Skip to Content

Categorías: Etc.

¿Limitar las ciudades a 30 por hora?


Esta mañana, fuera de las inocentadas, nos dábamos de bruces con un artículo publicado en El País, donde se comenta que el gobierno español está estudiando limitar las zonas urbanas a 30 km/h como velocidad máxima. La idea surge de un comité europeo denominado Iniciativa Ciudadana Europea, que está apostando por tratar de convencer a la Unión Europea a que todos sus países miembros limiten la velocidad en áreas urbanas a esos citados 30 por hora.

El razonamiento, que es legítimo, es que un peatón tiene una probabilidad de supervivencia del 95% si es atropellado a 30 km/h. Esta probabilidad se reduce al 55% cuando el vehículo que le impacta rueda a 50 por hora, y tiende a cero cuando el atropellante va a 70 por hora.

Ahora bien, ¿es lo que queremos para nuestras ciudades, en todas sus zonas y áreas urbanas?

La medida puede tener sentido dentro de algunas zonas de las ciudades, pero generalizarla sería, bajo nuestro punto de vista, un error

De la misma manera que este comité argumenta con cifras de supervivencia para casos de accidente en función de la velocidad, nosotros podemos contra-argumentar con esa misma lógica.

Tenemos dos buenos ejemplos. El primero es que si todos los conductores y pasajeros usaran casco integral en sus coches, la gran mayoría de accidentes mortales dejarían de ser fatales. Si además agregamos a la ecuación del casco las barras de seguridad de los coches de carreras y arneses de cuatro puntos, tendremos por resultado que los muertos en accidentes de tráfico tenderán también a cero (sobre todo si se puede lograr que, de una vez por todas, no conduzca nadie bebido, o con el cinturón desabrochado). Dudo que veamos una iniciativa de este tipo en próximas fechas a nivel europeo para estandarizar el uso del casco, las barras o el arnés.

De la misma manera, si la velocidad en vías interurbanas se limitara a, por ejemplo, 50 por hora (autopistas incluidas), también se reduciría notablemente la cantidad de muertos en carretera que vemos cada año, ya que hoy por hoy, la mayoría de los coches de menos de 10 años que circulan por nuestras carreteras son muy, muy seguros con impactos a esa velocidad.

Vamos, que acabamos de dar con la solución a los problemas de las fatalidades en carretera, ¿no? De hecho, dado que la velocidad "es el enemigo común", ¿por qué mover los coches?

Vale, estoy utilizando una reducción al absurdo, así que voy a ir a un punto menos extremista.

Podemos llegar a comprender que en entornos urbanos donde la densidad de ciclistas y peatones sea muy elevada, y donde las condiciones de atropello sean "importantes", la limitación a 30 por hora sea algo lógico. Ya lo hemos visto en algunas calles de Barcelona, donde hemos tenido ocasión de comprobar que esos límites no sólo son lógicos, sino que además resultan realistas (son calles donde una persona en su "sano juicio", ayudada del "sentido común" no necesita ir a más de treinta por hora.

El problema de limitar toda la urbe a 30 por hora es que se incluirían arterias principales. Imaginaros, sin salirnos del ejemplo de Barcelona, que la Diagonal o la Gran Vía quedaran limitadas a esos 30 por hora. Imaginaros cualquier calle principal y no peatonal de vuestras ciudades con esas condiciones. El caos circulatorio se adueñaría de ellas. Y lo que es peor, se abriría la veda a las multas de los ayuntamientos sin control.

Porque limitar a 30 por hora "todas" las calles implica colocarnos a prácticamente "todos" dentro de la ilegalidad. Seamos conscientes de que al mínimo acelerón de cualquier coche para pasar un semáforo en ambar, para quitarnos de enmedio de un autobús o ambulancia (situaciones que se dan en la vida real) nos metería en "zona peligrosa", y seríamos objeto de multa.

Si el límite está puesto en 30 por hora, que te cacen en un momento a 60 por hora es duplicar la velocidad máxima permitida, adiós puntos de carnet, adiós al dinero...

Como todo en la vida, o casi todo, probablemente la virtud esté en el punto medio. Nosotros creemos firmemente que esos 30 por hora tienen sentido en zonas de casi todas nuestras ciudades. En ciudades que se han podido convertir en prácticamente peatonales (mi Pontevedra natal, por ejemplo, que aún así sigue siendo un caos de tráfico), pero la iniciativa de convertir todas las ciudades y todas sus calles a 30 por hora es una pura locura. Imagínate, por ejemplo, las travesías de comarcales a través de pueblos...

Ya lo comentamos aquí hace unos días: la movilidad urbana sostenible necesita de un esfuerzo de todos, y tal vez de la desaparición de los coches de los centros urbanos a medio plazo. Pero mientras la infraestructura no esté al nivel que requiere este tipo de movilidad, es una locura tratar de buscar limitaciones genéricas abusivas basándose en estadísticas de reducción del riesgo de muerte, porque usando esos mismos números podríamos justificar cualquier cosa. Hasta que el límite en autopista sea 50 por hora, sí.

Ahora te toca opinar a ti:
¿Tiene sentido limitar las ciudades a 30 por hora?
20 (6.3%)
No, pero lo tendría en algunas calles y zonas concretas227 (71.6%)
No, bajo ningún concepto70 (22.1%)

Reader Comments (Page 1 of 1)

Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1Enrique Garca16413
2Guillermo Alfonsin9826
3Antonio R. Vaquerizo636
4Daniel Murias480
5Valent Fradera253
6Nacho Villarin160