Skip to Content

Categorías: SsangYong, Pruebas, Monovolúmenes y MPV, Segmento E grandes y lujosos

Presentación y contacto: SsangYong Rodius II


Haz clic en la imagen para saltar a la galería

Durante toda su carrera comercial, el SsangYong Rodius ha recibido multitud de críticas nada positivas sobre su aspecto. Sus proporciones y formas lo han convertido para muchos en el vehículo más feo del mercado, pero esto no le impidió cosechar un elevado éxito comercial.

Desarrollado desde dentro hacía fuera, el Rodius es el monovolumen más amplio del mercado europeo -ver prueba del anterior-. Para poder encontrar alternativas que ofrezcan un interior con capacidad parecida hay que poner los ojos en los derivados de turismo como los Mercedes Viano (versión pija del Vito) o Volkswagen T5. Un Lancia Voyager es igual de grande, pero no logra las excelentes cotas del surcoreano y encima es mucho más caro.

Desde que fuera lanzado en 2005, SsangYong ha vendido en España más de 14.000 unidades del Rodius. Además del espacioso habitáculo, siempre han destacado por una excelente relación precio-equipamiento y un motor potente de origen Mercedes capaz de moverlo con soltura. Todos estos motivos son los que han conseguido que sea un vehículo de enorme peso en su segmento y vital importancia para la firma, dejando a un lado el factor estético.

En estos días la firma presenta en sociedad el primer restyling profundo del Rodius. Cambia mucho y aunque no se puede afirmar que sea una nueva generación, todos los aspectos más criticados han sido objeto de revisión para tratar de conseguir un conjunto más equilibrado y atractivo.

Entonces ahora, ¿es bueno, bonito y barato? No exactamente. Resulta más caro que antes pese a ser muy competitivo en relación al equipo incluido, y lo de bonito, pues dependerá de quién lo mire. Ahora es más agradable a la vista pero no levantará pasiones, algo que por cierto tampoco se espera de él.



Presentación

Durante la presentación nacional en Madrid, SsangYong comunicó que el nuevo Rodius cambia ligeramente su posicionamiento. Pasa de ser un considerado un monovolumen grande a un "APV", es decir, una combinación de monovolumen con todoterreno (recuerda que ofrece la posibilidad de elegir el sistema de tracción total con reductora).

Tal y como están las cosas en España, resulta complicado hacer una previsión de ventas. La marca espera conseguir una cuota del segmento de entre el 15 y 18%, es decir, unas 1.500/1.800 unidades anuales si se mantienen las cifras obtenidas en 2012 en esta categoría (10.936 unidades de las que sólo 563 fueron Rodius).

Para conseguir multiplicar por tres los actuales datos de ventas, el nuevo Rodius se presenta con un aspecto renovado, un motor más eficiente y mejoras de equipamiento, manteniendo una atractiva relación calidad-precio.



Exterior

Estéticamente es mucho más atractivo. Dicen en la firma que el frontal ahora es más parecido al de un todoterreno y han plasmado rasgos de estilo ya vistos en el Actyon Sports. La enorme parrilla toma todo el protagonismo junto a los muchos elementos cromados, ganando en vistosidad.

La renovación le ha sentado muy bien al Rodius. Ya no parece tan extraño y desproporcionado, con una vista lateral más conservadora

La vista lateral se ha sometido a una profunda renovación. El pilar D es completamente nuevo y borra de golpe cualquier parecido con el anterior. Al ser muy grande y cuadrado es complicado conseguir mayor armonía, pero al menos tiene formas más proporcionadas. Por primer vez puede tener llantas de aleación de 17 pulgadas, añadiendo algo de ligereza al conjunto.

Quizás el punto más criticado del Rodius ha sido su zaga. Ahora es completamente nueva, con ópticas de menor tamaño, una estampación diferente para el portón y paragolpes más redondeados. El resultado salta a la vista, ganando en modernidad.

Al natural he de reconocer que el nuevo Rodius tiene mayor porte y no es feo. Sigue siendo exageradamente grande y no lo esconde, pero frente al anterior parece más compacto a pesar de haber crecido ligeramente en longitud (ahora 5,13 metros). El color blanco de la unidad que pude conducir le sienta bien, aunque reconozco que los tonos oscuros consiguen un toque más elegante, resaltando los muchos elementos cromados.



Interior

La verdadera razón de ser del Rodius está en su interior. No hay ningún monovolumen en el mercado capaz de albergar a siete ocupantes y su equipaje. El secreto, más allá de su considerable longitud, está en la posibilidad de deslizar 17 cm la última fila de asientos. Las butacas centrales también cuentan con esta posibilidad (y si se desea se pueden girar en sentido contrario a la marcha convirtiéndolo en un pequeño salón), de modo que permite jugar mucho con el espacio para las maletas y/o ocupantes.

Es una pena que con la renovación, SsangYong no haya incluido un sistema de acceso a la tercera fila más cómodo. Los asientos centrales no tienen un único tirador que deslice la banqueta y abata el respaldo, debiéndolo hacer de manera individual. Otra posibilidad, si se es ágil, es pasar a la última fila por el pasillo existente entre las butacas centrales (es holgado). Como en el anterior, estas plazas cuentan con climatización independiente y las ventanillas laterales pueden bajarse.



En el interior los cambios son menores. Algunos materiales son mejorables, pero en general cumple con buena nota

La actualización del habitáculo ha sido menor. Se ha aprovechado para incluir una segunda instrumentación tras el volante con ordenador de viaje y velocímetro digital, si bien para saber el régimen de giro del motor o los niveles de combustible/temperatura habrá que dirigir la vista al panel central (retroiluminado).

La guantera central más capaz, la incorporación de toma auxiliar de audio y puerto USB, junto al nuevo volante multifunción son otras de las novedades. El diseño general se mantiene y sólo las versiones con navegador presentan una consola central diferenciada (por cierto ese equipo que aparece en las fotos es provisional; el que llevarán está completamente integrado).

En España el único tono disponible para el habitáculo será el gris. Según el acabado elegido podrá contar con tapizados en tela (Base y Premium) o piel. La calidad general de los materiales es discreta pese a contar en las zonas superiores con plásticos acolchados. En general no transmiten gran sensación de calidad, pero son acordes a lo que se paga y todo lo que se recibe a cambio.



Novedades mecánicas

Con la renovación el Rodius abandona el anterior bloque de origen Mercedes con 2,7 litros y 165 CV. En su lugar se ha recurrido al mismo motor visto en los Actyon Sports -ver toma de contacto- y Rexton W con dos litros y 155 CV. Puede parecer un cambio a peor sobre el papel, pero con 360 Nm y la nueva transmisión manual de seis velocidades resulta más rápido y sobre todo frugal que antes.

Según los datos homologados, las versiones con tracción posterior consumen 7,5 L/100, emitiendo 199 g/km de CO2. Respecto al 2,7 litros se ha conseguido bajar un tramo en el Impuesto de Matriculación (del 14,75 al 9,75%). En los 4WD el gasto sube hasta los 8,1 L/100. Hay que destacar que estas unidades con tracción total sólo se pueden adquirir con caja automática de cinco velocidades.

Ya que hablo de los 4WD, hay que decir que estrenan un nuevo sistema con reductora conectable. Desde un botón situado en el salpicadero se pueden elegir tres modos: 2H, 4H y 4L. Antes el reparto siempre se hacía a todas las ruedas (aunque variase el porcentaje), elevando los consumos y el rozamiento).



Entre lo que no se ve a simple vista pero que también cambia, hay que citar el esquema de las suspensiones ha sido revisado, especialmente en el eje posterior. Ahora va más asentado y absorbe mejor las irregularidades, algo que agradecerán los ocupantes de la última fila (se producen menos rebotes).

En la nueva gama todos los Rodius incluyen de serie el control de estabilidad ESP, ABS, EBD, airbags frontales y, por fin, airbags laterales. Se siguen echando de menos los de cortina. En los 4WD también se incluye un práctico control de descensos –detalle de equipamiento al completo-



En marcha

Para la toma de contacto, tuve oportunidad de conducir un Rodius e200Xdi Limited con cambio manual y tracción posterior. Más allá de los obvios cambios estéticos, lo más destacable de este modelo es la notable reducción de ruido y vibraciones del motor. Tiene un funcionamiento más fino y agradable, además de empujar con más fuerza desde un régimen inferior.

Tengo que reconocer que no tenía muy claro si con 155 CV el Rodius podría moverse con soltura. Sus más de dos toneladas de peso y una aerodinámica pobre no eran grandes ayudas y el anterior con 165 CV no era especialmente rápido. Sin embargo este nuevo motor me ha vuelto a sorprender (lo hizo en el Rexton W –ver prueba-). En combinación con la transmisión manual de seis velocidades (de tacto poco preciso y mucho recorrido), rápidamente se alcanzan los 120 km/h de crucero y es sencillo aumentar el ritmo. Lógicamente lo he probado sin carga, pero tengo la impresión de que puede ser suficiente en cualquier circunstancia.



Una vez más el motor e200XDi me ha sorprendido. Mueve con soltura al Rodius, es más refinado y gasta menos que el anterior 2.7 pese a ser menos potente

Si el ordenador de viaje es fiable, el Rodius no gasta poco. No he podido conducirlo en condiciones reales de uso (sí a ritmo elevado y aprovechando al máximo el motor), pero tengo la sensación de que debe ser complicado lograr medias por debajo de los 8.0 L/100 a ritmos legales por autovía. No es un mal dato y por ejemplo un Lancia Grand Voyager gasta más (con cambio automático, eso sí) pero tampoco de libro. En SsangYong aseguran que con más rodaje este bloque tiende a reducir notablemente el gasto (algo que comprobé con el Rexton) por lo que tendré que esperar a probarlo a fondo para sacar conclusiones.

A sus mandos el Rodius es un coche cómodo. La postura al volante resulta muy elevada incluso con el asiento en su posición más baja, pero lógicamente esto es algo que depende mucho de la talla que gastes. El nuevo velocímetro digital resulta algo pequeño. Ya que han puesto una instrumentación adicional habría estado bien que fuese de mayor tamaño.

Las suspensiones tienen un tarado bastante blando, lo que provoca oscilaciones importantes en cuanto llegan curvas. Cabecea bastante y se siente torpe, pero es algo lógico en un coche de su tamaño, peso y centro de gravedad elevado. Teniendo en cuenta que está pensado para circular en familia, no me parece que sea un problema. En autovía, a velocidades altas, muestra aplomo y no es muy sensible al viento lateral.



Mejorable es el tacto de la dirección. Excesivamente desmultiplicada, no transmite y en ocasiones parece muy asistida. Aun así, está mejor conseguida que por ejemplo la de un Korando. De nuevo hay que poner los ojos en el tipo de público al que va dirigido para perdonarle estos detalles. No creo que haya muchos usuarios de Rodius que practiquen una conducción agresiva (o no debería haberlos).

No lo he conducido por ciudad pero imagino que será bastante complicado encontrar un sitio para aparcar, y no sólo en la calle. Con una altura superior al metro-ochenta habrá que prestar especial atención en algunos parking. En los dos acabados más completos se incluye la cámara de visión posterior, pero se echan de menos los delanteros.



Ofertas, precios y garantía

El Rodius es de los pocos coches de su categoría que se pueden matricular todavía como turismo o como mixto adaptable. En este último caso los precios arrancan en los 23.877 € ya con descuento de lanzamiento incluido. Si lo quieres como turismo la cifra sube hasta los 25.280 €.

Hay que prestar especial atención a los descuentos. Si por ejemplo ya tienes un Rodius y lo entregas, SsangYong te descontará otros 2.000 € del precio ya promocionado. Otra opción es que entregues un usado que cumpla los requisitos del Plan PIVE 2 (el Rodius entra en él). Podrás descontar 1.500 € y también hay descuento para familias numerosas. En el mejor de los casos, matriculado como turismo, se puede adquirir desde 22.900 €.

Otro punto a destacar es la garantía. Hasta la fecha tenían tres años pero en el nuevo modelo se han añadido dos años más, de modo que tiene 5 años o 100.000 km, lo que antes suceda.



Conclusión

No hay nada en el mercado que tenga un precio parecido y tanto espacio interior. Por estos motivos es un vehículo recomendable

El Rodius ha mejorado mucho en aquellos aspectos más criticados. No han conseguido un producto redondo pero teniendo en cuenta su precio, no hay en el mercado un modelo tan amplio por lo que cuesta.

Estéticamente el salto es brutal. Quizás no sea bonito, pero tampoco feo y es mucho más atractivo que antes. Su razón de ser y principal virtud seguirá siendo su espacioso interior para siete pasajeros y una dotación muy rica. Con el nuevo motor además se mejoran las prestaciones y los consumos.

¿Conseguirá el éxito? Pues no hay razones para decir que no, sobre todo tras la experiencia del anterior, de gran demanda pese a sus particularidades. SsangYong cree que el comprador tipo del Rodius ronda los 45 años, está casado y tiene dos o tres hijos. También las empresas suponen un porcentaje importante de las ventas (20%). Si se cumplen las previsiones el más vendido será el e200XDI Premium con caja manual de seis velocidades, aunque tanto los automáticos como los 4WD también moverán cifras importantes.


Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres
Gran Turismo challenge

Autoblog Español

Las más comentadas (últimos siete días)

Comentarios recientes