Skip to Content

Categorías: BMW, Ferrari, Jaguar, Lamborghini, Porsche, Etc., Deportivos

¿Es un cambio manual una credencial de deportividad?


Haz click en la imagen para ir a la galería.

Jaguar se está planteando introducir de nuevo los cambios manuales dentro de un año, según cuenta Autocar. Adrian Hallmark, el director global de la marca, reconoce que los cambios manuales pueden ser beneficiosos para Jaguar en términos de coste y placer de conducción. Es probable que este cambio manual esté disponible con el F-Type, pero también tendría su hueco en las berlinas, como el XF.

"Los deportivos necesitan un cambio manual para tener cierta credibilidad", comentó Hallmark. Sin embargo, no contemplan un XJ con cambio manual. Hallmark declaró que Jaguar está desarrollando un cambio manual con "un mínimo de 6 relaciones". También confirmó que Jaguar y Land Rover utilizarán la próxima generación de cambios automáticos ZF de nueve relaciones.

Leyendo entre líneas las declaraciones de Hallmark, es cierto que un deportivo con un buen cambio manual no tiene rival en términos de placer de conducción, si sabes hacer correctamente el punta tacón... En términos de prestaciones puras no hay nada más rápido y eficiente que un cambio de doble embrague, o un manual robotizado, con una buena gestión electrónica. Jaguar, que depende mucho (incluso demasiado) del mercado británico y estadounidense, se dio cuenta que una parte importante de la clientela norteamericana de deportivos prefería el cambio manual. Y si Jaguar quiere volver a tener una imagen deportiva, y no la de una marca para golfistas de Florida, debe proponer un cambio manual en el F-Type. Para convencerse de ello, basta con ver el éxito del cambio manual de 7 relaciones del 911 en Estados Unidos y su confidencialidad en Europa o el hecho de que el BMW M5 tenga un cambio manual en opción en Estados Unidos y no exista a este lado del charco.

Galería: Jaguar F-Type

¿Por qué? Porque en Estados Unidos, tradicionalmente, un coche con cambio manual es un modelo low cost; es que no te puedes permitir un automático, es barato. Se llegó al punto que una gran parte de la población no sabe conducir con un cambio manual. En un exceso de esnobismo, la clientela de los deportivos prefiere entonces un cambio manual "porque yo sé conducir, tengo un deportivo". (Para luego, en muchos casos, arrastrarse a 90 km/h en el freeway...)


Para poder sacarle el máximo a un cambio manual es preciso realizar el punta tacón.

En los deportivos, siempre habrá una cierta nostalgia en el hecho de cambiar manualmente las marchas, el "clinc-clinc" en un Ferrari o Lamborghini clásico; la dureza y al mismo tiempo precisión y facilidad con la que se maneja un cambio Porsche y, sobre todo, la sonrisa y el sentimiento de satisfacción al clavar un punta tacón o engranar las marchas idóneas justo en el momento más adecuado.


El sonido metálico del pomo en la rejilla ya es sólo para los Ferrari clásicos.

Claro que el resto del tiempo, reconozcámoslo,un cambio manual es un engorro. En ciudad o en un atasco (lo que muchas veces viene a ser lo mismo), estar continuamente accionando el embrague y el pomo para andar 4 metros o de semáforo en semáforo, no te da precisamente un sentimiento de satisfacción. Y aún menos sientes nostalgia por ello. Siendo realista, creo que la verdadera gracia del cambio manual es mantener el control sobre la elección de la marcha y no cederlo a un ordenador.


Caja de cambios manual robotizada de 7 marchas de Lamborghini.

Los cambios de doble embrague (y algunos cambios manuales robotizados bien desarrollados) permiten justamente ese control. En modo manual deportivo, no pasan la marcha superior si no le das a la leva de la derecha; te puedes tirar un buen rato con el motor en corte (si lo rompes, allá tú), porque tú tienes el control. Al reducir de marcha, algunas cajas de cambios bajan incluso 2 ó 3 marchas de golpe si mantienes la leva de la izquierda pulsada durante unos milisegundos (Ferrari, por ejemplo); esto es control óptimo y un cambio que trabaja para ti y no en tu lugar.


Una de las cajas de cambios de doble embrague más elaborada es la ZF que equipa el Ferrari 458 Italia.

Es cierto que la única restricción que imponen este tipo de caja de cambios aparece al reducir las marchas con demasiado entusiasmo; es por una cuestión de seguridad. Si llegas al corte de inyección, te da tiempo a subir una marcha; incluso el más inútil de los conductores puede ponerle remedio. Sin embargo, si bajas de marcha demasiado pronto, se corre el riesgo de romper el motor, el cambio y algunas cosas más... Y es un error que con un cambio manual, muy raras vez se va a cometer.

Esto es en teoría. Por desgracia, en algunas marcas la gestión electrónica de esos cambios no es la ideal desde un punto de vista deportivo, pero quizá sean coches de gran turismo y no verdaderos deportivos, aunque los chicos de marketing de la marca siempre dirán lo contrario. Y vice versa.

Si marcas como Porsche, Ferrari o Lamborghini no dudan en apostar por cambios automatizados con función manual, por algo será. Ferrari ya ni siquiera propone la opción del cambio manual en el California desde hace tiempo y el próximo Porsche 911 GT3 estará exclusivamente disponible con cambio PDK. Y es que este tipo de cambios mejoran las prestaciones -la velocidad con la que cambian de marcha será siempre superior a la del ser humano-, te permiten concentrarte en otros aspectos, como conseguir la trazada perfecta al mismo tiempo que te devuelven el control sobre qué marcha engranar y en qué momento.


El PDK de Porsche es todo ventajas...siempre y cuando pidamos la opción de levas en el volante.

Muchos no estarán de acuerdo, pero creo que estos cambios son el futuro. Claro que la situación ideal sería poder tener la elección a la hora de comprar el coche, pero mandan los contables y muchas veces ya no es rentable invertir en un costoso equipamiento que representará una diminuta parte de las ventas. Porsche lo mantiene por el mercado estadounidense, aunque menos del 10% de los 911 vendidos en Alemania lo son con cambio manual, por ejemplo. Los cambios manuales en Ferrari se habían convertido en una anécdota estos últimos años, de ahí que los eliminarán.


Una rareza, aunque quizá no por mucho tiempo, el cambio manual de 7 relaciones del 991.

¿Entonces cual de los dos conceptos es más propio de un deportivo? Depende de lo que se busque. El manual es más gratificante, mientras que el "automático" es más fácil, eficaz y eficiente. Si buscamos prestaciones puras, el "automátizado" se impone. O quizá Porsche vuelva algún día a reinventar su primer cambio manual automatizado, el Sportomatic, que no era otro que un cambio manual, normal y corriente, pero sin pedal de embrague. Entre esto y que en los automáticos van añadiendo cada vez más relaciones, no tendremos una respuesta a esta pregunta en breve...

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres
Gran Turismo challenge

Autoblog Español

Las más comentadas (últimos siete días)

Comentarios recientes