Skip to Content

Categorías: Nissan, Pruebas, SUVs y todoterrenos

Contacto: Nissan Juke Nismo


Haz click para ir a la galería.

El Nissan Juke es un éxito de ventas en todo los mercados en los que se vende. Desde el inicio de su comercialización, a finales de 2010, ya se han vendido más de 330.000 unidades del Juke en Europa. Su diseño anticonformista, que mezcla de manera desenfadada los códigos estéticos de un cupé deportivo (parte superior) de la carrocería y de los SUV (en la parte inferior), lo convierte en un modelo extremadamente original. En la industria del automóvil, lanzar un producto sin compromisos estéticos, es decir diferente, es un acto muy arriesgado que sólo tiene dos finales posibles: un fracaso como una catedral o un éxito rotundo.

El Juke es de los segundos. Anticonformistas, también lo eran los ingenieros del departamento de competición de Nissan hace 50 años. Partiendo de la base de una anodina berlina y su versión de 2 puertas, el Skyline, crearon toda una leyenda. En 1984, el deaprtamento competición de Nissan y el de preparaciones y vehículos especiales se fusionan para crear Nismo (por Nissan Motorsport). Las creaciones de Nismo y sus accesorios gozan de una excelente reputación en Japón. Allí, Nismo es el equivalente de BMW M en Europa, con su festival que reúne a cientos de miles de personas cada año en un circuito, publicaciones dedicadas solo a Nismo y centenares de clubs para vehículos Nismo. Salvo una presencia anecdótica en el Reino Unido y Estados Unidos en los 90, lo más probable es que hayas pilotado un Nismo en un videojuego, sobre todo en la saga Gran Turismo.

Viendo que la generación PlayStation ha crecido y que hoy ya tiene carnet y posibilidad de comprarse un coche, Nissan ha decidido lanzar Nismo a nivel mundial. En Europa, el primer modelo en lucir el sello Nismo es el exitoso Juke. El siguiente será el 370Z, pero se sabrá más acerca de este en el salón de Ginebra y su comercialización debutará en verano. La idea es que darle un toque más deportivo y especial a modelos de la marca que gozan de cierto éxito, sin que suponga un incremento de precio importante.



A nivel estético, el Juke Nismo se caracteriza por un parachoques delantero específico (toda la parte baja es nueva, como las tomas de aire), alerón funcional, faldones (delanteros, traseros y laterales) de color gris oscuro con una raya roja y retrovisores rojos. Además, el Nismo es el primero de los Juke en disponer de LEDs, delante, y proponer el color blanco perlado (White Pearl) ampliando así la gama de colores disponibles, aunque en el caso del Juke Nismo sólo serán tres: blanco, gris oscuro y negro. Una calandra específica y una nueva cola de escape completan las modificaciones estéticas. Las llantas negras con aro pulido de 18 pulgadas son también específicas para el Juke Nismo (neumáticos Continental Contisport Contact de 225/45 R 18). Cabe destacar que el kit carrocería es funcional, reduce efectivamente la resistencia y aporta más apoyo. Claro que lo hace en unos valores marginales, que nunca podremos apreciar al conducirlo, al menos el enfoque, el razonamiento que ha presidido a su diseño es realmente técnico y no sólo estético.

A nivel mecánico, los cambios son más bien pocos. Las suspensiones tienen una puesta a punto diferente, el motor ofrece 10 CV y 10 Nm más con respecto al Juke 1.6 190 CV que toma por base. La potencia máxima es de 200 CV a 6.000 rpm, mientras que el par motor culmina en 250 Nm a 2.400 rpm.

En España estará disponible únicamente como tracción delantera y cambio manual de 6 relaciones. La tracción integral con cambio CVT es para otros mercados, pero no se contempla venderls, de momento, en nuestro país.




Incluso al volante, el Juke Nismo es especial. Aún así, es el mejor Juke que hemos podido probar. Su toque deportivo, que no es sólo estético, se aprecia también al volante. Pero que nadie se imagine que será como un Volkswagen Polo GTI y menos aún como un Renault Clio RS, ese papel lo asumirá la segunda variante del Juke Nismo (que llegará al mercado dentro de un año). Al Juke Nismo no hay que exigirle lo mismo que a un Clio RS, es un coche que será gratificante de conducir si lo llevamos al 80 o 90% de sus posibilidades. Si vamos a intentar sacar el máximo de él, saldremos decepcionados.

Los 10 CV más del motor no suponen una gran diferencia en el día a día, sin embargo tiene un carácter mucho más vivo, le gusta de subir de vueltas y lo hace con suma facilidad. No ofrecerá la sonoridad más sugestiva del mercado, pero al menos en Nissan tienen la honestidad intelectual de no asociarlo a un dispositivo electrónico que lo hace sonar cómo si estuviésemos al volante de una bestia. Al principio, el ruido del motor es de lo más común, no es un molinillo, pero tampoco es nada del otro mundo. Sin embargo, a medida que subimos de vuelta se vuelve más ronco y más sugerente. Finalmente suena correctamente en la zona alta del cuentarrevoluciones, es decir, cuando atacamos y cuando queremos oírlo. A ritmo tranquilo o de ciudad es discreto. Al igual que el aislamiento acústico, bastante bueno a velocidades de autopista, pero más allá de 140 km/h los ruidos aerodinámicos se invitan descaradamente a bordo.



La suspensión se muestra firme y a la vez cómoda, me ha parecido una de las mejores del mercado. Por cierto, aunque se fabrique en el Reino Unido, la puesta a punto y el trabajo de ingeniería del chasis de este Nismo se ha llevado a cabo por el equipo de desarrollo de la fábrica Nissan de Barcelona. La dirección no comunica mucho que digamos, pero quizá por el trabajo efectuado en las suspensiones, parece ofrecer algo más que en el resto de la gama Juke. A su favor, se muestra precisa y ofrece la dureza adecuada, aunque para mi gusto sigue siendo demasiado ligera. La posición de conducción es bastante buena, con un pomo de cambio cerca del volante (de manejo un tanto firme, pero preciso). Cabe destacar que el régimen motor no cae de golpe cada vez que cambiamos de marcha, se mantiene unos segundos. En ciudad, puede que no sea siempre lo ideal, pero en las pequeñas carreteras reviradas de montaña es una idea sencilla y perfectamente acorde con el espíritu del coche. De todos modos, los 250 Nm de par máximo están disponibles desde 2.400 hasta 4.800 rpm, es decir, casi en cualquier momento y se puede incluso prescindir de cambiar de marcha en algunos casos.

A pesar de un tren delantero que a veces no puede controlar todo el par motor que le llega, de un tren trasero excesivamente ligero y un centro de gravedad alto, es un coche muy fácil de llevar. Las suspensiones firmes, sin ser incómodas, limitan el balanceo, siempre y cuando nos mantengamos dentro de los límites del coche. Si queremos ir más acercarnos a esos límites lo único que obtendremos es un marcado subviraje y un chillido de reprobación por parte de los neumáticos. Si lo conducimos rápido, será siempre con suavidad. Es un coche que tiene alma de aprendiz de GTI, pero no es un GTI, claro.



Donde no le falta deportividad es a bordo: volante en cuero y Alcantara, tapicería en Alcantara con logotipo Nismo bordado y pedalier de aluminio. Al pie de la consola central, la pantalla nos informa del par, de la presión de turbo y de los parámetros escogidos cuando pulsamos el botón Sport. Este modo actúa sobre la dirección (más dura) y la respuesta del motor al acelerador. No hace milagros, pero sí que lo convierte en un coche más vivo, más alerta.

Conclusión

El Juke ya es un coche extraño de por sí. El Juke Nismo lo es todavía más. Se nos presenta como el modelo más completo de la gama (prácticamente no tiene opciones, una de ellas siendo los vinilos de la carrocería) y el más divertido, pero sin ser un verdadero deportivo. Al final del (corto) día de prueba nos deja un buen sabor de boca, pero con ganas de más, como en más potencia, un chasis más incisivo y más reactivo. Aún así, si nos gusta o aceptamos obviar su peculiar diseño -es de esos que no admiten término medio- es un coche finalmente mucho más utilizable en el día a día y gratificante en conducción semideportiva que un MINI. Es incluso algo más práctico con sus puertas posteriores, pero con un chasis infinitamente más logrado. Ciertamente el MINI Cooper S es más visceral, tienes que luchar contra él en ocasiones para situarlo donde quieres y a cambio es más gratificante cuando lo has domado. El Juke Nismo es mucho más sencillo, es rápido, suave y dócil. De cierto modo es el paso intermedio antes de que llegue el Juke Nismo RS, previsto para el año que viene, el cual será un modelo mucho más radical, más gratificante, más eficaz y que será el verdadero deportivo de la gama. En definitiva, el Juke Nismo es ideal para aquel que busca una pizca de deportividad, que busca un coche que tenga ese toque especial de Nismo, el cual se aprecia la volante, pero conservando las ventajas del Juke tradicional.



Reader Comments (Page 1 of 1)

Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1Guillermo Alfonsin14243
2Enrique Garca1137
3Antonio R. Vaquerizo717
4Daniel Murias430
5Valent Fradera263
6Nacho Villarin202