Skip to Content

Categorías: Mazda, Sedanes, berlinas, segmento D

Presentación: Mazda6 - Contacto


Haz clic en la imagen para saltar a la galería

El aeropuerto de Lisboa es el punto de reunión para la prensa especializada de toda Europa. Nada más llegar al parking de la terminal, 45 unidades del nuevo Mazda6 esperaban al primer grupo de españoles. Carrocería sedán y familiar, motores gasolina y diésel, cambio automático y manual... en definitiva una amplia variedad de versiones que en pocas ocasiones se da en este tipo de eventos.

Mazda6 2.2 SKYACTIV-D 175 CV AT Luxury Pack Premium



La primera toma de contacto fue a los mandos de un Mazda6 SKYACTIV-D con 175 CV, acabado Luxury Pack Premium y carrocería sedán. Terminado en un bonito color azul oscuro, la organización había previsto un recorrido de unos 90 km por carreteras principalmente secundarias que nos deberían llevar al destino, el puerto de Setúbal.

La estética será un factor clave para el éxito del modelo.Sorprende lo elegante y bien resuelta que está la versión familiar teniendo en cuenta que no renuncia a una buena capacidad de carga

Al primer vistazo el Mazda6 Sedán impone. Es grande, ancho y también, al menos para mí, muy atractivo visualmente. Sus formas pronunciadas, el frontal afilado y la limpieza del tercer volumen dibujan una berlina con ciertos tintes deportivos y gran poder de representación. El habitáculo, en tono negro peca quizás de una excesiva sobriedad y falta de luminosidad, pero todos los mandos quedan muy a mano y son fácilmente reconocibles.

Colocados los espejos, el asiento y el volante, es hora de ponerse en marcha. Tras pisar el freno y presionar el botón "Start", la primera sorpresa llega por la total ausencia de vibraciones y escasa sonoridad. Es diésel, pero no lo parece. El motor pese a estar frío gira fino y hace que desde el habitáculo no se perciba su condición.

Me sorprende que no se haya optado por un freno de mano eléctrico, algo que incluso los compactos empiezan a tener con frecuencia. Tras quitarlo al "estilo tradicional", inserto la "D" y comienza la ruta. Durante los primeros kilómetros por los alrededores del aeropuerto en dirección sur ya se aprecia la suavidad del bloque de 2,2 litros. Silencioso en todo momento, además las suspensiones absorben con suavidad las irregularidades. La dirección tiene un tacto diferente, se nota que es eléctrica, pero presenta un mejor calibrado que el CX-5.



La transmisión automática sorprende por la suavidad de funcionamiento y es suficientemente rápida en conducción normal-rápida, si bien aprovechando al máximo las posibilidades del motor con 175 CV, en ocasiones "se lo piensa dos veces" antes de elegir la marcha más oportuna y tarda un poco más de la cuenta.

Las levas tras el volante en las versiones automáticas es de serie en todos salvo el SKYACTIV-D con 150 CV

Según van llegando las curvas, la reducción de peso anunciada por Mazda para esta berlina comienza a notarse. Es un coche ágil, sencillo de conducir y con una pisada solida y estable. La asistencia de la dirección permite dibujar las curvas sin problemas y aunque no es todo lo informativa que me habría gustado, es de las mejores eléctricas por sensaciones. Tras superar algunos baches importantes, de nuevo el "6" saca a relucir la buena puesta a punto del bastidor/suspensiones que son capaces de contener las oscilaciones de la carrocería al mismo tiempo que no resultan bruscas en firmes deteriorados.

En esta variante "tope de gama" el cambio automático tiene levas tras el volante aunque por tamaño habrían estado mejor unas un poco más grande. Pese a ello, se agradece que estén ahí. El cambio automático en modo manual deja mucha libertad al conductor para que tome decisiones y es posible llegar al corte sin que haga nada por evitarlo (lo normal o más común es que suba una velocidad).

Los consumos que aparecen en el ordenador no son bajos, pero tampoco es normal el tipo de conducción realizado. Algunos acelerones, reducciones varias y diversas paradas para tomar fotografías dejando el motor en marcha lógicamente no son las mejores condiciones para lograr cifras de libro. Al final del recorrido la media que indica el ordenador es de 7,6 L/100 lo que, viendo las circunstancias, es un buen dato.

El sistema Stop&Start, denominado i-Stop en Mazda, es rápido y al menos con el cambio automático no invita a desconectarlo. Lo único mejorable es que requiere pisar el freno con contundencia y en paradas relativamente largas se hace algo incomodo. Basta soltar ligeramente el píe para que el motor inmediatamente se ponga de nuevo en funcionamiento.

Por prestaciones, el "6" diésel con 175 CV da la sensación de andar y mucho. Lo mejor es la relación suavidad-empuje que ofrece y la finura general. Esta mecánica me parece interesante para aquellos que realizan desplazamientos por todo tipo de vías, apoyado por un cómodo cambio automático generalmente rápido en las transiciones.



Mazda6 2.2 SKYACTIV-D 150 CV AT Style SW



Tras bajar de la bonita unidad del sedán azul, es el turno para ponerse a los mandos de un "6 SW" en color gris con el mismo motor diésel de 2,2 litros pero en versión descafeinada. Son 150 CV y 380 Nm de par máximo que se transmiten a través de la misma caja de cambios automática SKYACTIV-DRIVE.

La diferencia en prestaciones entre el 150 y el 175 CV es pequeña. Sólo en aceleraciones fuertes se palpan las diferencias. Por precio/prestaciones/consumos es más recomendable el menos potente

Tanto el refinamiento mecánico como el funcionamiento general de la transmisión o dirección apenas difieren entre las dos unidades. Por prestaciones sólo en aceleración pura se nota un ligera mejora en el 175 CV, pues en el resto de situaciones el pequeño es capaz de solventar las distintas situaciones con la misma rapidez (las diferencias deben ser muy pequeñas crono en mano). Al estar asociado al nivel de acabado Style, incluye llantas de aleación de 17 pulgadas en lugar de las bonitas pero quizás exageradas de 19 pulgadas del Luxury. Esto marca en cierto modo las maneras al circular por firmes irregulares (más cómodo el Style), pero en ambos casos el nivel está alto.

Lo que sí he notado es una actitud algo más ágil en el SW frente a la superior solidez en la pisada del sedán. Dado que no he probado las dos carrocerías con el mismo nivel de equipamiento y juego llanta/neumático, no puedo asegurar que sea exclusivamente por su menor batalla (2,75 frente a 2,83 metros del sedán). Esto no implica grandes diferencias y ambos se muestran muy seguros pero sí da la sensación de que el eje posterior va menos pegado al suelo a ciertas velocidades.



Donde no hay comparación alguna es en versatilidad. La capacidad del maletero es muy buena y las formas aprovechables. El borde de carga está a buena altura y no hay escalón alguno que superar para depositar objetos. Bajo el falso suelo hay un kit reparador de pinchazos y varios huecos para dejar herramientas o la propia cortinilla enrollable cuando no está en uso. El sistema "karikuri" facilita mucho las cosas cuando de ganar volumen se trata.

Lo que no me ha gustado mucho es la terminación del maletero, ni en el sedán ni en el SW. En el primero la parte oculta bajo la bandeja no está recubierta y deja chapa y cables a la vista, además del sistema Karikuri a la vista. Común en los dos es el guarnecido algo pobre y mal resuelto, pero esto lo dejamos en duda por si es del trote que llevan estas unidades en cuestión (España era el último grupo de periodistas en acudir a una presentación en la que desde hacía tres semanas cientos de periodistas habían toqueteado los coches).

Otros detalles mejorables están en los plásticos que recubren las zonas que habitualmente no están en contacto con las manos, como por ejemplo la parte inferior de los asientos. Ahí hay algunos materiales con rebordes cortantes. No es algo por lo que haya que llevarse las manos a la cabeza, pero estos pequeños detalles son los que suelen marcas distancias entre las Premium y las generalistas.



Mazda6 2.5i 16v SKYACTIV-G 192 CV LUXURY PACK PREMIUM 4p



La última unidad en pasar por mis manos ha sido la equipada con el motor más potente, cambio automático de seis relaciones y carrocería sedán. De color gris oscuro, esta unidad no será una de las más demandadas en el mercado español pero sí es interesante para aquellos que no realizan demasiados kilómetros al cabo del año.

Aunque los bloques de gasolina no tienen mucho tirón en el segmento, esta opción merece la pena tenerla en cuenta por elevado nivel de refinamiento, buenas prestaciones y consumos razonables

Si los diésel ya destacan por la suavidad y silencio de marcha, el de gasolina lo borda con un tacto sedoso pero no carente de cierto genio cuando de exprimir los 192 CV se trata. Posiblemente con el cronometro en la mano la diferencia en prestaciones entre el diésel de 175 CV y el de gasolina no sean grandes, pero la posibilidad de subir el motor hasta más allá de las 6.500 rpm permite realizar un tipo de conducción más dinámico y deportivo. De nuevo elogiar el cambio automático que parece asimilar mejor la menor cifra de par con transiciones más rápidas incluso cuando presionamos el acelerador sin piedad.

Los consumos durante el recorrido no son determinantes por las mismas razones que en los casos anteriores (un tipo de conducción poco habitual). Tras recorrer 135 km por autovía, carreteras secundarias y realizar diversas paradas para tomar algunas fotos, la cifra indicada en el ordenador de viaje era de 9,3 L/100. Puede parecer algo elevada, pero ya te adelanto que al ritmo realizado es un muy buen registro. Como en los diésel, tengo la impresión que los nuevos "6" destacan más por consumir moderadamente cuando se les exige el máximo rendimiento que por ser más parcos en condiciones tranquilas. En cualquier caso habrá que esperar a probarlo detenidamente para sacar conclusiones.



Novedades

Además del sistema i-Stop, el Mazda6 incorpora el sistema de regeneración de energía i-Eloop. A través de una pantalla específica en la instrumentación podemos saber en todo momento cuando estamos regenerando energía y el nivel de carga del acumulador.

Por su parte el control de crucero adaptativo me ha parecido que funciona correctamente, sin brusquedades y de manera fiable. Se pueden seleccionar desde el volante varias "distancias" con el vehículo precedente y así olvidarse un poco de los pedales. No he probado el sistema de pre-colisión que trata de reducir o evitar daños en caso de un posible impacto y tampoco el sistema de frenada automática en ciudad (salvo que haya un objeto blandito delante, pocos se arriesgan a testarlo).



La cámara de visión posterior es otro equipamiento que llega en esta tercera generación del Mazda6, pero es un dispositivo muy común. Se agradece dado el tamaño del vehículo y las formas de la carrocería, algo complicadas de tantear desde el puesto de conducción. Igualmente bien recibidos son los sensores de parking delanteros y traseros. En la pantalla multimedia se pueden divisar los cuatro costados del vehículo y evitar pequeños golpes.

En resumen

La nueva gama del Mazda6 llega al mercado español dispuesta a conquistar a los clientes con su impactante estética, estilo dinámico y amplio habitáculo. Además está bien equipado y la calidad de realización sube unos cuantos enteros en relación a la generación precedente. Los motores, tanto diésel como gasolina, destacan por su finura y suavidad al mismo tiempo que la caja de cambios automática justifica su mayor precio con un funcionamiento de notable alto.

Que haya crecido en tamaño no trae consigo un mayor peso o pérdida en el comportamiento dinámico y sólo aquellos que tengan una plaza de garaje justita podrían odiar esos centímetros extra. La relación calidad-precio es buena, pero no hay que olvidar que el mercado está pasando una mala etapa y las ofertas de los modelos rivales son enormes, lo que podría marcar distancias insalvables para muchos bolsillos. En cualquier caso, no debería ser complicado alcanzar el objetivo de 1.340 unidades vendidas en 12 meses.



Reader Comments (Page 1 of 1)

Deja tu comentario

Por favor, procura que los comentarios estén relacionados con el artículo. Las direcciones de correo electrónico nunca se muestran al público, pero son necesarias para que puedas confirmar tus comentarios.

Cuando pulses el botón "Añadir comentario" recibirás un enlace para confirmar tu mensaje en la dirección de correo indicada. También encontrarás una contraseña. Para dejar otro comentario sin necesidad de confirmarlo, sólo tienes que introducir la clave proporcionada. Si utilizas Hotmail u otro servicio de correo electrónico gratuito, es posible que los filtros antispam detengan por error el mensaje de confirmación. Revisa tu buzón de correo no deseado.

Para crear un enlace, tan solo necesitas teclear la dirección URL (incluyendo http://). Puedes poner un máximo de tres direcciones por mensaje.

Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1Enrique Garca14311
2Guillermo Alfonsin11933
3Antonio R. Vaquerizo637
4Daniel Murias500
5Valent Fradera254
6Nacho Villarin222