Categorías: BMW, Pruebas, Compactos segmento C

Prueba: BMW 120d


Haz click para ir a la galería.

El BMW Serie 1 fue el primer modelo de la marca bávara realmente pensado para adentrarse en el segmento de los compactos premium donde reinaba en solitario el Audi A3. Si bien es cierto que fue BMW quien abrió la veda con las dos generaciones de Serie 3 Compact, lo hizo de manera tímida y sus ventas nunca fueron destacadas. En 2004, lanza el Serie 1 5 puertas (E87), pronto le sigue el de 3 puertas (E81), el Coupé (E82) y el Cabrio (E88); estos dos últimos siguen en producción.

Esta primera versión se reveló todo un éxito comercial. Es un coche que nos gustó mucho, por sus prestaciones y su refinamiento mecánico. De hecho, desde 2004 se han vendido ya más de 2 millones de Serie 1. Por otra parte, es cierto que, a excepción del genial 1M Coupé, tenía apartados en los que debía mejorar.

El hecho de querer seguir fiel a una arquitectura de tracción trasera y motor longitudinal -como todo buen BMW que se precie- en el segmento C obligó a ciertas concesiones. El espacio que ocupan el motor y la transmisión en una caja compacta hicieron que la habitabilidad trasera del Serie 1 fuese, digamos, bastante comprometida. El otro punto que nos decepcionó mucho fue el del comportamiento dinámico. A pesar de su tradicional arquitectura, no se movía como un BMW "normal"; su conducción no era gratificante y su comportamiento para nada noble. Para colmo, los acabados tampoco estaban a la altura del resto de la gama.

El nuevo Serie 1 (F20) llegó con la difícil tarea de mejorar ahí donde defraudó el E81/E82. Por si fuera poco, se enfrenta a un segmento cada vez más importante en Europa y donde ya no tiene que enfrentarse sólo al Audi A3 y al Volkswagen Golf, ahora también tiene que luchar con el enemigo de siempre, Mercedes y su Clase A. ¿Puede esta nueva generación de Serie 1 con ellos?



Noticias recientes

Reader Comments (Page 1 of 1)