Skip to Content

Categorías: SEAT, Pruebas, Urbanos segmento A

Prueba: SEAT Mii 5p 1.0i 12v 75 CV Style Chic Ecomotive


Haz clic en la imagen para saltar a la galería


Han tenido que pasar seis años para que SEAT regrese al segmento de los pequeños urbanos. El Grupo Volkswagen se había centrado tanto en las categorías de gran volumen y aquellas que generan altos beneficios, que se olvidaron por completo de un nicho de mercado cada vez con más adeptos en Europa.

Quizás la respuesta a sus rivales haya llegado con retraso, pero lo cierto es que desde que fueran lanzados hace poco más de un año han recuperado el tiempo perdido en la mayor parte de los países del viejo continente, cosechando una elevada demanda. La receta para tal éxito es similar a la vista en otros fabricantes, desarrollando un mismo producto para varias marcas (C1/107/Aygo, Splash/Agila y Alto/Pixo por ejemplo).

La fórmula alemana ha dado como resultado el trío Volkswagen Up!, Skoda Citigo y SEAT Mii. Los tres se fabrican en Eslovaquia -de momento- para todo el mundo y se ofrecen tanto con carrocería de tres como de cinco puertas. Esta última, lanzada meses más tarde, llegó acompañada de las versiones con etiqueta ecológica, cambio robotizado y mayores posibilidades de equipamiento (techo solar panorámico, arranque en cuesta, etc.). Para 2013 se espera la introducción de un inédito diesel con sólo un litro de cilindrada y consumos ultra-bajos. No estaba previsto en un principio pero en mercados como el italiano o francés tienen mucho peso.

En el caso concreto del mercado español, el segmento A no mueve grandes cifras al año. No contar con ventajas fiscales acerca en exceso los precios a los polivalentes, por regla general más resolutivos para un uso plural. Aun así son interesantes para aquellos usuarios que buscan ante todo un vehículo práctico, de corte sencillo y fácil de aparcar. Con sólo 3,55 metros de longitud y formas muy cuadradas, los tres sorprenden por el buen aprovechamiento del espacio aunque no son sus únicas cualidades.

¿Quieres saber más? Pues sigue leyendo y podrás conocer más en detalle al protagonista de hoy: el SEAT Mii 1.0i 12v 75 CV Style Chic con tecnología Ecomotive y carrocería de cinco puertas.





Exterior

He de reconocer que con el paso del tiempo y a fuerza de verlo, el Mii me ha terminado gustando. No presume del encanto de un Fiat 500, pero sus formas cubicas transmiten solidez y un aire desenfadado. Teniendo en cuenta la categoría en la que está situado, es muy ancho (1,64 metros) y presume de una batalla generosa (2,42 metros). Esto última marca la vista lateral, con ambos ejes muy en los extremos.

De diseño muy cuadrado, el pequeño Mii saca partido a sus formas apostando por un habitáculo apto para cuatro pasajeros y un maletero de buena capacidad

Con la carrocería de cinco puertas se reduce el tamaño de las delanteras, de manera que es más cómodo en el día a día y facilita la entrada y salida del vehículo en lugares estrechos. Por supuesto el acceso a las posteriores también sale beneficiado, aunque no es de los más cómodos. El ángulo de apertura es correcto, pero será habitual rozar con los laterales del respaldo delantero, antes de acomodarse. Una vez sentado las rodillas encuentran algunos centímetros extra gracias al menor mullido de la zona central de dichos respaldos.

Visto de frente el Mii es indudablemente un SEAT. Las ópticas de clara inspiración "Ibiza" y la parrilla específica son sus signos más destacables, además de unos paragolpes de corte dinámico en aquellas unidades equipadas con faros antiniebla -varía el diseño de la parte inferior-. La zaga por su parte es más sencilla y muy similar a la del Citigo. Aquí el Up! presume de una mayor diferenciación con su portón totalmente en negro, elemento que le hace ganar empaque. En todos los casos esta vista queda marcada por la caída vertical -lo que hace que sean muy sucios cuando el asfalto está mojado- y los pilotos alargados.




Ahorro de costes

Dado que los vehículos urbanos no suelen dejar mucho margen de beneficio, en VAG han recortado gastos tanto en su exterior como en el habitáculo. Los ejemplos más claros están en el tirador del portón "visto" -no tras el logo como en otros SEAT- y la apertura tipo "compás" para las puertas posteriores. En el interior no hay salidas de aire centrales y desde el puesto del conductor no se puede controlar el elevalunas derecho. Cada puerta tiene su mando y sin iluminación. Tampoco hay espejo de cortesía en el parasol del piloto, algo poco habitual en un coche que debería contar con un alto porcentaje de clientela femenina, y en ninguna plaza encontramos asideros de techo, un elemento que pueden echar de menos nuestros acompañantes.

Algunos pequeños detalles mejorables estropean un conjunto de calidad, bien pensado y práctico. Puede contar con ciertos elementos de equipamiento poco habituales en el segmento A como los asientos calefactables o el control de velocidad

Pero no todo es negativo. Por ejemplo toda la oferta del Mii se vende con los paragolpes completamente pintados y, partir del nivel Style, también se incluyen los espejos y tiradores en el mismo tono de la carrocería. La calidad de los plásticos empleados es elevada y transmiten buena sensación -curiosamente los claros de esta unidad tienen mejor pinta que los negros del Up! que pude probar hace casi un año-. La plancha central decorativa pintada en blanco, de serie en el Style Chic, añade un toque diferenciador, y los mandos que controlan la climatización y el equipo de sonido tienen un tacto agradable. Destacar también que los intermitentes cuentan con modo "autopista", algo no muy común en coches de este precio.

La instrumentación cuenta tres esferas, la central con un velocímetro muy generoso de fácil lectura, y las otras dos bastante pequeñas -para nivel de combustible y tacómetro-. Entre las opciones está el ordenador de viaje, un elemento interesante ya que a las habituales informaciones relacionadas con el consumo y autonomía, suma termómetro de temperatura exterior, indicador de la temperatura del agua y velocímetro digital.




Equipamiento razonable

El nivel de equipamiento de este Style Chic es correcto. Cuenta con aire acondicionado, volante de cuero, llantas de aleación de 14 pulgadas, espejos eléctricos, cierre centralizado con mando, radio CD MP3, múltiples airbags, control de estabilidad y asiento del conductor regulable en altura entre otras cosas. El precio base con este nivel de acabado es de 12.471 € sin contar con los posibles descuentos (hasta 3.000 € al momento de escribir este artículo).

Si se quiere completar la dotación se pueden añadir el techo solar panorámico (769 €), el sistema de frenada automático en ciudad (246 €), faros antiniebla (154 €) y cristales tintados (154 €). Sorprende que también se ofrezcan elementos poco habituales hoy en el segmento (el paquete confort incluye control de velocidad + sensor de parking + antinieblas + ordenador por 615 € o los asientos térmicos por 205 €) que contrastan con la imposibilidad de incluir el climatizador automático, puerto USB, y automatismos para limpias y luces.

Una opción recomendable es el sistema SEAT Media System. Se trata de un navegador portátil de la marca Navigon pero con aplicaciones específicas para el trío VAG. Además de la cartografía, incluye bluetooth, lector de tarjetas micro-SD, información multimedia y un completo ordenador de viaje con doble trip. Si se desea también cuenta con una pantalla en la que se ven el cuentavueltas y la temperatura exterior o del nivel de refrigerante. Cuesta 350 € ya con la preinstalación que permite cargarlo desde la propia base.



Las posibilidades de personalización forman parte de la "esencia Mii". Se pueden elegir adhesivos decorativos, faldones laterales, extensión de paragolpes, diversos porta-objetos, llantas de aleación...

Una de las virtudes del Mii es la amplitud de sus plazas delanteras. Es tan generoso en anchura que ambos pasajeros irán tan holgados como en modelos de superior categoría. Además el diseño del salpicadero y la buena altura al techo consiguen una sensación de desahogo poco habitual en coches tan pequeños. La postura de conducción es correcta. El volante sólo tiene regulación en altura, pero al menos en mi caso no he echado de menos el reglaje en profundidad. Los asientos son cómodos, sujetan bien e incluyen el apoyacabezas integrado.

En las plazas posteriores la cota de anchura es correcta para sus dos únicos ocupantes. Viajarán con holgura también por la buena altura disponible, si bien la única medición que sale peor parada es la relacionada con el espacio longitudinal, algo justa para adultos de más de 1,85 metros.

El maletero es de lo mejor del segmento con sus 251 litros de partida. Cuenta con un doble fondo muy aprovechable -pero con demasiada chapa a la vista que afea el resultado visual-. Al abrir el portón la pequeña bandeja oculta equipaje tiene que manipularse manualmente, lo que es un poco engorroso. Mejor es la posibilidad de abatir los respaldos por partes, pudiendo conseguir una superficie plana utilizando ese falso doble fondo.

En marcha

Todos los Mii están asociados a un moderno de motor de sólo un litro. Aunque por 400 € menos se puede optar por una versión con 60 CV, interesa más realizar ese desembolso y optar por la de 75 CV. Con sólo tres cilindros, destaca por su agradable funcionamiento y aunque no logra la finura de los clásicos cuatro cilindros, se ha mejorado mucho en relación a otros de similar arquitectura. El sonido que emite es diferente y en cierto modo recuerda al de algunas motos. El nivel de vibraciones en marcha es prácticamente nulo y resulta muy agradable, pero al ralentí cuando (especialmente cuando está caliente) se dejan sentir en pedales, volante e incluso asiento. No es incomodo, pero sí se aprecian.

Lógicamente con ese nivel de potencia no te quedas pegado al asiento, pero sube muy bien de vueltas y mueve con soltura la pequeña figura del Mii. Lo mejor de este bloque está entre las 3.300 y 6.000 rpm, si bien es capaz de superar la línea roja del cuentarrevoluciones y coquetear con las 7.000, momento en el que se corta la inyección.




Lo mejor de este bloque es que gasta realmente poco. En ciudad es complicado superar los 6,0 L/100 gracias a que en esta variante Ecomotive se incluye el sistema Stop&Start de serie. Este dispositivo funciona bien, es rápido en los arranques y relativamente suave. No he sentido la necesidad de desconectarlo, lo que ya dice bastante del buen funcionamiento.

El bloque de tres cilindros no gira tan fino como los "tetra", pero gasta muy poco y mueve con soltura los 940 kilos del Mii. En los Ecomotive, el Stop&Start es de serie

Continuando con los consumos, en carreteras secundarias a 90-100 km/h se rondan los 4,8-5,2 L/100 dependiendo del tipo de conducción realizado mientras que en autovía, a velocidades de 120-130 km/h la media oscila entre los 5,6/5,8 L/100. En general gasta muy poco y con sus 35 litros de depósito se pueden superar los 550 km de autonomía sin excesivos problemas.

En ciudad el Mii se conduce de maravilla. El tarado de la suspensión "confort" permite que las irregularidades y múltiples badenes sean superados sin excesivas brusquedades. Sólo en aquellos más grandes puede sentirse cierta sequedad, pero nada grave. El pequeño bloque de un litro tiene suficiente tirón para que corretee con agilidad y alegría. En este "Ecomotive" se incluye un indicador de cambio de marcha óptimo que lo ahoga y mucho. Es mejor no hacerle mucho caso o no habrá fuerza de reserva para ganar velocidad con soltura.



En carretera también se desenvuelve con soltura. La generosa batalla junto a un buen ancho de vías consiguen un conjunto muy estable y seguro pese a su ligereza (menos de una tonelada). La suspensión permite cierto balanceo en apoyos fuertes que resta algo de velocidad por el paso por curva. En tramos virados, con cambios de dirección continuos es algo más torpe de lo que podría pensarse en principio. Esto se debe a que le cuesta recuperarse entre curva y curva. En los Mii Style Sport esto no ocurre gracias al empleo de la suspensión deportiva con muelles más duros, pero la pérdida en confort no creo que lo compense en un coche de este tipo. Con la suspensión estándar es menos eficaz en estas vías que el trío C1/107 y Aygo, si bien estos en autopista son menos estables.

Y es que en autovía sorprende por su solida pisada, más propia de un vehículo grande. Se puede rodar a alta velocidad sin sentir que se despega del suelo y el tacto de la dirección es muy bueno, ayudando a dibujar las curvas sin necesidad de corrección alguna. Aquí está al nivel de los mejores (Ka y Twingo), es más estable que un Fiat 500 y mucho más eficaz que los surcoreanos i10 y Picanto. La fuerza disponible permite moverse entre 80 y 130 km/h con relativa facilidad. A partir de ahí le cuesta algo más ganar velocidad. La baja cilindrada también le juega una "mala pasada" a la hora de superar repechos prolongados. Salvo que se reduzca una o dos marchas, será complicado mantener un ritmo de unos 120 km/h con el coche cargado.

Otro punto fuerte del Mii es la iluminación. Cuenta únicamente con halógenos convencionales, pero tienen un haz muy claro y amplio. Interesante es que desde el interior se pueden regular en altura. Pese a que puede contar con faros antiniebla, no hay posibilidad de incluir la función "cornering", algo incomprensible dado el bajo coste que tiene este elemento y lo útil que resulta.



Conclusión

El Mii es un pequeño urbano que lo tiene complicado en el mercado español. Y es que al poco éxito que suelen tener este tipo de vehículos por sus precios cercanos a los productos del segmento superior, hay que sumar la pequeña distancia en las tarifas entre sus hermanos de proyecto, Skoda Citigo y Volkswagen Up!. La decisión entre uno u otro tendrá más que ver por las ofertas de última hora que nos puedan hacer en el concesionario, la disponibilidad de un taller cercano o la propia experiencia con la marca que por otros motivos –estéticamente están diferenciados, pero no tanto como para abonar mucho más-.

El Mii sorprende más en el día a día que al primer vistazo. Aconsejamos probarlo antes de tomar una decisión, pues a sus mandos nada parece indicar que estas conduciendo un urbano de 3,55 metros

En relación al resto de competidores, el Mii es una apuesta competente y equilibrada. Gusta más a medida que pasan los días, con un comportamiento y tacto propio de segmentos superiores y un amplio y bien aprovechado interior. Quizás sean los pequeños detalles relativos al ahorro de costes los que empañen un conjunto conseguido y atractivo, pero también es justo decir que la calidad de realización está entre las mejores.

El pequeño motor de 75 CV es suficiente para cualquier tipo de trayecto y no imposibilita realizar viajes largos con garantías. No es el más rápido ni el más fino, pero gasta muy poco y el tacto de la dirección me ha parecido sensacional.

No sabemos si en un futuro serán solventados algunos de esos detalles criticables como las ventanillas posteriores con apertura de compás, la imposibilidad de controlar el elevalunas del acompañante desde el puesto de conducción o la falta de salidas de aire centrales, pero dado que muchos de estos "fallos" sí serán modificados para otros mercados (en el Volkswagen Up! brasileño sin ir más lejos), cabe la esperanza de qué con el restyling los veamos también por aquí.

De momento, y centrados en el que se vende actualmente, el Mii convence y es resolutivo si se tienen en cuenta sus limitaciones lógicas de tamaño y motor. Así que ya lo sabes, si estas buscando un pequeño urbanita, el modelo español puede ser el candidato ideal. Te recomiendo que lo pruebes antes de darle un "no" rotundo.



Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres

Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1enrique-garcía15319
2guillermo-alfonsin9826
3daniel-murias910
4antonio-r-vaquerizo527
5valent-fradera263
6nacho-villarin152
7javier-costas855
8elas-juarez20