Skip to Content

Categorías: Jeep, Pruebas, Industria, Sedanes, berlinas, segmento D, SUVs y todoterrenos, Compactos segmento C

Presentación: Jeep Wrangler Moab


Haz clic en la imagen para saltar a la galería


Resulta curioso que mientras algunas firmas no hacen más que números, tratando de hacer frente a la crisis de la mejor manera posible pese a la caída en las ventas, otras viven su particular "agosto" alcanzando cifras récord. Jeep, especialista en vehículos todoterreno, ha sido una de esas que tuvieron un año 2012 inolvidable.

Con más de 700.000 unidades entregadas a nuevos clientes, Jeep incrementó sus matriculaciones gracias a la buena marcha en los mercados asiáticos (+94%), Europa (+29%) y, en menor medida, también América Latina (+18%). El modelo preferido fue un año más el Grand Cherokee, con 224.000 unidades aunque muy cerca quedaron los Wrangler, con algo más de 200.000 unidades. El Compass, con 103.000, también tuvo un año interesante.

Si centramos la atención en España, Jeep experimentó un descenso del 6% en comparación con el 2011, pero claro, hay que tener muy presente que la caída total del mercado fue del 13,6% y, si prestamos atención al segmento de los todoterrenos medianos y grandes, esa caída fue mucho mayor (por encima del 28%). Así las cosas, se puede decir que la filial español no tuvo un mal 2012, incrementando las entregas de los Grand Cherokee y Wrangler en aproximadamente un 10%.

Durante la presentación del nuevo Wrangler Moab, los responsables comentaron que para los próximos meses las expectativas serán todavía mejores gracias a la introducción de nuevos modelos y la actualización de otros ya existentes. ¿Quieres saber más? Pues da el salto y sigue leyendo.




Un 2013 muy activo

Los responsables de producto están contentos con la buena marcha de Jeep. Y no es para menos. A los buenos resultados comerciales a nivel internacional hay que sumar la completa renovación de su oferta de productos y la llegada de nuevos modelos. Ya en Ginebra se dará el pistoletazo de salida a los actualizados Compass y Grand Cherokee, ambos disponibles en el mercado español antes de que termine el primer semestre.

La renovación de los Compass y Grand Cherokee junto al nuevo Cherokee marcarán el año 2013. Los Wrangler seguirán contando con series especiales para atraer la atención del público

El Compass recibe las pinceladas justas en su exterior y añade nuevos elementos de equipamiento, además de guarnecidos y tapizados de superior calidad. Se podrán adquirir con los motores 2.2 CRD de 136 y 163 CV, y con el 2.0i 16v de 156 CV en gasolina. Tanto este último como el diésel de 136 CV podrán estar asociados al sistema de tracción sencilla 2WD, lo que permite reducir los consumos, las emisiones y el precio de partida -más información-.

En cuanto al Grand Cherokee, los cambios son más importantes. Destacan la nueva transmisión automática de ocho velocidades, la mayor frugalidad de su motor 3.0 CRD V6 de 190 CV (emite menos de 200 g/km de CO2) y el aumento de potencia del diésel "grande", alcanzando ahora los 250 CV. Equipamiento, estética y acabados también han sido actualizados para garantizar el máximo confort -más información-.

Antes de que termine el año será el turno para el nuevo Cherokee. Jeep España ya ha confirmado que se venderá en nuestro país, inicialmente con motores de gasolina y, a partir de los primeros meses del 2014, también en variantes diésel. Destacará por su particular estética, la mejora en los acabados y una dotación muy rica tanto en confort como en seguridad. Desconocemos si se ofrecerá con tracción 2WD, algo que posiblemente se sabrá durante su presentación en el Salón del Automóvil de Nueva York -primeros detalles-.



¿Y el Wrangler?

Pues lo del mítico Wrangler es un caso digno de estudio. Durante unos años fue el modelo preferido por aquellos que buscaban un toque retro y al mismo tiempo la máxima eficacia fuera del asfalto, pero con el tiempo la clientela ha ido cambiando, siendo ahora más urbano que nunca. Según se comentó en la rueda de prensa, ahora los usuarios también ven al Wrangler como un vehículo para ser usado en el día a día, cumpliendo con la misión de "coche principal". Tanto ha sido el éxito entre los más urbanitas, que incluso la demanda de los más prácticos Unlimited con cuatro puertas se ha incrementado hasta igualar al más compacto de dos puertas y cuatro plazas.

En los últimos meses el Wrangler ha recibido varias series limitadas (Artic y Mountain) que han cosechado un gran éxito comercial (del segundo incluso se quedaron cortos, y las 60 unidades se vendieron rápidamente). Debido a la excelente acogida de estas ediciones, la firma ha decidido añadir otra serie limitada que bajo la denominación Moab destaca por su particular decoración y el completo nivel de equipamiento.




Para no liarte con los cambios, lo mejor es dejar un pequeño resumen con los elementos más representativos:
  • Llantas de aleación de 17 pulgadas pintadas en negro
  • Dos colores para la carrocería: Rojo "Langosta" y "Negro Sólido"
  • Techo desmontable pintado en el mismo tono que la carrocería
  • Adhesivos Moab
  • Cristales sobretintados
  • Protectores laterales
  • Tapón del depósito específico
  • Pasos de rueda pintados en negro
  • Logotipo Jeep en negro
Tengo que reconocer que al natural el Unlimited de color negro recuerda ligeramente al Hummer por su musculatura marcada y sus proporciones poco habituales. Es una versión muy llamativa y que hace girar la cabeza de muchos peatones a su paso.

Para hacer más cómoda y cálida la vida a bordo, se han incluido muchos elementos que resultarán útiles como el sistema de navegación integrado con pantalla táctil, disco duro de 30 Gb y control por voz, el bluetooth, puerto USB o el control de velocidad. También llevan el tapizado en piel de color negro, un elemento que no está disponible en el resto de la familia Wrangler.

Otros elementos incluidos en el precio base son el ordenador de viaje, elevalunas eléctricos en todas las puertas con función "auto", cierre centralizado con mando, espejos eléctricos y térmicos, alfombrillas específicas, asientos delanteros térmicos, volante forrado en piel con mandos de la radio, sistema de sonido Infinity y, en el caso de las unidades con cambio manual, también el sistema Stop&Start.



El coste adicional del Moab respecto al acabado Sahara no es elevado teniendo en cuenta la completa dotación. Resaltar el tapizado en piel, los asientos térmicos y el sistema de navegación con disco duro

De cara a la seguridad, el nuevo Wrangler Moab incluye de serie los airbags frontales y laterales, asistente de arranque en pendientes (Hill Holder), ABS, EBD, ESP, TCS, control de descensos (sólo automático), faros antiniebla, etc. Cabe destacar que el Moab es el único Wrangler con eje trasero con diferencial anti-deslizamiento Trac-Loc y que se combina con el conocido sistema de tracción total Command-Trac con reductora (da la posibilidad de selecionar 2H, 4H y 4L).

El Wrangler Moab está pensado para ser también usado en campo sin necesidad de preocuparse. De ahi que se haya incluido una toma de aire en posición más elevada, placas de protección de acero estampado para cubrir la transmisión y el depósito, etc. Común a todos los Wrangler son los ejes delantero y trasero Dana de alta resistencia.

Para el mercado español, el Wrangler Moab sólo podrá adquirirse con el motor 2.8 CRD de 200 CV. Los clientes pueden elegir entre las versiones con cambio manual (que tienen 410 Nm de par máximo) o bien con la automática de cinco relaciones (que desarrolla 460 Nm). En ambos casos los consumos son más que aceptables para un modelo de su tamaño y peso, arrancando en los 7,1L/100 (y unas emisiones de 187 g/km de CO2).



¿Es caro?
Pues el factor económico siempre es algo muy complicado de valorar, sobre todo en este tipo de vehículos qué más allá de sus virtudes camperas, añaden un punto emotivo y pasional que podría justificar el desembolso extra. Lo que sí es cuantificable es el coste adicional respecto a la versión Sahara. Son unos 1.500 € más que lógicamente compensan con la mayor dotación (sólo el tapizado en piel y los asientos calefactables ya lo valen). Los precios son los siguientes:
  • 2.8 CRD 200 CV Moab 35.500 €
  • 2.8 CRD 200 CV Unlimited Moab 37.950 €
En estos precios ya se incluye el descuento vigente. Los interesados en el cambio automático deberán abonar unos 1.500 € adicionales para contar con la caja de cinco velocidades (la manual tiene seis). Permite accionamiento secuencial y llega ligado al control de descensos.



Breve contacto

La organización había previsto un pequeño recorrido urbano con alguna unidad del Wrangler. Dado que la serie Moab está limitada únicamente a 75 unidades, no todas las que había en el evento estaban asociadas a esa nueva terminación. Yo tuve oportunidad de ponerme a los mandos de un 2.8 CRD 200 CV Sahara con carrocería de tres puertas y cambio automático. Salvo por la decoración y el equipamiento, todo sigue igual así que no supone un problema importante de cara a las sensaciones.

Como siempre, lo más destacable del Wrangler es su particular postura al volante, el ambiente retro que se respira en su habitáculo y una calidad de realización algo justa si sólo nos fijamos en el precio. Y es que todos los plásticos son duros, algunos detalles parecen haberse incorporado en el último momento (mandos de elevalunas, espejos eléctricos o cierre centralizado) y otros no están bien resueltos (acceso a las plazas posteriores). Pero sinceramente, en un Wrangler todo esto da igual. Quién lo compra o pone los ojos en él sabe que no se llevará la calidad de un Range Rover Evoque ni tampoco viajará de manera tan cómoda. Es un coche que se vive de otra manera más lúdica y pasional.




El Wrangler pertenece al exclusivo nicho de los "coches de capricho". Más pasional que racional, cualquier defecto relativo al confort, comportamiento o terminación tiene menos peso que en modelos rivales. Un Wrangler tiene que ser así, robusto, duro y hasta espartano

Con 200 CV está claro que por prestaciones no se queda justo. Al menos con el cambio automático, tanto las aceleraciones como la capacidad para realizar adelantamientos son excelentes. Responde rápido y sale "disparado". Lo que es menos controlable es el tacto extraño de su dirección (se nota que tiene unos neumáticos gigantescos) y el cierto nerviosismo del eje posterior en cuanto se realizan giros cerrados a cierta velocidad. Pero tampoco me ha sorprendido. Es un modelo que se conduce "a la antigua usanza" y antes de subirme ya sabía que no encontraría el refinamiento o excelente tacto de turismo de un BMW X3. Al igual que le sucede al Land Rover Defender, parte de su encanto reside en estos pequeños detalles que lo hacen casi único y diferente.

El espacio disponible en la carrocería pequeña es algo justo, sobre todo en las plazas posteriores y el maletero. Las delanteras son correctas tanto por anchura como por la cota de altura. En la carrocería Unlimited la sensación de espacio es muy superior mientras que la capacidad de carga aumenta considerablemente, con un maletero más práctico y utilizable. Eso sí, su longitud también es muy superior (4,75 metros frente a 4,22) y lo hace más torpe en un uso urbano.

Lo que sí hay que tener muy presente desde el puesto de conducción es que los pasos de ruedas están ahí, lo que circulando por calles estrechas puede resultar un problema al no quedar visibles (esto también le pasa al Volkswagen Beetle). A la hora de estacionar, también habrá que vigilar la rueda colgada en el portón para evitar sustos (es sencillo olvidarse y dar marcha atrás sin más, pudiendo provocar daños en otros vehículos).




En resumen

El Wrangler tiene los ingredientes necesarios para enamorar a todos los seguidores del legendario Willys, pero adaptado a los tiempos actuales en equipamiento y mecánica. Sigue siendo un vehículo que se conduce de manera distinta, pero no es lento ni excesivamente espartano. Con las series limitadas, Jeep consigue aumentar ese halo de exclusividad impreso en cada Wrangler, haciéndolos más interesantes económicamente hablando gracias a la mayor dotación.

La edición Moab llega con equipamiento cerrado y sólo dos colores, esto último quizás lo que más pueda limitar su difusión pero dado que sólo habrá 75 unidades, no creo que vayan a durar mucho en los concesionarios. La firma estima que se acabarán en unos tres meses, por lo que casi con seguridad veremos nuevas series en la gama. La que ya está confirmada es la que denominan "Rubicon 10º Aniversario" y que llegará antes de que termine el año.



Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres

Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1enrique-garcía16424
2guillermo-alfonsin10228
3daniel-murias920
4antonio-r-vaquerizo527
5valent-fradera279
6nacho-villarin152
7javier-costas959
8elas-juarez20