Categorías: Competición

Más sobre las nuevas normas de Le Mans 2014


El retorno de Porsche y las nuevas normas son las dos grandes atracciones de Le Mans 2014

Ya sabes, de sobras, que Le Mans es una de las debilidades de Autoblog. Llevamos años contándote la carrera en directo como nadie (cuatro en total, nada menos), y vamos a seguir haciéndolo. Sabes también que 2014 es la gran "promesa" para recuperar un Le Mans "más tecnológico".

Le Mans 2014 será una carrera con muchos alicientes, el principal de ellos el retorno de Porsche. Pero a nivel técnico, tal y como analizamos aquí hace ya un puñado de meses, vendrá con una nueva normativa abierta de motores "prototipo", cuya única limitación será la del consumo de combustible. Esta norma, rescatada de los tiempos de los Grupo C, servirá para abrir el aspecto técnico para que cada fabricante innove y tire por donde él crea conveniente, aunque muchos analistas, como Mike Fuller, aseguran que lo más probable es que acabemos viendo motores de muy baja cilindrada, sobrealimentados y con pocos cilindros.
Hemos podido echar un vistazo a un nuevo borrador de la normativa para 2014, gracias al bueno de Mike, que hacía su propio análisis, muy técnico, en su propia web. Lo primero que nos ha llamado a nosotros la atención es que tanto los LMP1 como los más económicos y privados LMP2 tendrán esta normativa abierta de motorizaciones. La gran diferencia entre ambas categorías es que LMP1 son, por obligación, coches híbridos, mientras que LMP2 queda para los equipos privados, sin obligación de contar con sistema híbrido, y con un límite de cilindrada.

Para medir el consumo de combustible, el ACO va a emplear unos caudalímetros, que serán los que se encarguen de medir en tiempo real cuánto está gastando cada coche, de manera que la organización pueda controlar el cumplimiento de la nueva normativa.

En cuanto al diseño de los coches, desaparecen los prototipos abiertos, por lo que todos los coches serán cupés (más bonitos, a nuestro juicio). Aunque lo que ganamos en ese sentido, lo perdemos por otras razones: los coches serán más estrechos (1.900 mm de máximo de ancho por 2.000 actuales) y más altos. Además, se obliga a tener un parabrisas claramente más ancho, lo que hará que los coches no tengan pontones tan marcados. Vamos, que tendrán más forma de ladrillo, y menos de "coche de carreras".

Una pena, sí, pero esta queda compensada por la apertura de mente que supone pensar que si Porsche quiere, podrá usar un motor bóxer, mientras Audi puede usar un V6 diésel y toyota un cuatro en línea gasolina... En la variedad está el gusto. ¿No? Malo será que cuando llegue el momento de la verdad acabemos viendo a todos con el mismo tipo de motor...

Noticias recientes