Skip to Content

Categorías: Ford, Utilitarios Segmento B

Contacto: Ford Fiesta ST


Pincha la imagen para ver la galería

En cuestión de un mes o un mes y medio tendremos la oportunidad de sentarnos tras el volante del nuevo Fiesta ST, para ver de qué va en realidad el nuevo utilitario deportivo del óvalo azul. Pero hasta entonces te traemos el primer contacto de nuestro compañero de Autoblog Steven J. Ewing, que tuvo la oportunidad de probar el coche hace una semana. Vamos con su contacto:

Cuando mandamos a Chris Paukert al sur de Francia a la zona sur de Francia para probar por los Alpes algunos en la redacción nos quedamos muertos de envidia, más cuando nos contó su experiencia por las enrevesadas carreteras francesas. Para aquella experiencia se aprovechó del Focus ST, que después nosotros pudimos probar por Detroit.

Pero ahora hemos tenido la oportunidad de volver a Francia, en esta ocasión para probar el Fiesta ST. Y ¿sabes qué? Creo que en mi caso personal, he tenido suerte, pues el Fiesta ST tiene toda la pinta de ser mucha mejor opción, por diversión, para disfrutar de los Alpes que el mucho más grande (y también más rápido y potente) Focus ST.





Puede que no tenga 200 caballos como sus rivales de segmento, pero sus cifras contra el crono y su par máximo lo ponen al mismo nivel

Visualmente el Fiesta ST nos gusta. Aunque en foto la "boca de pez" puede no convencerte del todo, en vivo es un coche "machote", y aunque no tiene pasos de rueda exagerados, se nota "lleno de testosterona" por dentro. Por cierto, aunque lo parezca... no es rojo. Ford fice que esto es un naranja "fundida". Ok, nos lo creemos.

El coche queda 15 milímetros más bajo respecto al suelo que un Fiesta ST normal, con llantas de 17 pulgadas calzadas con Bridgestone Poneza 205/40 R17 y un diseño atractivo, faros con xenón y LED de conducción diurna. La trasera tiene un curioso "difusor" (comillas, por favor), con un toque del color de la carrocería integrado en la parte inferior. Hay dos colas de escape en un lateral "bien gordas".

¿Una opinión sobre la estética? Nos gusta más que el Focus ST, no resulta tan "tecno" o arriesgado, y pasa más desapercibido. No es el utilitario deportivo que más cabezas girará, pero siempre nos ha gustado el Fiesta actual.



El corazón del Fiesta ST es el motor EcoBoost en especificación de 1,6 litros, sobrealimentado por turbo, con inyección directa, que ofrece 182 caballos a 5.700 vueltas y 290 Nm de par disponible con función de "overboost". Gracias a esto, el 0 a 100 cae en 6,9 segundos, camino de una punta de 220 por hora. El consumo medio homologado se queda en 5,9 litros cada 100 kilómetros.

El motor se muestra muy lleno, y desde 1.500 vueltas tienes un montón de par empujándote hacia adelante. Aunque la potencia máxima está a 5.700 vueltas, el motor se estira con ganas hasta 6.750 rpm. Con tanto par como tiene para el peso del coche (1.163 kilos) tienes siempre dos marchas por lo menos adecuadas para lanzar el coche hacia adelante en las salidas de las curvas sin necesidad de reducir. No es un motor de esos de buscarle las cosquillas arriba, como era el del Clio RS tristemente desaparecido (el de ahora con el turbo es más similar a este Fiesta ST), lo que te quita algo de "involucración" en la conducción al ataque, pero aunque no tengas esa sensación de motor "de carreras" por esa necesidad de buscar la zona de potencia, no creo que nadie se vaya a quejar de un motor que empuja de semejante manera en toda circunstancia.



Cunado toca cambiar de marcha, la palanca tiene recorridos mecánicos y bien marcados, con un buen anclaje de cada velocidad. A pesar de tener par "a saco" y necesitar de un embrague preparado para las circunstancias, no resulta esto en un pedal duro o difícil de administrar. La mayor pega que podemos poner a los pedales viene del acelerador, porque no es del todo lineal, y con poco movimiento ya tenemos a todos los newton-metro atacando las ruedas delanteras.



El chasis permite ajustar la trasera en pleno apoyo, y la dirección resulta sorprendentemente comunicativa

Pero, ¿cómo va en el curva a curva? Pues impecablemente bien. Si algo saben hacer en Ford es poner a punto bastidores para sacar lo mejor de ellos. Así nos encontramos con una perfecta elección entre estabilizadoras y muelles, con las que no hay lugar para una carrocería que incline. El subviraje es la tendencia al límite cuando te pasas con las ganas en la entrada de las curvas. Dando gas el diferfencial autoblocante emulado mediante los frenos y los sensores del control de estabilidad se encarga de repartir el par dentro de su capacidad.

Si apoyas bien a la entrada de las curvas y juegas con el acelerador puedes incluso levantar la patita, la rueda trasera interior a la curva, al tiempo que te permite ajustar la guiñada del coche. Los frenos son potentes y dosificables, y el tacto de la dirección es de lo mejor que hay en el segmento, informando aunque dejando pasar también algún retroceso de las pérdidas del par en el tren delantero.

Además, la cremallera de dirección es mucho más directa, y el coche responde a la mínima insinuación. Relamente está a la altura de la agilidad de un MINI Cooper S JCW, pero con más recorrido de suspensión disponible y más capacidad de tragarse baches en medio de la trazada.



Hablando de sonidos, el Fiesta ST está lleno de matices, gracias al sistema especial Ford Sound Symposer. Quede claro que no somos nada amigos de las triquiñuelas para hacer sonar mejor a los motores (el Abarth 500 con el escape Monza es una buena muestra de cómo tiene que sonar un pequeñajo deportivo), pero teniendo en cuenta que las normas de homologación son las que son, al menos nos alegramos de que el tubo de resonancia de admisión instalado tras el salpicadero del Fiesta ST de algo de "chispa" al Ford.

Y hablando ya del habitáculo, lo mejor son, sin duda alguna, los excelentes Recaro que sujetan nuestro cuerpo a la perfección. El salpicadero no se diferencia demasiado del Fiesta "reestilizado" recientemente, pero es agradable de ver, bien ajustado (aunque los materiales no son para tirar cohetes) y resulta intuitivo, aunque tiene muchos, muchos botones por doquier. El volante y el pomo de cambios al menos sí que son propios del ST, y dan dos buenos, muy buenos, puntos de contacto con el coche.



¿Una conclusión? Con un precio de tarifa de 21.700€ es difícil encontrar ningún otro utilitario deportivo que le pueda hacer sombra en relación precio-prestaciones. Y es que puede que no tenga los 200 caballos del Clio, pero el par (290 Nm) y las cifras de aceleración y recuperación no tienen nada que envidiar a sus rivales más caros.

La puesta a punto del chasis nos ha gustado mucho, siendo ajustable, enfocada, sin pecar de extrema o incómoda, y el tacto de la dirección también es un buen ejemplo de un buen trabajo. Pero ¿cómo será un cara a cara con sus rivales directos? En unos pocos meses saldremos de dudas... De momento le damos un notable alto.

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres

Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1enrique-garcía16024
2guillermo-alfonsin10228
3daniel-murias890
4antonio-r-vaquerizo527
5valent-fradera279
6nacho-villarin142
7javier-costas959
8elas-juarez20