Skip to Content

Categorías: BMW, Chevrolet, Ford, Compra de coches, Tecnología

Consumer Reports pone en duda las ventajas del downsizing



Consumer Reports es una organización de defensa del consumidor estadounidense. Con un presupuesto sin precedentes para la sección de automoción (por ejemplo, compran los coches de manera anónima para luego probarlos...) su opinión puede influir positivamente o negativamente en las ventas de una marca. En esta era de downsizing, la organización publicó un informe sobre los coches equipados de motores turbo de baja cilindrada comparados con los resultados obtenidos con su equivalente con motor de mayor cilindrada. Los fabricantes apuestan por los bloques de pequeña cilindrada sobrealimenatdos porque aportan la misma potencia, pero con un consumo menor.

Para Consumer Reports, en la mayoría de los casos las cifras de consumo anunciadas por el fabricante se quedan muy lejos de la realidad, siendo el modelo de mayor cilindrada el que consume finalmente menos. Citan como ejemplo flagrante de esas diferencias al Ford Fusion (nuestro futuro Ford Mondeo). Según Consumer Reports, el Fusion equipado del 4 cilindros 1.6 litros Ecoboost no consigue igualar las aceleraciones del Fusion equipado con el 4 cilindros de 2.5 litros, y lo hace con un consumo de 9,4 l/100 km (25 mpg), es decir un consumo similar al anunciado por Ford para el 2.5 (9 l/100 km o 26 mpg).

Ford no es el único en ser señalado por la organización. El Chevrolet Cruze, Hyundai Sonata Turbo y Ford Escape 2.0 turbo tampoco muestran las ventajas anunciadas por el fabricante. En el caso del Chevy Cruze, el 1.4 ofrece una ligera mejora en el consumo, con respecto al 1.8, pero lo hace con siendo más lento. Sin embargo, destacan al BMW 328i (equipado de un 4 cilindros 2.0 litros turbo) como ejemplo de coche que cumple con lo anunciado por la marca. De lo que nos se libra ninguna de marca es de la pérdida de refinamiento al pasarse a un motor más pequeño. Éstos son más ruidosos y con más vibraciones.

Que los consumos reales no son los que anuncia el fabricante, todo el mundo lo sabe. Los consumos homologados se miden en un banco de potencia de manera estandarizada para poder hacer comparaciones y no reflejan necesariamente las condiciones reales de tráfico o climatológicas de nuestra región y menos aún nuestros hábitos de conducción. ¿Por qué esas diferencias tan grandes? Quizá por los hábitos de conducción justamente. Estos motores están desarrollados con los tests de contaminación en mente. Reducen drásticamente las emisiones de CO2 en una determinada franja de funcionamiento, que casualmente se corresponde con los tests de homologación de consumos. Fuera de esa horquilla de funcionamiento óptimo, los resultados difieren. Si siempre conducimos de manera relajada y pensando siempre en ahorrar, nos acercaremos al bajo consumo anunciado por el fabricante. Si por el contrario conducimos de manera más viva, sin pensar en cada momento que hay que ahorrar, los consumos se disparan.

La gestión electrónica del cambio automático, en los modelos que dispongan de ella, también juega un papel importante en la reducción del consumo. Al igual que el peso general del coche. Un 1.4 Ecoboost puede hacer maravillas en un Focus, pero en un Mondeo Fusion, la masa que tiene que mover ya no es precisamente la misma y no será un motor tan ahorrador.

[Fuente:Consumer Reports]

Reader Comments (Page 1 of 1)

Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1Enrique Garca19810
2Guillermo Alfonsin13563
3Daniel Murias733