Skip to Content

Categorías: Cadillac, Cupés, Híbridos, verdes y alternativos, Deportivos

El Cadillac ELR llega para demostrarnos que la ecología y el diseño son compatibles


Pincha la imagen para ver la galería

Allá por 2009, cuando General Motors andaba metida en todo el lío de la bancarrota controlada, la recuperación de la misma, y los preparativos del Volt, decidió presentar el Converj. Se trataba de un precioso cupé de dos puertas, cuya base mecánica era la misma del Volt. La idea era ofrecer un cupé premium de diseño futurista, híbrido de autonomía extendida, para demostrar que se podían combinar ecología, diseño y prestaciones.

Pues bien, tras cuatro años, en uno de los partos más largos que hemos visto en esta industria, el Converj ha vuelto a aparecer en el Salón de Detroit. Su nombre ha cambiado a ELR, y ahora ya es un modelo de producción, algo que nos alegra, y mucho.

El resultado estético es simplemente fenomenal, y no sólo es que haya sido fiel al Converj original, sino que, a nuestro juicio, lo ha mejorado.

Galería: Cadillac ELR




La forma del coche, en cuña, con la línea de techo cayendo hacia atrás de manera agresiva, la línea de hombros muy elevada, las líneas de tensión sobre la superficie de la carrocería... Todo denota "velocidad" y movimiento, muy en la línea del ADN de Cadillac, que es de lo mejor de su segmento, a nuestro juicio, pues logra tener identidad propia, común en todos los modelos de la casa, pero a su vez de manera suficientemente versátil como para que cada modelo tenga su propia identidad.

El cuidado por los detalles también resulta fabuloso. Las llantas de 20 pulgadas (enormes, pero estrechas) enfatizan la "potencia visual" del coche. Toda la iluminación del coche, interna y externa, es por tecnología LED, y además se hace con mucho gusto: los grupos ópticos traseros tienen "tiras LED" colocadas de manera tridimensional. Los faros delanteros son completamente LED, y los intermitentes de los retrovisores hacen las veces de medidor de carga cuando el coche está enchufado.



El habitáculo también raya a grandísima altura, con un salpicadero dominado por el sistema CUE de infoentretenimiento, un cuadro de mandos completamente digital, y un equipo de sonido BOSE, con cancelación activa de ruido, lo que unido a la propulsión eléctrica debe crear uno de los ambientes más relajados vistos en un coche de producción.

Mecánicamente hablando, el ELR cuenta con el mismo sistema del Ampera y del Volt, con un motor de cuatro cilindros de gasolina con 1,4 litros actuando de generador eléctrico y de apoyo ocasional a la motorización eléctrica. En total cuenta con 207 caballos, pero dice Cadillac que la clave del asunto está en la puesta a punto, ya que el ELR cuenta con un chasis más dinámico que el Volt (eso es fácil), y con una programación del motor que le saca más partido a la potencia disponible.

La autonomía máxima en modo eléctrico es de 57 kilómetros, y la recarga puede llevar 4,5 horas en un enchufe convencional europeo de 220 voltios. Por el momento no se han revelado precios, aunque parece lógico esperar que sea más caro que los Volt y Ampera. Llegará a todos los mercados donde ya se comercializan sus dos primos híbridos.

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres

Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1enrique-garcía15720
2guillermo-alfonsin10426
3daniel-murias910
4antonio-r-vaquerizo527
5valent-fradera264
6nacho-villarin152
7javier-costas959
8elas-juarez20