Skip to Content

Categorías: Salón del Automóvil de Ginebra, Cupés, Deportivos, McLaren

Una visión más personal del McLaren P1 y su presentación - Ginebra 2013



Ayer te contaba la presentación de LaFerrari, y te lo marcaba como el claro ganador de Ginebra 2013. Claro ganador primero porque la organización le dio el privilegio de ser el único coche cuya presentación no coincidía con la de ningún otro. Claro ganador por poder de convocatoria, durante la presentación misma, y después, con codazos de todos los colores para poder acercarse a "la máquina". Claro ganador por la cantidad de clientes VIP que estaban montándose en el coche y descubriéndolo. Claro ganador porque tiene casi un 50% más de pedidos que la producción total que se va a hacer del coche.

Pero todo esto ¿desmerece al McLaren P1? ¿Cómo fue la puesta en escena de McLaren? La verdad es que hay que analizar todo con calma, antes de analizar los coches en sí mismos, algo que vamos a hacer a lo largo de las próximas horas, antes de meternos en las inevitables comparaciones directas.


La presentación, que tienes en vídeo más abajo, fue dominada por un Ron Dennis que no tiene la soltura de Montezemolo para estos grandes eventos. Luca tiene un inglés de Mozambique, no demasiado mejor que el mío propio en "dicción o entonación". Dennis es británico hasta la médula, pero aunque tenga eso a su favor, su voz siempre suena titubeante, preso de la presión y la tensión de estar ante tanta gente que quiere escuchar sus palabras.

Y créeme, cuando haces una presentación de un coche, o de un bolígrafo Bic, tienes que sonar no sólo convencido, sino cautivar a la gente, vender la pasión, saber transmitirla... Porque puede que tengas el mejor coche del planeta, que si no sabes "sacarle jugo" a su evento de lanzamiento, lo llevarás claro.



McLaren y el propio Dennis, sabedores de que Ron no es un hombre para conducir el evento, reclutaron a una presentadora de Fórmula 1 de la BBC, para que Dennis hablara con ella, y no con el público que allí nos agolpábamos. Y ese es otro error de comunicación, bajo mi punto de vista, pues Dennis le contaba el coche a ella, de una manera además demasiado técnica. Las cifras ya la conocíamos, nos faltaba escuchar los "grandes titulares", los "grandes motivos" por lo que este coche es el mejor de los coches jamás fabricados en Woking.

Tal vez la sombra del F1 sea todavía demasiado alargada, y tal vez, o más bien a buen seguro, McLaren echa en falta lo que tuvo entonces. Gordon Murray era (y es) un hombre cabezón, un hombre con carácter. Y el F1 fue el resultado de su determinación más pura por crear "el mejor coche del mundo". Por ello Gordon no necesitaba hablar de cifras, de velocidad punta o de aceleración. Su coche transmitía lo que ningún otro. Incluso aquella presentación en Montecarlo, donde no había luces para otro coche u otros focos de atención se llevó la palma ante el P1.

El color elegido, el amarillo "extraño" de McLaren no era tampoco tan agradecido como cuando vimos el P1 en el Salón de París hace unos meses.

Pero todo queda, o tiene que quedar, eclipsado por las cifras. Capaz de pasar curvas generando aceleraciones centrípedas de 2 G (casi 20 metros por segundo cuadrado, o lo que es lo mismo, 2,1 veces lo que los mejores compactos deportivos del planeta), y capaz de acelerar de 0 a 300 por hora en 17 segundos, el P1 no va a ser lento.

La suspensión del MP4-12C, optimizada para la ocasión, deberá permitirle además ser algo más cómodo que un coche de este tipo de prestaciones "más convencional". Rápido va a ser, sin duda.



Pero para ganar esta guerra de la década por ser el mejor superdeportivo , hay que ganar cada batalla. La puesta en escena ha sido, en ese sentido, insuficientemente espectacular para lo que nos están presentando. El campo de la estética es un mundo de opinión, pero personalmente, me vas a permitir que te diga que a mi no me da la sensación al verlo de estar ante "el coche definitivo". No sé si le falta algo de riesgo en los grupos ópticos, o tener lineas más "técnicas" que tensionen la carrocería, en lugar de formas muy... ¿consistentes? y nada arriesgadas en cierto modo.

Ahora quedan por delante muchos sitios donde ver enfrentadas a estas dos máquinas. La mayor parte de los medios, Autoblog incluida, tendremos la oportunidad a buen seguro de probar las dos máquinas, tanto el P1 como LaFerrari. Pero no tendremos oportunidad de compararlos a cara de perro.

Sólo algunos privilegiados tal vez tengan esa oportunidad, si es que Ferrari lo autoriza, pues será muy exigente en ese sentido, y a buen seguro tratará de evitarlo por todos los medios, por lo que habrá que conseguir coches de cliente. El problema es que esos medios privilegiados son... británicos. Y no precisamente imparciales. Porque ni Top Gear ni EVO, que son las dos publicaciones que, sobre el papel, más papeletas tienen para comparar cuerpo a cuerpo a estas dos bestias, tienen "fama" de ser "ecuánimes". La primera es un show televisivo, donde cualquier valoración de un coche hay que cogerla con pinzas, pues suele no ser del todo (o a veces nada) correcta. EVO es mucho más imparcial, pero cuando estás valorando dos coches de semejante talla, es difícil no tener en cuenta el factor "pasional y de gusto", y claro, en ese aspecto a los británicos les va a tirar la patria chica. Basta leer pruebas de los Jaguar XKR para entender de qué te hablo.




El problema de sacarle pegas a una joya como esta, que sería "el más de lo más" hace una sola década es que entramos en detalles muy subjetivos. Pero es que uno mira el interior del McLaren F1 (y había un LM en el propio stand) y mira después el del P1, e inevitablemente piensa que el del F1 es mucho, mucho más avanzado, más arriesgado, más innovador.

¿Mi personal conclusión? Puede que sea rápido, puede que incluso sea "el más rápido", pero para conquistar corazones como hizo el F1 deberían haber ido más allá. Deberían haber apostado por algo "más especial" más distinto, más arriesgado... Más como fue en su día el F1. Cuando el F1 se dejó ver fue un salto tan grande hacia adelante que costaba entenderlo, y que aún hoy en día es "el súper-coche definitivo".

Ron, si lees esto, acércate con un cheque de esos que tú manejas a las oficinas de Gordon Murray, pónselo sobre la mesa en blanco, e invítale a volver "a casa". Porque sólo tu gurú podrá dar un heredero al F1, al nivel que se merece (en lo intangible).

Por lo demás... continuará... cuando probemos el aparato.



Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres

Autoblog Español

Las más comentadas (últimos siete días)