Skip to Content

Categorías: Porsche, Cupés, Deportivos

Porsche 911 Turbo, tipo 991, ¿lo más de lo más?



Cincuenta años de Porsche 911, y cuarenta años de 911 Turbo es lo que se celebra este 2013. Y como no podía ser de otra manera, la firma de Suttgart tenía que celebrarlo con la nueva generación del 911 Turbo, tipo 991.

Lo hace con el motor bóxer de 3,8 litros, con inyección directa, y dos turbos de geometría variable (único en el mundo de la gasolina de ofrecer comercialmente una turbina de geometría variable), con dos potencias posibles: 520 caballos para el Turbo "normal", y 560 caballos para el Turbo S.



0 a 100 en 3,1 segundos y 317 por hora de punta con un 16% menos de consumo son sus credenciales

La transmisión es la ya conocida PDK de siete relaciones y doble embrague, con levas en esta ocasión tras el aro del volante, y con función de "rueda libre" para reducir consumos. Esto, unido a otras mejoras, permite que los nuevos 911 Turbo y Turbo S gasten hasta un 16% menos de combustible en los trayectos homologados.

El sistema de tracción integral cuenta con un diferencial central multidisco gestionado de manera electrónica, y con un intercambiador de calor y un radiador de agua que permiten transferir más par al tren delantero en caso de ser necesario, haciéndolo además durante más tiempo si así se requiere.



La mejora de potencia y tracción se combinan para que el 911 Turbo haga el 0 a 100 en 3,2 segundos, mientras el 911 Turbo S lo hace en 3,1 segundos, mejorando los tiempos de sus ancestros en una escuálida décima. La velocidad punta es de 317 km/h.

El tren trasero integra el sistema de dirección activa ya visto en el 911 GT3, capaz de girar hasta 2,8 grados las ruedas posteriores. Por debajo de 80 km/h lo hacen en sentido contrario al de las delanteras para mejorar la agilidad, mientras que por encima, progresivamente, se vuelven más paralelas a las ruedas directrices anteriores, para mejorar la estabilidad.

La aerodinámica es activa en ambos ejes, con un spoiler con tres posiciones posibles en el frontal del vehículo, y un alerón trasero que también puede moverse entre tres posiciones, variando no sólo su altura, sino también su ángulo de ataque. Cuenta Porsche que con la aerodinámica en su posición más radical se rebajan los tiempos en el Nordschleife de Nürburgring en dos segundos respecto al mismo coche sin esta opción aerodinámica.

Como buen 911 Turbo, las prestaciones no están reñidas con el confort... es un auténtico GT

Estéticamente hablando, los pasos de rueda traseros son 28 milímetros más anchos en cada lado que los del 911 Carrera 4, con una sección recta entre el pilar C y el borde de la aleta, denotando mayor muscularidad que nunca.

Llantas forjadas de 20 pulgadas monotuerca, los enormes frenos carbonocerámicos, las luces delanteras "full-LED", y otros pequeños detalles sirven para intimidar más si cabe a aquellos que se crucen con esta bestia velocística.

Como buen 911 Turbo, su esencia es más GT que "coche de carreras puro y duro", y en ese sentido, la firma alemana ofrece al 911 con todo tipo de ayudas electrónicas de conducción, con asistente de cambio de carril, radar de aparcamiento, luces largas automatizadas y un larguísimo etcétera. El sonido está cuidado por Bose, y el ambiente interior es de cuero de alta calidad con acabados específicos.

¿Los precios? 186.093€ para el Turbo "normal", y 223.967€ para el Turbo S, que además de ser más potente, lleva de serie muchos componentes que son opcionales para el Turbo normal, lo que lo hace mejor compra en precio-producto. No, no es barato, pero estás ante uno de los mejores "coches para todo", sino el mejor.



Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres
Gran Turismo challenge

Autoblog Español

Las más comentadas (últimos siete días)

Comentarios recientes