Skip to Content

Categorías: Kia, Utilitarios Segmento B, Deportivos

El Provo pro... mete - Ginebra 2013



Vamos cerrando ya con los últimos artículos del Salón de Ginebra. Pero no podíamos dejar de hablar del Provo antes de cerrar esta fiesta. Hace unos días te trajo Kike las fotos en directo desde el Salón, pero queríamos darte una visión más personal tras toquitearlo y verlo en primera persona.

Reza la nota de prensa de la marca, en boca de los diseñadores, que la inspiración conceptual del vehículo es "el Abarth 500 y el Alfa Romeo GT Junior". Por GT Junior entendemos el Junior Zagato de 1969, un precioso cupé de tracción trasera muy compacto y "supuestamente" relativamente económico para la época, que nos sigue gustando medio siglo después. Del Abarth entendemos que toman la idea de "coche personalizable, cool, pequeño, atrevido y pasional".




La primera impresión al ver el coche en vivo en el Salón fue muy positiva. Quién ha visto y quién ve a Kia en los últimos años... El Provo luce bonito, proporcionado y compacto, muy muy compacto. Le sobra la barra cromada bajo las puertas laterales, que brilla demasiado en persona, y que distrae la visión "de donde toca".

La idea de un capó alargado y plano, un frontal "cuadrado" en relación al mismo, y una cabina retrasada logra unas proporciones deportivas y atemporales que gustan. ¿El problema? Este coche da la sensación estética de ser un tracción trasera, y no, no lo es.

Se propone con un motor transversal 1,6 de 204 caballos impulsando las ruedas delanteras, y un pequeño motor eléctrico para el eje trasero para mover el coche con menos combustible y lograr tracción total "temporal".



Por dentro lo de los asientos "flotantes" unidos es una licencia de concepto total. El interior resulta muy minimalista, y algo Audi (no preguntes exactamente por qué), pero nos gusta. Nos gusta de hecho mucho más que la proliferación "botonística" de los Cee'd actuales.



Los faros son imposibles para la producción, y al frontal le faltan unos paragolpes con tomas de aire suficientes para dejar al radiador respirar. Pero más allá de toda estas licencias estéticas, ¿tiene sentido este coche en la gama actual de Kia?

Para nosotros sí. Puede que el Soul no haya funcionado como coche de nicho, chic y extraño, pero el mercado europeo aceptaría seguramente de mejor grado un "deportivo-urbano" como este, planteado con un precio similar al de los Abarth 500 o MINI Cooper, ofreciendo opciones de personalización y un buen chasis para secundarlo.

Los coreanos ya saben hacer coches así. Su único problema es la imagen comercial de la marca, que sigue demasiado ligada a productos de bajo coste. Pero si apuestan y son consistentes y constantes con cosas como el Provo en sus concesionarios, en 10 años seguro que la culturilla popular sobre Kia y su enfoque habrá cambiado radicalmente.

Vamos, que a nosotros no nos importaría comprar uno de estos, con 204 caballos gasolina y un precio sobre los 20.000€. El problema de Kia es que nos está acostumbrando a mostrar cosas interesantes (Kia GT) y luego no llevarlas a producción...

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres

Autoblog Español

Las más comentadas (últimos siete días)