Skip to Content

Categorías: MINI, Utilitarios Segmento B, Deportivos

Prueba: MINI JCW GP



Durante el pasado mes de noviembre tuvimos la breve oportunidad de ponernos, durante un único día, a los mandos del JCW GP de MINI. La experiencia nos dejó con muchas ganas de más, y ahora, en Autoblog, hemos tenido la oportunidad de tener durante una semana a esta pequeña bomba britano-germana en nuestro garaje.

Ya sabes aquello de que "abril aguas mil", y este año se cumplía a rajatabla la cosa en Detroit, donde tuvimos la oportunidad de tener el coche en nuestro poder, lloviendo todos y cada uno de los días de la semana.





Y claro, entre las Kumho pensadas específicamente para asfalto seco y el enfoque radical del coche, resulta complicado sacarle todo el partido al GP cuando las cosas están tan húmedas.

Vivir con él en el día a día es tan agradable o complicado como con cualquier otro MINI Cooper S de la gama, con la gran excepción de la falta de plazas de atrás... A cambio tenemos un maletero tan grande casi como en cualquier furgoneta.



Arrancando por la explicación técnica te diremos que el coche va 20 milímetros más bajo que cualquier otro MINI, e integra suspensión regulable con amortiguadores de cuerpo roscado, donde se "abrazan" los muelles. Las llantas son de 17 pulgadas, calzadas con neumáticos específicos, tal y como te hemos contado antes, pero sin ser "run-flat", una diferencia muy importante en la experiencia de conducción.

Un enorme difusor y un gran alerón completan la vista trasera, y junto con las dos enormes y centradas colas de escape, nos dice claramente de qué va todo esto. Opcionalmente, el cliente puede solicitar que el número de serie de esta edición limitada figure en el techo, vinilado. De hecho, aquellos compradores que ya tengan un GP de la primera generación pueden solicitar el mismo número para su nuevo coche.




Además de los toques aerodinámicos, otra faceta importante de la mejora del vehículo ha sido la reducción masiva del peso, que cae 60 kilos, en parte gracias a la pérdida de elementos del habitáculo. Pero, mala pata, la barra roja entre las "torretas" posteriores no sirve como elemento de refuerzo del monocasco. Está ahí, según la marca, para anclar equipaje... ¿Nuestro punto de vista? Está ahí para dar el pego... pero en pura base ingenieril: si no sirve para nada, ¿para qué lo colocas?

Los asientos Recaro vienen de serie, y el habitáculo apenas cambia en diseño, aunque hay algunos colores y toques de vinilo para recordarnos que no estamos ante un JCW "normal".



El corazón del JCW GP es el mismo 1,6 de cuatro cilindros, turbo e inyección directa de cualquier otro Cooper S. Aquí entrega 218 caballos y 280 Nm de par máximo. Gracias a ello, el 0 a 100 cae en 6,3 segundos, y el 80-120 en cuarta en 4,8 segundos. Lo más impresionante no son las cifras, sino cómo se siente el motor. Y es que está mucho más lleno en toda la gama de revoluciones.

¿Y cómo se mueve? Pues si el asfalto es liso cual mesa de billar, el coche es, simplemente, el mejor MINI que hayamos probado hasta la fecha. Es capaz de meter todo el par en el asfalto, sin casi pérdidas de tracción, está lleno, la dirección es precisa, y aunque tiene algo de reacciones parásitas al par, informa con precisión del agarre disponible, y la transmisión Gegtrag de seis velocidades nos gusta, a la hora de enclavar marchas.



La suspensión está endurecida, tanto en muelles como en amortiguadores y estabilizadoras. Esto favorece aprovechar el extra de agarre de las Kumho, que además trabajan con más caída en el tren delantero.

Los amortiguadores controlan además el extra de dureza con perfecta armonía, evitando rebotes feos, mientras los frenos, con pinzas rígidas y seis pistones delante, tienen capacidad más que de sobra para mostrar mordiente, tacto, progresividad y resistencia al calentamiento.



Pero cuando las cosas no son tan perfectas, y te enfrentas a carreteras bacheadas y lluvia, las cosas cambian. La suspensión tiene un trabajo duro para no rebotar, y ya no sólo compromete la comodidad, sino que es incapaz de mantener las ruedas pegadas al asfalto cuando este se riza, lo que coarta la capacidad de pasar todo el par disponible al asfalto.



Así que, con 2.000 unidades en forma de edición limitada, decidirse por un carísimo (41.700€) MINI JCW GP es algo que tiene más miga de lo que parece. Primero has de valorar si pretendes usarlo día a día para todas tus actividades. Si es así, tendrás que considerar seriamente qué prioridad tiene para ti el confort y cómo están las carreteras por las que vas a circular, pues si están rotas o bacheadas, sufrirás. Mucho.

Para enlazar curvas es una máquina efectiva y divertida en circuito, o en carreteras perfectas. Pero si te gusta disfrutar de tramos de rally en carreteras de tercer orden, donde la última vez que se asfaltó fue en 1975... entonces encontrarás problemas con la configuración de serie de la suspensión. Claro que siendo regulable, tal vez deberíamos pasar un mes con el coche, y tratar de buscarle el punto de suavidad necesario para que las cuatro ruedas se mantengan en contacto con el asfalto.

Con todo, no deja de ser un capricho carísimo para lo que es. Nos gusta, pero nos parece un poco "locura" hacerse con uno de estos...

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres

Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1enrique-garcía16024
2guillermo-alfonsin10228
3daniel-murias920
4antonio-r-vaquerizo527
5valent-fradera279
6nacho-villarin152
7javier-costas959
8elas-juarez20