Skip to Content

Categorías: Tuning y preparaciones, Pruebas, Abarth

96.700 km para nuestro Abarth 500, y los planes de preparación



La última vez que nuestro Abarth 500 de larga duración se paseó por aquí fue para despedirse de la prueba, cuando, llegados los 90.000 kilómetros venció el leasing que teníamos con él. Pero hubo entonces muchas lágrimas y ánimos para no dejarlo marchar. Demasiadas cosas nos unían a él. Recuerdos, momentos pasados, y la sensación de que era un coche digno de quedarse en el garaje de casa.

Para un personaje de mi perfil (11 coches distintos en los últimos 10 años), dispuesto a cambiar de tendencia y pasar a quedarme con pocos coches, pero ya "para siempre", era un importante paso. ¿Era realmente este coche uno de los aparatos dignos de quedarse en mi garaje "de por vida"? Pues sí, si lo era. Y merecía gastar dinero de mi cuenta particular para hacerlo, así que, tras cuatro meses de espera para solucionar papeleos engorrosos (burocracia al poder), nuestro Abarth 500, alias Turbotín, volvió a casa el pasado mes de marzo.





Pocos problemas

Desde que volvió a casa, hemos recorrido ya cerca de 7.000 kilómetros con él, re-encontrándonos con los bueno, con lo que nos gusta, y con algunos detalles no tan buenos.

Estamos ya muy cerca de los 100.000 kilómetros que nos marcamos como objetivo inicial, y es buen momento para repasar lo que ha dado problemas y lo que no.

Desde el fallo del motor de arranque (cubierto en garantía a los 50.000 km), no hemos vuelto a tener una queja mecánica del coche. Resulta casi increíble comprobar cómo, tras tanto kilometraje de conducción "dura", el coche sigue sin tener un solo grillo perceptible. Es algo que nunca me había pasado en ningún coche anterior, todos presas de ruiditos y chascarrillos debido a encajes de piezas que sufren con la dureza de suspensión.



Mucho ha cambiado la realización de estos coches, para bien. Recuerdo perfectamente cómo el MINI Cooper S R53 a los 70.000 km era ya una caja de grillos llena de crujidos provenientes del salpicadero en su mayoría. El 500 no tiene más que un leve ruido proveniente del parasol del pasajero, que aparece esporádicamente, de cuando en cuando, y desaparece con un toque de mano. Impresionante.

Tanto la pintura exterior como los acabados interiores han resistido bien el paso del tiempo, y sólo las llantas (concretamente una) han sufrido algo de "desgaste" en forma de un par de mordidas de bordillo, causadas por un mecánico cuando movía el coche por un taller a la hora de revisarlo (para matarlo). El cuero del volante sigue teniendo un tacto perfecto, y el de los asientos, aunque se ha vuelto algo más brillante, no parece tener encima 100.000 kilómetros.



Sí que tuvimos un susto grande cuando, volviendo de vacaciones de semana santa, una piedra levantada por un coche que circulaba delante nuestra, nos estalló el parabrisas. Afortunadamente, el tamaño de la "herida" y su posición eran suficientemente contenidos como para poder repararlo. Tras aplicar en un taller especializado una resina y dejarla secar, el impacto quedó arreglado, y nos ahorramos tener que cambiar la luna.

Los pocos defectos que hemos localizado transcurrido este tiempo son de detalle. El primero, de hecho, no lo había percibido en un principio, hasta que el propietario de otro 500 me comentó lo que le ocurría en el suyo.



Me dijo que, cada 1.000 kilómetros de uso, tenía que volver a ajustar el respaldo, porque se desplazaba ligeramente hacia atrás. Tal cual me comentó la situación, mi mente tuvo un "flash back" y recordé que yo, en viajes largos de un día completo, siempre acababa tirando del manubrio del respaldo para ponerlo más vertical.

Después de esa charla, puse a prueba la teoría, y, efectivamente, con el paso de los kilómetros, el respaldo se mueve muy poco a poco hacia atrás.

Otro pequeño detalle curioso es el de las luces. Se nos fundió, como recordarás, la luz de cruce delantera izquierda. Tras cambiarla (asombrosamente fácil hacerlo, más después de haber llorado intentando cambiar las de un Fiat Stilo cuando trabajaba en Norauto en mis tiempos mozos), se quedó mal ajustada. No entiendo bien por qué, pero parece que al manipular la parte trasera del faro moví la óptica hacia arriba (van automáticas, pero...) así que ahora tocará ajustarla. Entre tanto, se nos fundió también una luz del maletero, o eso creíamos. Pero en realidad se trata de un mal contacto en el borne del casquillo de la bombilla, cuya vida iba y venía... Vamos, cosas menores.



Siguiendo el mantenimiento marcado por revisiones cada 30.000 km, el coche sigue en plena forma. Sólo se nota algo de desgaste en los amortiguadores de serie. Cuando pruebas un Abarth 500 nuevo, te das cuenta que los de nuestro coche de larga duración deben de estar al 85%.

El resto de rótulas y mecanismos siguen funcionando prácticamente como nuevos. No hay queja, por el momento.

Prácticamente las mismas prestaciones

Pero una cosa es hablar de prestaciones "subjetivas" y otra es medir cosas objetivamente, ¿verdad? Pues bien, armados con un sistema de adquisición de datos profesional, nos dispusimos a medir el coche tras 96.700 kilómetros, y compararlos con los datos obtenidos con el coche a los 1.500 kilómetros.

Con 1.500 km Con 96.700 km
Velocidad punta 205 km/h 205 km/h
80-120 km/h en 4ª 7,5 segundos 7,55 segundos
80-120 más rápido posible 5,45 segundos 5,81 segundos
0-100 km/h 7,9 segundos 8,1 segundos
400 m con salida parada 16,2 segundos 16,3 segundos
1000 m con salida parada 29,7 segundos 29,6 segundos

Como puedes observar las diferencias son mínimas, prácticamente despreciables, a pesar del kilometraje, y en muchos casos, más dependientes de las condiciones de la prueba (la diferencia es, en casi todos los casos, igual o inferior al margen de error de nuestra medida).

Mejoras planificadas

Tal y como te conté hace algunos días, si uno quiere seguir esta afición de una manera sana, muchas veces es mejor mejorar lo que tienes que dedicarte a saltar de coche en coche para saciar tu apetito y ansiedad automovilística (manda narices que haya necesitado cambiar once veces de coche para darme cuenta).

Así que, ahora que no estamos atados a la necesidad de conservar el coche de estricta serie para demostrar la fiabilidad del producto original, vamos a ir un paso más allá, y mejorar el aparato con un programa de mejoras progresivas, fase a fase, que nos vamos a encargar de relatarte aquí, para saciar vuestra curiosidad.

El objetivo final es conseguir un coche compensado, rápido como un MINI Cooper S JCW o un JCW, pero sin sacrificar en ningún momento la versatilidad de uso a diario, o la capacidad de rodar sobre mojado (sería muy fácil hacer un coche muy rápido pero acarreando compromisos para poder disfrutarlo en el día a día).

Dentro de la primera fase de mejoras vamos a instalar:
  • Suspensión Bilstein B14 PSS, junto con separadores: Con ella mejoraremos la cantidad de tiempo que el neumático está en contacto con el suelo, limitaremos los cabeceos y balanceos de la carrocería, reduciremos la altura libre al suelo (para rebajar la altura del centro de gravedad) y modificaremos la relación de resistencia al balanceo delante-detrás, todo en aras de mejorar el paso por curva. No soy amigo, como sabéis, de los separadores, pues meten más "trabajo" a los rodamientos de los bujes, que acaban deteriorándose antes, pero para mejorar el paso por curva, unos pequeños separadores de 12 milímetros por rueda nos ayudarán a ganar 2,4 centímetros de vía en cada eje, y esto nos permitirá ampliar la vía delantera de los 1.409 milímetros actuales a 1.433. Seguiremos un poco lejos de los 1.459 del MINI JCW, pero sin montar aletines ni modificar manguetas, no podemos hacer más por el momento.
  • Reprogramación de la ECU a 177 caballos: Reescribiremos el software de la centralita electrónica del motor para ganar potencia y sobre todo par. Ir más allá de los 177 o 180 caballos implicaría sustituir el turbo IHI por un Garret como el del Abarth 695, cosa que dejaremos para futuras especificaciones. Por el momento vamos a ver el resultado que logramos con esta modificación.
  • Cambio de los flujos de gases: Vamos a instalar un filtro de aire más abierto, para mejorar la respiración del motor. También vamos a cambiar el sistema de escape para mejorar la expulsión de gases. Vamos a pasar a un sistema de catalizador de 200 celdillas, y un escape SuperSprint (o uno Récord Monza). Con estas modificaciones vamos a aprovechar mejor la reprogramación de la ECU del motor, que de otra manera no ofrecería todo ese extra de potencia.
  • Repaso estético: Teníamos una idea muy clara para el vinilado "estilo Martini" del coche. Pero nuestro Turbotín es "blanco perlado" o "blanco Funky", como gustan llamar internamente en Abarth al color del coche. Sobre el blanco racing puro, las líneas Martini quedan genial, pero nuestro blanco perlado no es tan amigo de los tonos azul oscuro y rojo, por lo que descartamos, en un buen principio, la propuesta original de vinilado que teníamos sobre la mesa. Tras darle muchas vueltas al tema (pensando en las bandas del Assetto Corse y en las del R3T), vamos a darle un toque muy personal al coche, con una grafía propia y única. También estamos trabajando por incluir los "cromados eliminados", aunque no tenemos todavía claro si aplicaremos los acabados de "aluminio pulido" del Fiat 500 TwinAir, o los acabados en fibra de carbono auténtica. El diseño final es el siguiente (aunque habrá que ver cómo queda en el mundo real!):



Para más adelante quedarán más modificaciones, incluyendo unos frenos Brembo con pinza rígida de cuatro pistones (las traseras del Ferrari 360), y discos flotantes, un autoblocante Quaife, y algunos detalles para reducir peso, así como, posiblemente, unos asientos Recaro más ligeros y de mayor agarre.



Nos encargaremos de relatarte, paso a paso, cada punto de la mejora, medirla con equipos para determinar si realmente ganamos la potencia prometida, y qué efecto tiene todo esto tanto en la experiencia de conducción como en las cifras de prestaciones. También determinaremos si la fiabilidad de un coche ya "trallado" como este se resiente, o se mantiene en plena forma.

Y como siempre, sabes que si quieres leer la aventura "ampliada", la tienes en el blog dedicado de La Picadura del Escorpión.

Sígueme en Twitter.

Reader Comments (Page 1 of 1)

Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1Enrique Garca16811
2Daniel Murias1282
3Guillermo Alfonsin7141
4Valent Fradera271
5Nacho Villarin170
6Antonio R. Vaquerizo30