Skip to Content

Categorías: Ferrari, Salón del Automóvil de Ginebra, Cupés, Deportivos

LaFerrari, la... protagonista (con encuesta)



11:15 de la mañana del día 5 de marzo. Palexpo, palacio de congresos de la ciudad de Ginebra. Alfa Romeo inicia la presentación de una de las "divas" del Salón, con el 4C haciendo las delicias de los espectadores a través de unos vídeos impactantes y de exquisita factura, mientras los responsables de la marca ven cómo se agolpan decenas de personas alrededor del stand.

No es casualidad. No todos ellos están por allí cerca por el Alfa Romeo. El stand está pegado al resto del Grupo Fiat, incluido el de Ferrari. Tan pronto acaba la presentación de Alfa y arranca la de Jeep, la gran mayoría de los periodistas se salta la presentación europea del Grand Cherokee para dirigirse al stand de Ferrari. Es tarde. Desde hace media hora la gente se agolpa y agrupa ante el stand de la marca de Maranello.

Clientes VIP, responsables de otras marcas, personajes y personalidades trajeadas se codean con los más mundanos (con nosotros de por medio) en una lucha de codazos por hacerse un hueco en la presentación más importante para Ferrari desde el Enzo.




Volkswagen ha intentado torpedear sutilmente ese foco de atención. Los alemanes, que siempre disparan con conocimiento, y que no suelen retrasarse ni un minuto en sus eventos y presentaciones, han tramado un plan para tratar de robar protagonismo a los italianos. ¿El truco? Comenzar sus conferencias de prensa con un retraso de casi media hora, que se va acumulando y aumentando desde buena mañana con cada presentación.

La idea es que "el fondo norte" siga captando fotos e informadores mientras Ferrari, la única privilegiada que presenta el coche en una conferencia exclusiva para ella (todas las demás coinciden con otras marcas simultaneamente), trata de lograr la atención de la gente.



¿Resultado? Ferrari gana por goleada. La cantidad de gente, la expectación, la cara de sorpresa de todos los allí presentes denota que el nuevo Ferrari es "la diva", el protagonista indiscutible, el coche que todos quieren ver.

Luca Cordero di Montezemolo, el gran jefe de Ferrari, toma el protagonismo delante de un séquito de sus "hombres fuertes" en la casa, que están presentes en el stand. Montezemolo, delante de un vídeo que repasa grandes momentos de la historia de Ferrari, arranca a hablarnos de la nueva creación del la marca.

Los vídeos que tratan de conquistarnos tienen un claro, casi diría yo que un único protagonista. Todavía no es el coche. Es... Fernando Alonso. En el repaso histórico de la marca las victorias pasadas de Gilles Villeneuve toman casi más protagonismo que las de Schumacher, que pasa por el vídeo como una exhalación, como si esa gran época estuviera superada.



Es Alonso el que más tiempo chupa vídeo levantando trofeos, jalonado con alguna presencia fugaz de Felipe Massa. Se acaba entonces esa retrospectiva al pasado más reciente de las victorias en carreras de la marca. El vídeo se reconduce entonces hacia el nuevo Ferrari, todavía camuflado, siendo conducido por Fernando Alonso. El asturiano lo lleva al máximo. Lo cruza. Hace de él lo que quiere, con una cara de concentración que, sabiendo las dotes interpretativas de Fernando, no es para nada simulada. Alonso se baja del coche en el vídeo y explica a los ingenieros los detalles que él siente y lo que modificaría.

El mensaje está claro: la conexión con la Fórmula 1 es total. Fernando es el protagonista unipersonal actual de la marca. Y el coche "necesita ser conducido". De ahí la cara de concentración del bicampeón del mundo de Fórmula 1, que gestiona con manos maestras los más de 900 caballos de potencia.

Se acaban los audiovisuales preliminares. Todos los periodistas, curiosos y fotógrafos estamos ya como locos. Tensos, nerviosos, con ganas de ver "el aparato". El olor a "humanidad" (calor más trajes de lana italiana no suele dar buena transpiración...) no importa para nada. Los codazos tampoco.

Montezemolo descubre primero el nombre... "este nuevo Ferrari se llamará... LaFerrari... porque es... LaFerrari, así de sencillo". Se escuchan carcajadas secas entre el público. Todos nos miramos extrañados. Nadie entiende el nombre a bote-pronto. ¿Demasiado obvio tal vez? Claro que si Volkswagen puede llamar al Golf "el coche" (das auto), Ferrari puede llamar a su mejor deportivo de la historia "LaFerrari", vamos, digo yo. El problema ya no es el nombre ahora, sino cuando toque sustituirlo por la próxima generación...



Da igual, toca descubrir el coche. Los responsables de la marca tiran de la sábana roja que lo recubre, y todos nos quedamos asombrados con las formas "del aparato". Astronómico, como venido del futuro, incluso demasiado macarra.

Primera gran sorpresa... ¿dónde pone Pininfarina? Por ningún lado. El estudio de diseño del coche no tiene nada que ver con el nuevo LaFerrari, que tiene diseño del CentroStyle de la propia casa. Puede que la propuesta de Pininfarina no pasara el corte. Puede que, simplemente, la enorme carga de funciones que imponen formas impidieran que Pininfarina llevara a cabo el diseño. Puede que, incluso, se negaran a firmar un coche tan... ¿orgánico y venido del futuro?

En vivo es mucho mejor que en foto. Las fotos no le hacen nada de justicia. Es un coche bajo y ancho. En proporciones es muy Enzo, pero no resulta tan pesado a la vista. Las curvas orgánicas que lo cubren todo dan una sensación más armoniosa entre todas sus proporciones. Es radical, es único y no te deja indiferente. No es que encante escultóricametne hablando como un Alfa Romeo 33 Stradale. No. No se trata de elegancia en movimiento. Este coche es agresivo, es desafiante.

Su voladizo delantero se ve y se impone apuntado y corto en primera persona, porque las vistas de lateral de las fotos te hace perder esa perspectiva de "morro apuntado". Para nada resulta "grande o aparatoso" como un Lamborghini. Si lo comparamos con el McLaren P1, LaFerrari parece haber salido de un cómic futurista, de otra dimensión. De hecho, si un grupo de "no iniciados" se los encontrara por la calle, se agruparían alrededor del nuevo Ferrari. 100% seguro.

La técnica, sobre el papel, es soberbia. Pero antes de que nos la detallen, Montezemolo da paso al vídeo que ya viste ayer. Pero no es lo mismo verlo en la pantalla de tu ordenador, con tus altavoces de casa, que con el equipo acústico y visual de Ferrari en Ginebra... Te deja... sin palabras. Sin habla. Todos los que estábamos allí quedamos impresionados, emocionados. Todos queríamos tocarlo, conducirlo. El estruendo del V12 es i-ne-na-rra-ble.



La técnica, las especificaciones, ya las conoces. El marcaje Ferrari-McLaren es absoluto. Ambas firmas se han "copiado" las cifras en el 0 a 100, con un "menos de tres segundos", el 0 a 200 en "menos de siete segundos"... La velocidad punta es "superior" a 350 por hora, sin entrar en precisiones... El 0 a 300 se declara en 15 segundos, dos menos que el P1 (Montezemolo le asesta así un golpe a Dennis donde más duele).

En lo que sí gana el Ferrari es en potencia (963 caballos contra 903), y en el éxito comercial.

Cuenta Montezemolo que tiene más de 700 pedidos en firme... La producción de LaFerrari estará limitada a 499 unidades, por lo que Ferrari podrá decidir a quién vende uno de estos aparatos de un millón y a quién no. McLaren, simplemente, no tiene vendida la producción del P1, y eso te lo dice todo.

Volviendo a la técnica, donde nos meteremos en profundidad cuando toque probarlo (dedos cruzados, pero estamos casi seguros que Autoblog podrá ser de los pocos que tome asiento en esta bestia cuando toque), nos quedamos con algunos detalles importantes: aerodinámica activa, con flaps activos en todas los bajos para gestionar el efecto Venturi del difusor, acompañada por el alerón trasero desplegable. Un cuadro digital para hacer las delicias de los más exigentes, una puerta que se abre hasta el suelo, para que entrar y salir sea más sencillo, y todo un batallón de ayudas electrónicas para conseguir que los casi mil caballos de este titán estén al alcance de cualquiera. Y sí, encima es híbrido, con una batería de 60 kilos en el suelo del habitáculo, tras el culo del conductor, que se aposenta en un asiento fijo (volante y pedalier son regulables).



Vimos montarse a un VIP de dos metros de alto en el coche y cabía perfectamente (y su sonrisa en el rostro era ingualable).

¿Moraleja? Cuando dentro de 30 o 40 años chochee con mis nietos, sé que recordaré Ginebra 2013 por este coche, por cómo la gente se pegaba por verlo, por cómo reescribía una vez más los libros de historia. Puede que el P1 sea genial en muchos aspectos. Tal vez pueda hasta resultar más rápido, pero no se ha acercado al poder de convocatoria de Ferrari. Y es eso lo que la hace única.

Ahora te toca opinar a ti. ¿Qué te ha parecido este LaFerrari con morro algo a lo Mansory?
¿Qué te parece LaFerrari?
Sublime, bello, precioso...1130 (73.9%)
No me gusta nada, es macarra140 (9.2%)
No lo tengo claro... tengo que verlo más y valorarlo259 (16.9%)



Reader Comments (Page 1 of 1)

Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1Guillermo Alfonsin14043
2Enrique Garca1137
3Antonio R. Vaquerizo717
4Daniel Murias430
5Valent Fradera263
6Nacho Villarin202