Skip to Content

Categorías: Mercedes-Benz, Pruebas, Cupés, Deportivos

Contacto: Mercedes-Benz SLS AMG Black Series


Pincha la imagen para ver la galería

[Prueba por Jonathon Ramsey para AOL Autoblog, adaptada al castellano por Guille G. Alfonsín]

Este que ves aquí es el quinto modelo de las Black Series de AMG para Mercedes Benz desde que el programa de variantes extremas arrancara en 2006. Hemos visto desde entonces versiones "pata negra" del SLK, del CLK, del SL65 y del C63, Pero el mejor de todos es, sin duda, este bestial SLS AMG.

Menos peso, mejoras aerodinámicas, más potencia... Todo lo que esperas de un "pata negra" está presente en este aparato balístico que hoy te traemos para contarte cómo va.

"Prestaciones extremas para la carretera" y "conducción de coche de carreras para la calle" son los dos titulares sobre los que AMG ha trabajado durante el desarrollo de esta variante extrema de su ya de por sí atractivo cupé. Ningún otro modelo actual de la casa, de hecho, tiene una variante de carreras de la que tomar ideas o inspiración. Y es que el SLS AMG GT3 es el espejo en el que se mira este alas de gaviota para tomar ideas.




Ola Källenius, jefe de AMG, dice de su nueva creación que "se trata de un perfecto estudio al 100% de transferencia tecnológica desde nuestras actividades deportivas con el GT3 hasta un coche de calle, tanto a nivel de concepto como a nivel tecnológico".

El problema es que, tal y como nos contaron en la presentación en Paul Ricard, la transferencia tecnológica tuvo más del coche de calle al de carreras que viceversa. ¿Qué quiere decir esto? Que el GT3 de carreras tiene mucho en común con el SLS AMG de calle, por lo que este Black Series realmente tiene pocos puntos que mejorar respecto a una base ya de por sí muy buena.

Pero hay detalles interesantes, sí, aunque también hay cosas curiosas, como el hecho de que el árbol de transmisión se tome del modelo de calle (en fibra de carbono) en lugar del de el GT3, o que tanto el de carreras como el SLS "normal" compartan el sistema de aire acondicionado.



El objetivo final del Black Series era crear un coche rápido y efectivo en circuito. Y para marcar un objetivo claro, los ingenieros de AMG tomaron el Hockenheimring como referencia. La idea era reducir el tiempo por vuelta del SLS AMG GT "normal" en 2,5 segundos sobre un tiempo de 1:11, lo que es una diferencia grande (casi un 5% más rápido por vuelta). Y lo han conseguido, con 1:08, lo que le coloca en tiempos del 911 GT2 RS o el MP4-12C en esa misma pista, según la revista alemana Sport Auto.

El corazón del SLS AMG Black Series es un V8 6,2 litros, con un corte situado a las 8.000 vueltas, 7.200 en el modelo "convencional", lo que le permite ofrecer 39 caballos extra y colocarse con 622 a 7.400 rpm. El par baja ligerísimamente, pero se mantiene a las mismas 5.500 rpm. El motor se coloca además sobre un subchasis con silentblocks de gas para estabilizarlo respecto al monocasco, una solución también empleada con la caja de cambios.



Todos los órganos anexos al motor también se han actualizado, con una electrónica que acelera los cambios de marcha, y cuya unidad central se encuentra más baja para reducir la altura del centro de gravedad. Admisión y otros componentes también son distintos.

La suspensión tiene nuevos anclaje para los tirantes y también nuevas manguetas, nuevas geometrías y unos bujes de nueva factura. Los muelles tienen un tarado específico, y las vías se han ensanchado tanto delante como detrás. La amortiguación pilotada cuenta con nueva lógica de funcionamiento y dos modos deportivos, uno llamado Sport para circuitos más bacheados y con cambios de nivel (¿alguien ha dicho Nürburgring?) y otra para asfaltos impolutos.

El adelgazamiento del Black Series ronda los 50 kilogramos comparado con el GT. Sólo el sistema de escape en titanio ya logra restar 15 kilos prácticamente. Los frenos carbonocerámicos y las llantas forjadas son otras buenas sumas en la batalla contra el peso, sobre todo contra la masa no suspendida. Dice AMG que se podría haber aligerado más, pero dejaría de ser un coche "para usar todos los días". ¿Usar todo los días? Qué afortunados son algunos...



A pesar del adelgazamiento intensivo, el SLS AMG Black Series sigue pensando 100 kilos más que un 911 GT3 "de calle" del tipo 997. Todo el trabajo aerodinámico en fibra de carbono que rodea el coche es capaz de incrementar en 60 kilos la carga aerodinámica que se genera a favor de las ruedas a 200 por hora. A costa de esa carga extra se pierden casi 2 km/h de velocidad punta, pero dudamos que nadie se preocupe.

Bernd Schneider, la leyenda del DTM, nos hizo de cicerone en Paul Ricard, demostrándonos a la primera de cambio las capacidades reales del Black Series. Pero lo apasionante era poder conducir nosotros. ¿Y cómo va? Pues lo primero que nos llamó la atención fue la ligereza de su dirección asistida y su fino aro recubierto en alcántara.



Gas a fondo y nos inunda el sonido del escape de titanio de manera apasionante. Frenar a la entrada de las curvas es coser y cantar, y el coche se nota completamente distinto al SLS AMG que ya conocíamos. El paso por curva está más "cuadrado", con apoyos más sólidos, gracias a la suspensión retocada y a la ganancia de ancho de vía, combinada con el centro de gravedad más bajo. El diferencial autoblocante con gestión electrónica es, además, capaz de gestionar tanto retención como aceleración, con lo que girar las curvas es una simple formalidad. El ESP, en modo S+ te deja, además, jugar con la trasera sin miedo a que te hagas un trompo completo.

Otro aspecto a destacar respecto al SLS AMG GT es el aplomo aerodinámico. Donde el modelo "normal" se nota "en ascensión" a medida que pasas de los 200 por hora, el Black Series siempre se nota aplomado y estable.



El modo más firme de la suspensión deja notar cada piedrecilla del asfalto, pero eso mejora las sensaciones sobre el contacto con la carretera, y nos sentimos más pegados y en comunicación con ella. Pero si te metes en carretera abierta este modo es totalmente inapropiado.

Con todo, tras un rato al volante en circuito, nos bajamos del coche con una sonrisa de oreja a oreja. El coche es claramente más capaz que la variante normal. ¿Lo más impresionante? Los clientes que se animen a comprar uno no tendrán que renunciar al climatizador o al equipo de sonido de 1.000 vatios del SLS AMG GT "normal". Vamos, que busca ofrecer confort de GT pero con una doble personalidad de coche de track day. Si nos sobrara el dinero sería el GT perfecto para nosotros...

Reader Comments (Page 1 of 1)

Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1Enrique Garca17517
2Daniel Murias1202
3Guillermo Alfonsin4832
4Valent Fradera260
5Antonio R. Vaquerizo150
6Nacho Villarin130