Skip to Content

Categorías: Industria

El gobierno alemán acelera la venta del complejo de Nürburgring



La noticia saltaba a la palestra el pasado jueves. Si haces memoria, recordarás que los anteriores gestores y explotadores del complejo de Nürburgring (circuito de Gran Premio, Nordschleife, palacio de congresos y parque temático), fueron expulsados por su mala gestión y por apropiación indebida de dinero público (algo que todavía tiene que juzgarse).

El gobierno de la región alemana se quedó con el control del mítico trazado, y en aquel momento se habló de una "venta sin prisas", ya que no había una necesidad "instantánea" de devolver los más de 400 millones de euros que ha recibido en concepto de ayudas públicas el trazado.

Todo el problema (que puedes leer a fondo aquí) arrancó por la concesión a una empresa privada de un proyecto para convertir Nürburgring en un polo turístico que atrajera visitantes todo el año. Casi sin poner un duro, la empresa que se quedó la asignación recibió ayudas de muchos millones de euros para sacar adelante ideas como el enorme hotel, el palacio de congresos, la galería comercial, la montaña rusa... Y todo esto ha sido un auténtico desastre comercial.

Las partes comercialmente viables (el negocio de las vueltas turista, y las carreras de resistencia), no son suficientes, ni de lejos, para cubrir esa deuda.

Tras descubrir que gran parte del dinero público puesto sobre la mesa por el gobierno alemán había acabado enriqueciendo a los empresarios, en lugar de destinarse a inversiones en el circuito, se les quitó la concesión.

Pero ahora al gobierno local de Renania Platinado le han entrado las prisas. Se quieren quitar "el marrón de encima", y quieren vender ya, tal y como anunciaron esta misma semana.

Se dice que las ofertas actuales para quedarse con las instalaciones rondan los 130 millones de euros, lo que es "calderilla" para lo que es todo el complejo.

Las organizaciones locales, el ADAC (el Club del Automóvil Alemán), los instigadores de Save The Ring, y el mundillo del motor en general están (estamos) tremendamente temerosos de lo que pueda ocurrir.

Vender la totalidad del circuito a un ente completamente privado hará que el nuevo dueño tenga libertad de tomar las decisiones que le resulten más rentables en el corto plazo, y eso podría incluir la cancelación de las "vueltas turista". Y es que ahora mismo el Nordschleife es una carretera de peaje más de Alemania. Es muy dudoso que tras una venta completa de las instalaciones pueda mantener este estatus bajo manos privadas. Y si no mantiene las condiciones de "carretera", entonces el nuevo propietario debería asumir costes de mantenimiento, costes de seguridad y problemas legales tan grandes que podrían acabar con uno de los placeres más grandes de todo el mundo del automovilismo: dar vueltas en el circuito con coches de calle.

Save the Ring y otras iniciativas proponen otras fórmulas como solución a la problemática, desde vender sólo parte del circuito, para mantener cierto control, hasta mantenerlo 100% público.

Además, si un comprador adquiere las instalaciones, también podría recuperar la idea de los gestores anteriores de tratar de potenciar exclusivamente sus negocios de cursillos de conducción, hostelería y demás, lo que destrozaría la libre competencia de la zona (algo que a muchos sonará porque ocurre en algún que otro circuito español meridianamente público, donde unos pocos controlan todo el calendario según sus intereses, amigos y voluntades).

Meter al ADAC como socio co-propietario de las instalaciones nos parecería una gran idea. Pero en todo caso, por las cantidades económicas que se están hablando, que ni tan siquiera llegan a 200 millones de euros, nos preguntamos cómo ninguna marca se mete a tratar de adquirirlo. Y es que para BMW o para VAG sería "calderilla" hacerse con la pista.

Nosotros lo único que deseamos es que "todo se pueda quedar como está". A fin de cuentas, desde el punto de vista del aficionado, el circuito es como una especie de polideportivo municipal "a lo bestia". Nadie espera que los colegios o los polideportivos públicos generen beneficios, y se bastan con que no quemen dinero. Si el Nürburgring acaba bajo manos privadas, ese concepto de operativa sin buscar la rentabilidad inmediata a corto plazo se perdería, y empezaríamos a ver cambios importantes en el modelo de gestión.

¿Nos quedaremos sin "vueltas turista"? Para mi, para Autoblog, y estoy seguro que para todos los que nos gusta el mundo de las cuatro ruedas, sería una de las peores pesadillas de la historia.

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres
Gran Turismo challenge

Autoblog Español

Las más comentadas (últimos siete días)