Skip to Content

Prueba Renault Clio 0.9 TCe Dynamique - Al volante



Oferta


Al menos por ahora la gama de los Renault Clio IV no es muy completa. Se pueden adquirir con cuatro motores, dos de gasolina y dos diésel, y dentro de poco se sumará el RS que juega en una liga a parte por precio y definición.

La oferta arranca con el 1.2i 16v de 75 CV, y los 1.5 dCi de 75 y 90 CV, todos ellos conocidos en otros modelos de la marca. Para la prueba opté por solicitarle a Renault una unidad asociada al nuevo bloque 0,9 TCe de 90 CV de la familia Energy. La moda "downsizing" no llega a los extremos vistos en otras firmas (TwinAir dos cilindros de Fiat), y aunque la cilindrada es baja, cuenta con tres cilindros, además de sobrealimentación y culata multiválvulas.



Impresiones

El sonido del TCe es diferente desde el primer momento, pero no me ha parecido desagradable. Quizás cuando gira a un régimen alto se deje sentir más de la cuenta en el habitáculo, pero no sale peor parado que los 1.5 dCi. Deberían mejorarse las vibraciones que se pueden percibir en el volante y pedal del embrague al ralentí, si bien tampoco son excesivas. Por así decirlo es un bloque menos refinado que otros con cuatro cilindros, pero no implica que esos matices citados sean molestos.

Pese a no ser tan refinado como un cuatro cilindros, el motor 0.9 TCe no resulta ni muy ruidoso ni tampoco vibra en exceso

He de reconocer que entre las presentaciones, las pruebas y líos varios, no tuve tiempo de estudiarme las características principales del Clio IV antes de recogerlo en las oficinas de Renault España, y claro, el dossier de prensa del pasado mes de septiembre cuando fue presentado lo tenía olvidado en mi cabeza. Así que tras recibir la tarjeta Renault Manos Libres me fui directo al coche. Lo bueno de no haber estudiado antes el vehículo es que todo te pilla de nuevas y le das cierta cabida al factor "sorpresa". Lo malo es que la ignorancia puede jugarte malas pasadas durante los primeros kilómetros, cosa que sí me paso.

Recuerdo que en el departamento de prensa me dijeron que prestase especial atención a su "tercera" y al tacto de la dirección, así que nada más ponerme en marcha trato de comprobar si "me estaban vendiendo la moto". Durante los primeros kilómetros ya me voy haciendo con el tacto del Clio. Esos momentos son los mejores pues marcan para mucho las impresiones que cualquier comprador podría tener en un concesionario cuando está interesado en adquirirlo.

El caso es que cuando llevo 20 km a los mandos del Clio empiezo a pensar que algo falla o en Renault no han probado otros coches. Para tener 90 CV le falta alegría y cierto carácter hasta el punto de pensar que me podrían haber colado un 1.2i 16v con 75 CV por error. Para poder incorporarme a la autopista recurro a esa "magnifica" tercera que me habían mencionado ya que en cuarta y quinta apenas tiene fuerza, pero tampoco me parece tan buena. El tacómetro no sube con la energía que debiera y el mosqueo va en aumento.




En la primera vía de servicio que encuentro, paro y me pongo a investigar ya que no es posible que el motor más potente de la gama por el momento tenga menos aceleración que un Vespino. Tras mirar y remirar descubro el problema (en su totalidad mío por ignorante). En la instrumentación aparece un testigo con la palabra "ECO", pero al no acordarme del dossier de prensa, di por sentado que me estaba indicando que el Stop&Start estaba en "On". Pero no. El botón del sistema de arranque y parada está en la parte inferior izquierda del volante mientras que el "ECO" está entre los asientos.

Con el modo "ECO" seleccionado, la gestión electrónica trata de contener los consumos. Actúa sobre el acelerador, menos directo, y el climatizador, además de anticipar el cambio de marcha óptimo a un régimen inferior

De nuevo me pongo en marcha y sí, el 90 CV se mueve y mucho mejor. Esto ya es otra cosa. Ahora estira con ganas e incluso debo andar con cuidado para que esa, ahora sí, magnifica tercera no llegue hasta el corte sin darme cuenta (circulando a 120 km/h). En cuarta y quinta se notan unos bajos bien distintos, es más voluntarioso y recupera bien. Y es que el modo "ECO" modifica la gestión en la entrega del par, vuelve al acelerador más indirecto (hay que presionar más) y la climatización funciona de manera más suave para ahorrar combustible. Con este modo activado Renault afirma que se puede ahorrar hasta un 10%, pero también es justo decir que irás conduciendo un coche un 50% más estresante. No sé si te compensará usar esta función más allá de la ciudad, pero lo cierto es que "capa" en exceso al pequeño 0,9.

Con los días, el pequeño 0.9 TCe me ha ido conquistando. Le ha costado, pero tiene ciertos detalles que al final lo hacen agradable pese a no ser el motor "más fino". Por ejemplo toma temperatura muy rápido y en estos días fríos de invierno la calefacción pronto comienza a calentar. También me gusta que puedas circular en marchas largas a bajas velocidades sin que haya miedo a que se cale. Además si en esas circunstancias aceleras, sientes cómo el coche empuja y no se ahoga. El límite de empuje se encuentra a partir de los 145 km/h, momento el que las cosas se las va tomando con más calma (mejor para tu bolsillo y los puntos del carné).

El sistema Stop&Start tiene un funcionamiento muy bueno. Me sigue gustando más el de PSA pero hay que reconocer que Renault ha realizado un gran trabajo. No "invita" a su desconexión, siendo rápido y poco brusco. Mejoraría si apagase el motor un poco antes (lo hace cuando estás casi totalmente parado).

Los consumos obtenidos durante la prueba quedan lejos de los homologados, algo que estoy seguro no te pillará por sorpresa. Sin embargo tampoco puedo decir que gaste mucho. En ciclo urbano gracias al S&S la media obtenida durante la prueba fue de 7,4 L/100. En autovía circulando a 120-130 km/h oscila entre los 6,5 y 7,0 L/100 mientras que en carreteras secundarias no es complicado bajar de los 5,5 L/100 si te lo propones. En relación al Clio III sí reduce notablemente la autonomía debido al depósito de combustible de 45 litros frente a los 55 del anterior. Este ha sido uno de los muchos cambios realizados para reducir el peso del conjunto.



Comportamiento

Lo que me habían dicho en Renault sobre la dirección es cierto. Va fenomenal. Pese a ser eléctrica no se tiene la sensación de flotabilidad y poca conexión con el coche que habitualmente sufren este tipo de asistencias. Siempre tiene la dureza adecuada y resulta muy fácil colocar la trazada sin necesidad de correcciones posteriores circulando a ritmos normales e incluso "ligeritos". Lo que sí he notado es que muy al límite hay que afinar mucho con ella para colocar las ruedas delanteras justo dónde se desea, pidiendo algo más de concentración al conductor de lo habitual.

El nuevo Clio parece un coche más grande, pisa de manera sólida y se puede rodar a elevada velocidad sin problemas. Sólo al límite y en tramos virados, la dirección requiere de la concentración del conductor para dibujar la trazada

Las suspensiones están bien pensadas para conseguir una relación entre confort y comportamiento equilibrada. Esto quiere decir que inclina lo justo para no ser excesivamente brusco y también que al superar baches de cierta importancia, aparezca una reacción algo seca.

Jugando entre curvas no es un coche divertido ni el más rápido, pero tampoco lento. La mayor batalla ha conseguido aumentar la sensación de aplomo, pero con la suspensión de serie tarda un poco en recuperarse de los cambios de apoyo. A cambio la trasera va muy pegada al suelo y, llegado al límite, reacciona con nobleza y sin movimientos extraños, lo que al final se traduce en una mayor sensación de seguridad y de control para el conductor. El control de estabilidad me ha gustado por su suave y tímida actuación. Sólo salta cuando es necesario y actuando lo justo, de modo que devuelve rápidamente el control al conductor. Los conductores más "racing" echaran de menos la posibilidad de poder desconectarlo, pero la gran mayoría preferirá tenerlo siempre en modo latente por si acaso.

Tanto en autopista como en autovía me ha sorprendido por su pisada. Transmite sensación de coche "grande" incluso a cruceros elevados y en todo momento la estabilidad está fuera de dudas. La dirección en este sentido ayuda a una conducción cómoda, relajada y hasta despreocupada. La sonoridad resulta algo elevada por encima de los 100 km/h, producida especialmente por la rodadura y, en menor parte, el que genera el aire al chocar con los espejos.



En ciudad el Clio se mueve con soltura y agilidad. El motor TCe tiene fuerza suficiente para circular a bajas revoluciones con cierta capacidad de aceleración siempre y cuando el modo ECO no esté activado. Con él funcionando también es agradable, pero requiere jugar más con el cambio

El equipo de frenos se caracteriza por los tambores posteriores, algo que también sorprende en un coche de reciente hornada. Debería llevar discos en las cuatro ruedas al menos en las variantes de 90 CV que se presume tendrán un uso más variado por todo tipo de vías cubriendo distancias mayores. Pero lo cierto es que tampoco frena mal y durante un recorrido por la sierra de Madrid no mostraron síntoma de fatiga pese a que trabajo no les faltó.

En ciudad el Clio se conduce de maravilla y sólo la visibilidad ¾ trasera empobrece los resultados (el pilar C es muy ancho, dejando poca visión). Pese a ese detalle, se aparca con facilidad gracias a sus formas sencillas y, sin el botón ECO conectado, muestra una agilidad excelente en los cambios de carril. Mención especial al lugar en el que estaciones. Si hay un desinhibidor de señales podrías tardar mucho tiempo en poder arrancarlo, algo que una vez más me ha ocurrido (¡¡y es que no aprendo!!).

El equipo de luces es potente y suficiente, pero se echa de menos que no puedan llevar xenón ni en opción. La firma lo justifica con las nuevas ópticas y por la baja demanda que tenía esa opción entre los clientes. Tampoco puede tener faros direccionales ni antinieblas con "cornering", algo que si tendría fácil solución y mejoraría la visibilidad en carreteras con muchas curvas.




Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1Guillermo Alfonsin14157
2Enrique Garca984
3Antonio R. Vaquerizo707
4Daniel Murias670
5Valent Fradera303
6Nacho Villarin282
7Elas Juarez10