Skip to Content

Categorías: Ferrari, Competición

Fernando Alonso enloquece a España en el Gran Premio de la goma de borrar



Nunca antes había ganado un piloto que no saliera de la primera línea de parrilla del Gran Premio de España, hasta que hoy Fernando se ha montado en su Ferrari, y saliendo desde la quinta plaza, ha borrado un récord que denotaba la dificultad que tiene el circuito situado en Montmeló para adelantar en ritmo de carrera.

Mucho tienen que ver en esta ecuación los neumáticos. Este año es radicalmente distinto a todos los demás. Y si el año pasado ya nos "reímos" del agarre de las Pirelli, este año es todo más "cachondo", con unas gomas que no aguantan nada, y que obligan a pilotos y equipos a esforzarse para tratar de sacar el máximo partido a unas ruedas que no hay por dónde cogerlas.


Vía SniffPetrol.com

Una de las claves de este año es saber administrar las malísimas gomas con las que se corre, y tanto Alonso como Raikkonen están destacando en esto

Porque con los compuestos actuales, hay dos tipos de pilotos beneficiados: los pilotos que son muy finos y tiralíneas en sus trazadas, y los pilotos que se adaptan a cualquier cosa. Los que son agresivos, o no saben acoplar pilotaje a circunstancias acaban sufriendo.

De esta manera hemos visto cómo, otra vez más, Fernando Alonso y Kimi Raikkonen han liderado un Gran Premio marcado por el "ir despacio" (entre comillas) para saber conservar ruedas, y correr cuando tocaba, un poco como si fuera una carrera de resistencia más que de velocidad pura.

La victoria del español se ha fraguado en la salida. El Ferrari ha salido como un tiro, una vez más, y ha adelantado arriesgando lo que tenía que arriesgar para abrirse hueco hasta la tercera posición. Ahí ha sabido esperar hasta su primera y pronta parada en boxes, para tirar luego como un poseso. Desde ese momento, la victoria ha estado ya en su punto de mira.

Red Bull se ha borrado de la lucha, tras dejar a Sebastien Vettel más vueltas con ruedas usadas de las que tenían que haber estado fuera. Y han denotado varios problemas a los que se va a enfrentar el pluricampeón alemán este año para revalidar el título: El primero es estratégico, ya que parece que en Red Bull no han sabido leer la carrera, o han intentado, infructuosamente, alargar una estrategia que no les iba bien. El segundo es que Sebastien no se lleva bien con las condiciones de baja adherencia. Y el tercero es que siguen configurando el coche pensando más en clasificación que en el propio ritmo de carrera.

Por lo uno o por lo otro, el caso es que Vettel se ha visto relegado a puestos que no esperábamos de él en un circuito tan "modélico" como Montmeló, donde hay mucha curva rápida de alta carga aerodinámica, y donde el Red Bull tenía que brillar.

Y mientras Vettel se borraba con su equipo de la lucha, Raikkonen ha vuelto a hacer el papel que está empezando a masterizar. Con un coche puesto a punto a su gusto, y diseñado con un amplio conocimiento de la situación que nos deparaba este año, Raikkonen ha vuelto a hacer una parada menos que sus rivales, sin sacrificar ritmo de carrera. Kimi está optando por estrategias poco agresivas, para seguir sumando puntos en un campeonato larguísimo, donde prima la regularidad. Y le está saliendo bien, porque ha vuelto a marcarse un segundo cajón de podio, casi sin drama en cierto modo.

De todo lo demás, ¿qué decir? La carrera ha sido ciertamente algo aburrida, y como siempre, demasiado condicionada por las gomas de borrar montadas por todos. Una vez más, Mercedes ha cubierto expediente con su primera fila de parrilla. Velocidad tienen, pero destrozan ruedas, y se cargan las traseras por un uso excesivo de los gases de escape para favorecer el agarre de la trasera. Si son sensatos, sabiendo lo que hay, yo en su lugar me dedicaría a seguir sacando poles y vueltas rápidas, y me centraría en el coche V6 del año que viene, donde podrían empezar con cierta ventaja.

El título va a ser cosa de tres, y cada uno tiene sus propios problemas y sus propios puntos fuertes

De cara al mundial, nos ha quedado claro que Ferrari tiene un coche que se puede evolucionar, y que lo ha hecho. Rápido como el que más en ritmo de carrera, y puesto en manos muy capaces. Sólo tienen que arreglar el tema de la velocidad en clasificación, pero sin sacrificar la configuración del coche de cara a carrera. Ha caído tan abajo la prioridad de las clasificaciones que estamos viendo equipos que sacrifican ya directamente el sábado completo para tener un coche ganador el domingo, que es cuando reparten puntos, pero la realidad es que tener que adelantar coches nada más comenzar la carrera es un riesgo que ahora mismo sufre Alonso, y que le puede costar más ceros de los que ya lleva, por toques intentando lo más difícil todavía.

A Raikkonen lo vamos a tener luchando por el mundial hasta el final. A diferencia de Alonso y su Ferrari, no necesita tomar tantos riesgos en las salidas, y sigue con su trabajo de estrategias alternativas. Pero da la sensación de que no puede ser agresivo como los demás, y para ganar carreras tiene que combinar varios factores. Pero, ¿está aquí Raikkonen para ganar el mundial o para ganar carreras sueltas? El quiere ganar el mundial, y con el coche y el equipo que tiene a su disposición, su ejecución está siendo maestra.

A Vettel lo vemos luchando también hasta el final por el campeonato. Habrá fines de semana donde vuelva a ganar con asombroso dominio, vuelta a vuelta, doblegando a sus rivales. Pero Red Bull necesita arreglar problemas que tienen ahora mismo, con la gestión de neumáticos y de ritmos de carreras, porque hasta que no lo hagan a la perfección, seguirán tirando carreras a la basura.

Con todo, tenemos un mundial a tres bandas muy interesante, pero cuyas carreras tienen el factor "goma de borrar" de las ruedas, que no nos saca de quicio ya sólo a nosotros, sino a gran cantidad de periodistas del motor de difusión mundial.

Ojalá con 2014, nuevos V6 y nuevos coches, tengamos carreras donde los pilotos puedan correr a tope de la primera a la última vuelta, en lugar de dedicarse a administrar neumáticos tan malos, hechos así a propósito.


Clasificación del mundial tras el GP de España:

1. Vettel 89
2. Raikkonen 85
3. Alonso 72
4. Hamilton 50
5. Massa 45
6. Webber 42
7. Di Resta 26
8. Grosjean 26
9. Rosberg 22
10. Button 17
11. Perez 12
12. Ricciardo 7
13. Sutil 6
14. Hulkenberg 5
15. Vergne 1

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres
Gran Turismo challenge

Autoblog Español

Las más comentadas (últimos siete días)

Comentarios recientes