Skip to Content

Categorías: Toyota, Pruebas, Compactos segmento C

Prueba: Toyota Auris 120D


Haz click para ir a la galería.


Toyota es el primer productor mundial de automóviles. Aún así, el gigante nipón sigue sin ser uno de los actores principales en el corazón del mercado en Europa. Las costumbres particulares de los automovilistas del viejo continente nunca permitieron imponer el Toyota Corolla del mismo modo que ocurrió en el resto del mundo. El segmento C en Europa sigue siendo un asunto local con el Opel Astra, el Ford Focus, el Seat León o el Renault Mégane como actores principales. Eso sí todos juegan en el feudo indiscutido, desde hace décadas, del sempiterno Volkswagen Golf.

Como Hyundia y Kia, Toyota decidió romper esa hegemonía en 2006 con un modelo hecho a medida del continente europeo, el Auris. El resultado no fue el esperado. A pesar de una versión híbrida, el Auris de primera generación no logró imponerse y romper el orden establecido. Quizá su diseño y presentación, algo apagados, no le ayudaron en esa tarea.

En el pasado salón de París, en septiembre de 2012, Toyota presentó el Auris de segunda generación. El primer Auris no logró alcanzar los objetivos marcadas, así que Toyota se soltó al diseñar esta nueva generación. La idea es proponer un diseño mucho más arriesgado, original para su segmento y aportar un comportamiento dinámico más latino y menos nórdico, léase menos aburrido. El objetivo de este Auris II es, más que nunca, acabar con la hegemonía del Golf. Algo que Toyota explica con una claridad cristalina en su publicidad que actualmente se emite en televisión. ¿Pero tiene lo que hay que tener para poder acabar con el dogma del coche único?




Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres
Gran Turismo challenge

Autoblog Español

Las más comentadas (últimos siete días)