Skip to Content

Categorías: Fiat, Jeep, Maserati

Marchionne ajusta cuentas en un coloquio de Quattroruote



El siempre polémico Sergio Marchionne ha vuelto a dejar algunas perlas en el coloquio sobre el futuro del automóvil en Italia organizado por Quattroruote. Más allá de las superficiales polémicas, el CEO de Fiat, defendió su gestión del grupo Fiat -el orgullo del país- y arregló cuentas con quienes le critican en Italia.

"Esta ya no es la Fiat que conocían los italianos", aseguró. Para Marchionne, Fiat es hoy como aquel hijo que el padre no reconoce. No es que sea algo malo, sino que el tiempo ha pasado y que el hijo predilecto -Fiat- ha evolucionando, porque si no cambiaba estaba condenada a morir. "si Fiat no ponía fin a su aislamiento", explicó Marchionne, ponía en riesgo su propio futuro. Fiat es hoy una marca abierta, global, alejada de la idea que la mayoría de la opinión pública se hace de ella". Añadió: "Siempre habrá un trozo de Italia en cada Fiat que circule por el mundo".

Marchionne prosiguió explicando que los duros cambios operados en el grupo (cierre de fábricas, reestructuración, negociación con los sindicatos) eran algo necesario. "Si uno sabe un mínimo de coches, sabe que para cambiar de un modelo a otro es preciso cambiar absolutamente todo. No hago panini, yo", sentenció. "La fábrica de Grugliasco, que está por inaugurar (producirá los nuevos Maserati Quattroporte y Ghibli), estuvo cerrada un año. Es normal". Y es que tiene que pasar un cierto tiempo entre decidir cómo se va actuar, desarrollar los modelos y reorganizar todo y, por otra parte, hacerlo todo realidad. Marchionne cree ciegamente en su proyecto y aseguró que "en tres o cuatro años todas las factorías italianas del grupo volverán a funcionar a pleno rendimiento", absorbiendo el excedente de mano de obra actual.

"Hemos reorientado nuestro negocio apuntando a los segmentos más premium y con menos competencia con nuestras marcas de gama alta".

Interrogado acerca del éxito en Europa de las marcas coreanas no dudó en culpar el acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y Corea del Sur: "En un mercado desastroso como el de 2012, los únicos que han aumentado sus ventas en Europa han sido los coreanos, gracias al acuerdo desfavorable para Europa que negoció en su día la UE. Ahora se está negociando el mismo acuerdo con Japón, sin paridad de condiciones, cuando en Europa están en riesgo decenas de miles de los puestos de trabajo del sector de la automoción". La polémica sigue más viva que nunca, a pesar de que muchos de los modelos surcoreano se fabrican en la Unión Europea (Hyundai en República Checa y Kia en Slovakia) o en países cercanos y socios preferentes de la UE, como Turquía. De todos modos, Marchionne no ve un inicio de crecimiento en Europa hasta finales de 2013, donde solo los mercados de Estado Unidos, China y Brasil mantendrán su crecimiento.


Sergio Marchionne junto a Luca di Montezemolo. El grupo Fiat se apoya sobre Ferrari para reinventarse como grupo Premium. Los primeros frutos se verán en Maserati y Alfa Romeo.

Uno de los temas del que no se iba a librar era la nueva orientación del grupo Fiat, hacia donde iba la "joya de Italia". "Hemos reorientado nuestro negocio apuntando a los segmentos más premium y con menos competencia con nuestras marcas de gama alta. Es una elección valiente y con cierto riesgo. Responde al sentido de responsabilidad de Fiat hacia el país", respondió Marchionne insistiendo sobre el valor de marcas como Ferrari y Maserati, así como sobre el saber hacer del grupo. A pesar de esta respuesta de político, la realidad es que el grupo Fiat está en una encrucijada. Y no se puede equivocar. Debe apoyarse sobre sus dos marcas premiums, sobre la buena marcha del grupo Chrysler en el continente americano y lograr un relanzamiento de Alfa Romeo a nivel mundial apoyándose en su exitoso retorno a Estados Unidos. Si Alfa Romeo no logra convencer al mercado estadounidense con buenos productos, con una fuerte imagen y realmente posicionados como premium (se habla de que compartirían motorizaciones con Maserati-Ferrari), pocas probabilidades tiene de éxito en Europa. Tendremos un inicio de respuesta cuando por fin se lancen al mercado el 4C y el sustituto del 159 a nivel mundial.

En la parte baja de la gama, Fiat adopta el método de BMW para MINI: conjugar el 500 de todas las formas posibles e imaginables para que la rentabilidad sea máxima y capitalizar su rendimiento sobre el único modelo que parece tener la gama. Haciendo una mini encuesta en vuestro entorno: "¿Qué modelos fabrica Fiat?" La primera repuesta será el 500, seguido del Panda y poco más. El Punto lleva tanto tiempo entre nosotros que muchos piensan que ya no se fabrica. En cuanto al resto de la gama es inexistente para el público. De momento, la estrategia de Fiat es buena, la familia 500 y el Panda son los únicos capaces de dar beneficios a la marca y al grupo, pero corre el riesgo de caer en la monocultura y a medio término el consumidor confundirá Fiat con 500. El futuro Punto, por ejemplo, (si es que llega algún día) lo tendrá entonces muy difícil.


Sergio Marchionne recibe le premio del Coche del Año 2008 por el Fiat 500.

En la parte baja de la gama, Fiat adopta el método de BMW para MINI: conjugar el 500 de todas las formas posibles e imaginables.

Curiosamente, no se ha filtrado ninguna pregunta acerca de Lancia. Me recuerda la actitud del General de Gaulle que contestaba a todas las preguntas de los periodistas... todas las que él había previamente aprobado, claro está. Porque seamos sinceros, no es con el Ypsilon y el mercado italiano que la marca va a sobrevivir. Vender en Europa modelos Chrysler bajo el nombre Lancia, nadie "lo compra". El trabajo y la inversión necesarios para relanzar la marca son tales que sencillamente Fiat no se lo puede permitir. En el Reino Unido, Fiat ha optado por mantener los modelos bajo la marca Chrysler. Y es que allí, Lancia se convirtió en sinónimo de óxido. En el resto del continente, es hablar de Lancia y a todo el mundo le viene una sola y única imagen: aquel compacto de líneas cuadradas y aletas ensanchadas saltando de curva en curva. Sí, el Delta Integrale. Su imagen es tan fuerte en el público que la marca nunca pudo o supo pasar página. Y claro no son los Chrysler 300C y Voyager que van a poder cambiar esa imagen...

Polémico, sin duda lo es un rato. Pero también es cierto que tiene una tarea complicadísima. Fiat no es solo uno de los mayores grupos industriales del mundo, es Italia. La relación que existe entre el grupo y el país es tal que en los 50 y 60, se dice que quien gobernaba realmente Italia era la Fiat, es decir el gran Agnelli. Hoy, Sergio Marchionne está condenado a salvar el grupo. De momento, lo está consiguiendo. Lo dice hasta el Financial Times que lo considera un "maestro en reestructuraciones". Michelle Krebs escribía en su retrato del CEO de Fiat-Chrysler: "Visto desde fuera parece que Marchionne sea un mago al trabajar en ambas orillas del Atlántico, pero gran parte de su esfuerzo se dedica a convertir Fiat-Chrysler en una única empresa global". Y nos recuerda que, en 2012, uno de los modelos con mayor éxito del grupo Chrysler fue el Fiat 500, modelo que está a un paso de convertir en una marca mundial. Si los productos son buenos, Marchionne logrará reinventar el grupo Fiat apoyándose en el 500 y en la fuerte imagen de Ferrari y Maserati, pero para ello deberá abandonar Lancia y devolver el prestigio a Alfa Romeo. Será un "maestro de reestructuraciones", pero aún tiene muchas tormentas que capear.

[Fuente: Rai News]

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres
Gran Turismo challenge

Autoblog Español

Las más comentadas (últimos siete días)

Comentarios recientes