Mantiene los rasgos limpios de todo el conjunto y no desentona. Si se incluye la opción de los faros bi-xenón, los pilotos posteriores emplean la tecnología LED, dibujando una "C" muy llamativa. Los que busquen una estética con más carácter deberán poner sus ojos en el acabado RS.



Interior

Uno de los aspectos en los que el Octavia más ha mejorado es en la presentación interior. Si bien el diseño del salpicadero sigue siendo sencillo, la sensación de calidad ha aumentado notablemente. Los plásticos superiores son de tacto blando mientras que los inferiores, siendo duros, son agradables al tacto.

Hay buenos detalles que demuestran que se ha trabajado para hacerlo más agradable en el día a día, como las bolsas de las puertas forradas, los asideros de techo con amortiguación o el apoyabrazos central delantero regulable longitudinalmente. Para no "pisar" al Golf, en el Octavia se queda fuera el freno de mano eléctrico, pero tampoco es un elemento imprescindible.

Me ha gustado mucho la instrumentación. Además de legible y clara, ha cambiado la iluminación verde por una blanca más agradable. La pantalla multifunción puede ser a color si el cliente lo desea –como en la unidad probada- y desde ahí se pueden controlar los datos del ordenador de viaje, equipo de sonido, etc.



La calidad percibida es superior a su antecesor y la ergonomía, de lo mejor del segmento

En la parte superior de la consola central está situado el equipo de sonido. Tiene pantalla táctil de 5,8 pulgadas y su manejo es sencillo gracias al sensor de proximidad que agranda los botones al acercar el dedo. Sin embargo la calidad de sonido deja mucho que desear y es aconsejable optar por de mayor calidad (el cliente puede elegir varios modelos, con y sin navegador).

Los mandos de climatización son conocidos y los mismos que llevan los SEAT León, Volkswagen Golf, etc. Su manejo es sencillo pero están situados muy abajo y se requiere desviar la vista de la carretera para su manipulación. He probado la eficacia del aire acondicionado y destaca por potencia y rapidez.

Las palancas de intermitentes y limpias son idénticas a las que lleva el Golf. Esto es algo muy bueno, pues tienen la forma natural de los dedos para su accionamiento y resultan mucho más prácticas que las usadas anteriormente. El control de velocidad sigue estando en la de los intermitentes, pero no es difícil de accionar.



Habitabilidad

El Octavia presenta unas cotas interiores muy buenas aunque no mejora mucho en relación a su antecesor a pesar de ser bastante más grande. Tanto la altura como el espacio para las piernas están a muy buen nivel entre los modelos de su tamaño y la anchura, aunque nunca sobra, se puede considerar de correcta. Lógicamente es mejor delante que en las plazas posteriores, dónde un tercer pasajero sufrirá cierta falta de espacio y un asiento con mullido más duro y elevado.

Lo que seguro agradecerán los pasajeros de esta fila son las salidas de aire directas y regulables. También es destacable el cómodo acceso gracias a la amplia apertura de las puertas y el buen espacio disponible para introducir los pies.

La capacidad del maletero es de las mejores de la categoría. Arranca en 590 litros y gracias al enorme portón es posible introducir objetos de tamaño considerable. La calidad de terminación está a buen nivel y hay detalles prácticos como ganchos, argollas y la posibilidad de incluir un suelo doble con una cara de plástico que se limpia con facilidad. Si se desea más espacio, se pueden abatir los respaldos de los asientos posteriores e incrementar el volumen hasta los 1.580 litros.



Equipamiento/precio

Los Skoda por regla general no son vehículos muy equipados. Sí es cierto que incluyen de serie todos los elementos de seguridad habituales y bastantes de confort, pero deja en opción ciertos elementos que por el precio de tarifa deberían ser de serie. En esta generación del Octavia sin embargo la tendencia ha cambiado y se puede decir que tiene una dotación muy rica.

El equipamiento de serie es completo en este nivel Elegance. Puede tener muchos elementos de seguridad a precios razonables

Sin coste se incluyen en este acabado Elegance las llantas de aleación de 17 pulgadas, faros antiniebla, volante forrado en piel con mandos de la radio, sistema de sonido integrado con lector de MP3, puerto USB, control de velocidad, ordenador de viaje, climatizador automático de dos zonas, ESP, ABS, EBD, múltiples airbags, anclajes ISOFIX, sensor de lluvia, espejo interior fotosensible, sensor de parking posterior, bluetooth y un práctico porta-gafas. Me ha gustado mucho, por utilidad, que los espejos retrovisores también sean fotosensibles, de modo que la circulación nocturna se hace más cómoda cuando el vehículo que nos precede no tiene bien reglados los faros.

La unidad testada incluía también el sistema de acceso sin llave y arranque por botón (un elemento prescindible), las ópticas bi-xenón direccionales (totalmente aconsejables por su buena iluminación), la pintura metalizada, faros antiniebla con cornering, volante deportivo multifunción de diseño deportivo y pantalla MaxiDot a color. El precio base del Octavia 2.0 TDI 150 CV Elegance, incluyendo los 2.000 € de descuento vigente, es de 23.500 €. Si lo quieres como en las fotos deberán abonar 25.915 €.

Si eres exigente con el equipamiento, en opción encontrarás elementos como el techo solar, tapizado en piel, asientos eléctricos y térmicos, sistema de alerta de cambio de carril involuntario, detector de fatiga, asistente al arranque en pendientes, SmartBeam, sistema de aparcamiento asistido, etc.



Mecánica

Al igual que ha sucedido con los A3, Golf y León, el Octavia recurre al nuevo motor 2.0 TDI CR de 150 CV. Está disponible con la caja secuencial de doble embrague DSG y también con el cambio manual de seis velocidades, que es el que he probado.

Nada más presionar el botón de arranque el Octavia deja claro que es diésel. Su sonido no es elevado pero sí se reconoce su ciclo. Lo bueno es que el nivel de vibraciones es contenido. He notado que la insonorización no es tan buena como en el Golf, aunque no me ha parecido un vehículo molesto ni en aceleraciones fuertes.

En términos generales con el motor de 150 CV sobra motor para rodar con soltura incluso cargado. Tan sólo las recuperaciones en sexta son algo justas cuando el régimen de giro no ha alcanzado las 1.800 rpm, mostrando una respuesta un poco pobre. A partir de ahí empuja con decisión y constancia hasta llegar a las 4.300 rpm. Se podría seguir subiendo algo más el régimen, pero no merece la pena. El tacto del cambio es bueno, con recorridos precisos y suficientemente rápidos.



El bloque 2.0 TDI es frugal y mueve al Octavia con soltura. Los largos desarrollos del cambio condicionan la respuesta en sexta

Lo mejor de este motor montado sobre el Octavia está en su bajo consumo. Da igual el tipo de conducción realizado, siempre gastará muy poco. En el habitual viaje entre Madrid y Málaga, a una velocidad de crucero de 119,8 km/h la media obtenida fue de sólo 5,2 L/100, usando el climatizador. Es uno de los valores más bajos que he registrado (ya está corregido el error del ordenador, que marcaba 5,0 L/100).

En carreteras secundarias, circulando a 90-100 km/h el consumo bajó hasta los 4,2 L/100 mientras que en ciudad, gracias al Stop&Start, es complicado superar los 6,0 L/100. Aunque los 50 litros de depósito puedan parecer pocos para un coche de su tamaño, lo cierto es que con un gasto tan bajo es posible rozar e incluso superar (si se mima la conducción) los 1.000 km de autonomía.

El sistema Stop&Start tiene un funcionamiento correcto, sin más. Está lejos de ser de los mejores dispositivos que he probado, pero tampoco es de eso que apetece desconectar al segundo semáforo por la lentitud y brusquedad de las arrancadas.



En marcha

El Octavia me ha parecido un coche perfecto para cualquier familia. Lo es por su elevada calidad de rodadura, la comodidad de sus suspensiones y por su comportamiento neutro y predecible. Que tenga barra de torsión en lugar del multibrazo sólo lo notarán los usuarios más dinámicos y en ocasiones muy puntuales, por lo que esta carencia no debería ser un motivo para no elegir al checo.

Tanto por tacto como por sus maneras, es un coche que apetece conducir. No es el rey de la agilidad, pero entra bien en las curvas y el tacto de la dirección es siempre correcto, informando lo suficiente para saber el agarre que tienen las ruedas en cada momento. Si el cliente lo desea puede optar por el "Driving Mode Selection" que permite cambiar la configuración de algunos elementos (dirección, tacto de acelerador, climatizador, curva de par) según el modo seleccionado (ECO, SPORT, INDIVIDUAL Y NORMAL). La unidad testada no lo tenía pero tampoco lo he echado de menos. Quizás los conductores más dinámicos sí apreciarán una asistencia menor en la dirección en modo Sport y una respuesta más inmediata, pero tal cual viene de serie es satisfactorio.

El comportamiento dinámico está a gran nivel. Resulta fácil de conducir, neutro y predecible

En vías rápidas a velocidades legales hay que destacar la excelente calidad de rodadura. A partir de los 130 km/h se escuchan algunos ruidos aerodinámicos, pero la sensación de calma es poco habitual, quedando a muy gran nivel. A sus mandos pisa con solidez y la suspensión es capaz de filtrar cualquier tipo de irregularidad sin brusquedades. Es interesante que incluso en terreno roto, circulando rápido, no descomponga la trazada y el tren trasero se muestre siempre muy pegado al suelo (si eres de los que te gusta "cruzarlo" te costará trabajo).

Ya en ciudad lo más interesante es la buena visibilidad hacía todas las direcciones. Se conduce con facilidad aunque a la hora de estacionar encontrar hueco no será tarea sencilla. Y es que los 4,66 metros de longitud se notan lógicamente. El radio de giro es correcto y en la media del segmento, de modo que no resulta especialmente aparatoso en parkings estrechos. Si puedes gastarte un poco más, aconsejo incluir el sensor de aparcamiento delantero, elemento que ayudará en ciertas maniobras ya que desde el puesto de conducción cuesta un poco saber dónde están las esquinas.

Otro punto favorable del Octavia es la ergonomía general y el confort de los asientos. No hay muchos botones que puedan confundir repartidos por el salpicadero y la sujeción que brindan los asientos es suficiente, contando además con un mullido correcto para viajes largos.



En resumen

Si buscas un coche amplio, con un gran maletero, de calidad notable y con un motor solvente y económico, este Octavia tiene que estar en lista. Puede que no enamore por diseño, pero es sumamente correcto en todos los sentidos y no tienes defectos importantes. Con el Rapid ya en el mercado, tampoco será la opción mayoritaria de los taxistas, lo que elevará la imagen del modelo.

Hay ciertos modelos de corte parecido como el Chevrolet Cruze que gozan de una mejor relación precio-equipamiento, pero están un paso atrás en cuanto a refinamiento, sensación de calidad y tecnología disponible. Si merece o no el desembolso extra es algo lógicamente muy personal pero la diferencia puede estar totalmente justificada por las virtudes del checo.

El Octavia brilla tanto por el comportamiento dinámico como por la impresión general y su tacto de coche "bueno", algo que lógicamente gusta con el paso de los días. Siendo sincero me costaría recomendar un Golf en igualdad de condiciones, salvo que el tamaño o el diseño tengan mucho peso. Y es que este Skoda es un producto excelente desde todos los ángulos aunque el precio ya no sea "de derribo" como en generaciones anteriores.



Reader Comments (Page 1 of 1)

Deja tu comentario

Por favor, procura que los comentarios estén relacionados con el artículo. Las direcciones de correo electrónico nunca se muestran al público, pero son necesarias para que puedas confirmar tus comentarios.

Cuando pulses el botón "Añadir comentario" recibirás un enlace para confirmar tu mensaje en la dirección de correo indicada. También encontrarás una contraseña. Para dejar otro comentario sin necesidad de confirmarlo, sólo tienes que introducir la clave proporcionada. Si utilizas Hotmail u otro servicio de correo electrónico gratuito, es posible que los filtros antispam detengan por error el mensaje de confirmación. Revisa tu buzón de correo no deseado.

Para crear un enlace, tan solo necesitas teclear la dirección URL (incluyendo http://). Puedes poner un máximo de tres direcciones por mensaje.

Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1Enrique Garca17615
2Daniel Murias1343
3Guillermo Alfonsin5636
4Valent Fradera271
5Nacho Villarin160
6Antonio R. Vaquerizo40