Skip to Content

Categorías: Lexus, Sedanes, berlinas, segmento D

Contacto: Lexus IS350 F-Sport


Pincha la imagen para ir a la galería

[Prueba original por Seyth Miersma, adaptación por Guille G. Alfonsín]

Cuando se presentó la generación anterior del Lexus IS allá por 2006, a Lexus no se le ocurrió llevarnos a un circuito, y mucho menos nos cedió gentilmente un BMW 335i para que lo comparáramos cuerpo a cuerpo con él en una pista.

Pero en los últimos siete años las cosas han cambiando mucho, y el nuevo IS de Lexus, con acabado F-Sport, es una apuesta mucho más directa por intentar comer terreno a BMW, el fabricante de sedanes "compactos" deportivos más reconocido del planeta.

De hecho, sedán deportivo y BMW son sinónimos en cualquier encuesta de clientes potenciales que se haga a lo largo y ancho del globo. Lexus quiere comer un pedazo de esa tarta, y está tan segura de su nuevo IS que hizo exactamente esto que te hemos contado: juntar su IS300 con un BMW 335i en un circuito para que lo pudiéramos probar.




Las claves, según Lexus, del nuevo IS están en un chasis mucho más rígido, en una dirección más comunicativa, y en una nueva caja de cambios de ocho velocidades. Para saber dónde estábamos, durante cuatro vueltas en el circuito nos intercambiamos el viejo IS con el nuevo modelo, y como era lógico esperar, el nuevo modelo resultó claro vencedor, tanto por comportamiento como por tacto deportivo, informándonos de dónde estaba el límite de adherencia de los neumáticos de una manera más nítida.

Dejando trabajar al cambio automático por él mismo también encontramos que la caja de cambios de ocho velocidades se ajusta mucho mejor a nuestras intenciones, haciendo uso de un sensor de fuerzas G para determinar cuándo conviene reducir marcha o aguantarla en función de cómo de fuerte tengamos al coche apoyado. De esta manera, cuando estamos en un largo apoyo en esa fase de "espera" antes de dar gas, la caja no se dedica a meter marchas largas.

Las levas tras el volante te permiten operar la caja de manera manual, pero sigue sin ser tan rápida como una caja de doble embrague, y sigue teniendo ciertas ideas propias. Pero, ¿realmente el nuevo IS ha mejorado como para plantarse ante un BMW 335i como alternativa dinámica?



En el cara a cara con el BMW 335i, el IS350 F-Sport no resulta ni tan rápido, ni tan efectivo, ni tan bueno en los cambios de apoyo o en el tacto de dirección

Tras unas cuantas vueltas a los mandos del BMW y al volvernos a montar en el Lexus IS quedan claras varias cosas. La primera es que el Lexus se siente "más compacto y pequeño", parece que le cuesta menos cambiar de dirección. Pero para todo lo demás, el BMW es mejor. Para empezar, cambia de apoyo de manera más fluida. Tiene una mejor compostura en los apoyos y puede pasar las curvas más rápido, al tiempo que el motor del 335i (un tres litros gasolina sobrealimentado de seis cilindros en línea) tiene bastante más pegada que motor nipón. Es como si el BMW fuera más "maduro" y el Lexus tratara de jugar la carta de ser algo más juguetón, aunque a la postre, si tuvieramos que echar una carrera, sería el BMW nuestra lógica elección.

Lexus también puso a nuestra disposición un Clase C de Mercedes-Benz. Claro que Daimler lo relevará el año que viene, y el balance de fuerzas cambiará algo. El actual sedán compacto de Mercedes no es rival en placer de conducción en circuito ni para el Lexus ni para el BMW, siendo su territorio predilecto la conducción "bien plantada" por carretera.

Pero claro, las cosas como son, ¿compra la gente su sedán pensando en meterlo en circuito o disfrutarlo allí? La realidad es que el comprador se deja llevar más por el eslogan de la campaña promocional ("deportivo"), por la estética y por la sensación al sentarse en el habitáculo en el concesionario...



Lo que Lexus ha conseguido, y eso está claro, con el nuevo Lexus IS es crear un diseño que ya no es, para nada, conformista. Su frontal característico genera sensaciones y opiniones: o te gusta, o lo odias. Y ese tipo de polarización es lo que quiere Lexus para ganar clientes.



Pero si bien el primer impacto llama la atención, la realidad es que a nada que pasas un rato con el coche, el IS va dejando de ser tan rompedor, y acaba entrándote por el ojo. Porque lo que en fotos salta tanto a la vista (la calandra y los grupos ópticos) en directo no te llaman tanto la atención si no vas a buscarlos.

El interior es mucho menos radical o polarizante, pero es mucho más "interesante" que la generación que hasta ahora teníamos en venta, con un diseño mucho más horizontal. Con el acabado F-Sport el cuadro de relojes es más interesante, con una esfera inspirada en el LFA, con fondo digital e informaciones variables.

Con todo, la impresión es de calidad y distinción, mucha más que antes.




Si nos olvidamos del circuito y salimos a enlazar curvas a velocidades legales por carretera abierta, nos encontramos con un coche con una pisada confortable, buena visibilidad, que se traga sin sobresaltos baches inesperados en apoyo, y que nos rodea con un equipo de sonido Mark Levinson de primera calidad.



Vale, en un circuito ha mejorado mucho, hasta ser "el segundo mejor" en esos menesteres de diversión al volante, pero es en carretera abierta donde sigue destacando por saber combinar su nuevo carácter con el confort de marcha de siempre

Y tal vez sea esa la clave del IS para muchos clientes. Es un coche que se deja conducir en el día a día con total facilidad y confort. Puede que no sea tan satisfactorio como el BMW enlazando curvas a buen ritmo, pero para la mayor parte de los clientes resultará más que adecuado.

Le suma a los valores tradicionales percibidos de Lexus (calidad, fiabilidad, confort), un carácter que necesitaba desde hace tiempo para crear un coche con su propia personalidad. No, no es rival directo a un buen BMW 335i si buscas la máxima cantidad de adrenalina en tu cuerpo en el puerto de montaña, pero a cambio te ofrece algo más de compromiso a favor de conducir relajadamente.

Cuestión de gustos, pues. Aunque nos da en la nariz que los compradores elegirán por la estética, por el gusto de la mujer de la pareja, y por otros intangibles.

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres
Gran Turismo challenge

Autoblog Español

Las más comentadas (últimos siete días)