Skip to Content

Categorías: Competición

¿Kimi Raikkonen es un héroe? ¿un villano? ¿un perfecto actor? ¿un mal trabajador?



Kimi Raikkonen es buen piloto. Sí. Tal vez no triunfara en los rallyes porque no le gusta escuchar lo que tiene que hacer, y claro, tener a un copiloto al lado diciéndole que gire a la derecha o a la izquierda puede ir en contra de su forma de enfocar el trabajo. Pero a la par de buen conductor y tipo franco... ¿no roza el díscolo finés lo incorrecto? Igual hasta lo supera.

La cuestión, para nosotros, no es tanto si lo que hace o dice es correcto o incorrecto. La cuestión tal vez esté en saber si Raikkonen es así, o estamos ante una pose de actor, una pose de alguien que quiere ser como su ídolo, James Hunt. Alguien al que le aplaudimos y reímos un comportamiento completamente reprochable, que no nos gustaría ver en nuestros hijos.


Esta pasada carrera, en la que se llevó la victoria, vimos a Kimi en estado puro. Sus conversaciones por radio y sus declaraciones tras la carrera a diversos medios nos dejaron con una mueca de sonrisa y alucine en el semblante.
Durante la carrera:

Simon Rennie: Bien, Kimi, el piloto que tienes ahora detrás es Alonso. Alonso está a cinco segundos detrás de ti. Te mantendré informado de la diferencia. Te mantendré informado del ritmo de carrera.

Kimi, antes de que Rennie acabe: Sísisisisisis, ya se yo lo que hago, dejadme en paz.

Simon Rennie: Bien, Kimi, tenemos que trabajar las cuatro ruedas, por favor, haz trabajar las cuatro ruedas, haz...

Kimi, antes de que Rennie acabe: Sisisisisisisisi, ¡no tienes que recordármelo cada segundo!

En las entrevistas:

Pregunta: Kimi, tu primera victoria desde el GP de Bélgica de 2009. Háblanos de tus emociones en este momento.
Kimi: No hay mucho que contar...

Pregunta: La gente quiere saber lo increíble que es ganar un gran premio. Cuéntanos.
Kimi: La última vez me poníais a parir porque no sonreía lo suficiente, así que probablemente esta vez pase lo mismo.

Pregunta: Kimi, has ganado antes, has ganado el título antes y estando aquí envías un mensaje al equipo sobre cómo esperas que esto motive éxitos futuros, pero ¿cuándo van a asumir ese momento? Has ganado un gran premio en el año de tu regreso.
Kimi: Quiero decir, como he dicho, que soy feliz, pero que no hay motivo para ponerse a dar saltos. En realidad, tenemos todavía unas cuantas carreras por delante, intentaré hacer lo mismo de nuevo, y seguro que vamos a tener una buena fiesta hoy. Y con un poco de suerte, mañana, cuando nos levantemos con resaca tras una larga noche, recordaremos por qué estamos así...

Pregunta: Kimi Raikkonen, ¿cómo, con quién y durante cuántos días celebrarás esta victoria?
Kimi: Tengo casi dos semanas. Siempre y cuando esté preparado para la próxima carrera el equipo está contento. Trataré de ir a casa en algún momento.

Pregunta: Kimi, uno de los momentos destacados de la carrera ha sido tu mensaje en la radio, el que le has dado al equipo. ¿Cómo puede distraer cuando estás luchando detrás del coche de seguridad, o lo que sea, para que el equipo te recuerde que calientes los neumáticos?
Kimi: Es algo normal. Es lo mismo con todos los equipos. Por supuesto, solo están tratando de ayudarme pero si sigues diciendo las mismas cosas cada dos minutos... no soy tan estúpido como para no recordar lo que estoy haciendo. Sé lo que estoy haciendo. Pediré ayuda si la necesito.

Y tras este "show" del díscolo finés, yo, amigo lector, te pregunto: le reímos las gracias, porque es auténtico, sí, porque nos da un soplo de humanidad, de personalidad, respecto a un ambiente, el de los grandes premios, demasiado enlatado, donde todos quieren ser los mejores, al tiempo que intentan vendernos productos. Pero, ¿es Kimi Raikkonen "auténtico"? ¿o es un mero reflejo de quien quiere ser?

¿Es Kimi un reflejo de James Hunt cuidadosamente coreografiado? ¿o es en realidad el puro resultado de su personalidad?

Lo que está claro es que la Fórmula 1 vive de los patrocinadores. Vive del dinero que pagan las marcas por identificarse en un gran circo promovido por los derechos televisivos. La tele es el gran motor de todo este negocio, dando presencia ante la masa de espectadores a esas marcas que invierten millones. Y el idolatrado resulta ser el personaje que peor cuida esa imagen de "comercial con patas". Porque la mitad del éxito, teórico, de una figura del deporte es su capacidad de convertirse en un maniquí publicitario de una y mil marcas. Te lo dirán en cualquier cursillo de mecenazgo o de relaciones públicas.

Y lo más curioso es que el piloto más admirado de la F1 actual por su forma de ser, por su "autenticidad" y por su capacidad es justo el que incumple no uno, sino todos los preceptos del "buen piloto de F1", ese que sigue "el libro de estilo" marcado por Ecclestone y sus secuaces. Ese que pasa de ser políticamente correcto.

Su éxito es ser único. Pero a mi, que le admiro, todavía me planea la duda, y me planeará siempre, si no tengo posibilidad de conocerle personalmente en su día a día, de si en verdad es así, o es un excelente actor, y un excelente gestor de una imagen "gamberra" como la de ningún otro.

Sólo espero que no acabe como el pobre James Hunt, que pagó sus excesos con la bebida con una muerte temprana...



Reader Comments (Page 1 of 1)

Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1Enrique Garca2008
2Guillermo Alfonsin13564
3Daniel Murias756