Skip to Content

Categorías: Pruebas, Cupés, Deportivos, Pagani

Prueba: Pagani Huayra


Pincha la imagen para ver la galería


El Zonda nos enamoró. Al principio no nos funcionaba demasiado a nivel visual, pero poco a poco la creación de Don Horacio Pagani fue ganando nuestro cariño, escuchando su motor, descubriendo sus detalles, viendo sus interminables ediciones especiales...

Y entonces llegó el polémico Huayra, y su frontal extraño. Es un mazacote, sí, pero también una obra de arte. Y como obra de arte contemporáneo, hay que pasar tiempo con ella para entenderla. Vivirla en primera persona para llegar a comprenderla y valorarla en su justa medida.

Enviamos desde Autoblog a Matt Davis a la sede de Pagani para ponerse a los mandos de este aparato de más de un millón de Euros. ¿Quieres leer sus impresiones? Te esperan al otro lado.


El amor por el detalle, o la obsesión, convertida en un producto artístico de cuatro ruedas, eso es Pagani

Ya aburre volver a visitar la factoría de Pagani Automobili en San Cesario, Italia, y volver a preguntar lo mismo ¿De dónde sacan el dinero para hacer todo esto? La realidad es que la respuesta no sólo es larga, sino que también es complicada de obtener y desvelar. Encima, tampoco ese es nuestro trabajo para hoy.

La realidad es la que es: Pagani tiene pedidos del Huayra para los próximos tres años y medio, a un ritmo de 40 coches al año (140 coches vendidos a razón de más de un millón de euros cada uno).




Cuando te acostumbras a hablar con directivos de marcas de automóviles, te acostumbras también a que no te cuenten la mitad de las cosas, mostrándose ausentes, despistados incluso... Horacio Pagani no es así. Le tienes que dar 90 minutos de tu tiempo para que te cuente todo lo que te quiere contar de su compañía, "su familia", y lo orgulloso que está de todo ello. Es una ceremonia, una celebración la manera de acoger y contar la historia de Pagani, y también la manera de fabricar estos coches.

Y claro, luego toca probar el Huayra por las carreteras del norte de Italia, como ya hicimos en su día con el glorioso Zonda.



Nos tocó salir con un Huayra desde las instalaciones de Pagani con un Huayra actualizado con el nuevo paquete "Track Pack" instalado, configurándolo en su variante más extrema hasta la fecha. Con 720 caballos a las espaldas a 5.800 vueltas y un par que supera el millar, las cosas son serias: 0 a 100 en 3,2 segundos y una punta más allá de los 370 km/h. La máxima aceleración centrípeta que es capaz de generar este aparato es de 1,64 G, convirtiéndolo en una máquina mucho más capaz que el Zonda que le precedió. Las Pirelli P Zero Corsa que calza son imponentes, 255/35 R19 delante y 335/30 R20 detrás.

Pero antes de meter las ruedas en autopistas, lo primero que hicimos fue adentrarnos por los Apeninos para descubrir una caja de cambios automatizada muy radical. Horacio decidió que los cambios de marcha se dejaran notar, y Xtrac, proveedor de la caja de cambios, ha logrado esa sensación en la caja mono-embrague secuencial de siete relaciones y disposición transversal (como en la F1). Resulta mucho más ligera que una de doble embrague, y te hace sentir los cambios de relación.



Prestacionalmente hablando, el coche es un misil sin parangón, capaz de fundir a prácticamente cualquier rival contra el crono, pero lo más curioso del asunto es que ese no es su principal factor de atracción

Pero, si bien es cierto que se notan los cambios de marcha, el V12 de AMG "no muerde". Empuja una barbaridad, pero tiene una curva de par "asimilable",

Aposentados con nuestro trasero en el habitáculo del Huayra, nos tratamos de concentrar en la carretera, pero es que el habitáculo, con un diseño barroco y elaborado, nos trata de desviar la mirada para que nos dediquemos a apreciar detalles que deberíamos haber disfrutado en parado. Puede que por dentro no te termine de convencer, pues es la antítesis al concepto "forma sigue función" de un McLaren, por ejemplo, pero en el Pagani se sigue una vía distinta, la del amor extremo por el detalle, y el diseño por el diseño. Es una obra maestra, otra cosa es que comulgues con ella, pero tan pronto te sientas dentro, aprendes a apreciarla por sí misma, y por la sensación de calidad que da. Es como un reloj caro: puede que un Casio de 5€ de la hora igual de bien que un Hublot, pero este último tiene ese "halo chic".



El señor Pagani es uno de esos amantes de la fibra de carbono, y solo hace falta ver cómo se trabaja este complicado y caro material en cada detalle de sus Pagani para entender el amor por el detalle y el tratamiento adecuado, con las fibras mirando y cuadrando siempre en la misma dirección. Pero el amor (obsesión) por "las cosas bien puestas" llega a otros extremos, casi enfermizos: todos los tornillos, cuando se aprietan al par que les toca, quedan en la misma posición, y tienen la firma de la marca inscrita. Y estamos hablando de 1.500 tornillos de titanio apretados con precisión de neurocirujano.

Gracias a esta obsesión por el detalle y los ajustes, la dirección asistida eléctrica consigue lo que pocas: da información y tiene el mejor tacto posible. Es rápido en línea recta como un Veyron, al mismo tiempo que ágil en curva cual Cayman S. Es increíble. Los frenos carbonocerámicos funcionan bien, calientes o fríos.

Las planchas aerodinámicas activas de la carrocería dicen tanto de la obsesión por el detalle como el amor por el diseño y la tecnología. En nuestra unidad de pruebas con este paquete "Track Pack", el spoiler delantero crece todavía más para conseguir mejor comportamiento a alta velocidad cuando se pisa el freno. De 200 a 0 km/h se tardan sólo 4,2 segundos.

Vale, el V12 no suena tan vocal como el atmosférico que le antecedió, pero la carga de los turbos se convierte en una orquesta apropiada en si misma. Eso sí, toda esta sinfonía de sobralimentación tapa el trabajo de los doce cilindros AMG.



Con 3,5 años de espera para que te fabriquen uno, y un precio de más de un millón de euros, puede parecer una locura, pero como obra de arte y máxima expresión automovilística, nos parece toda una proeza de la ingeniería

Reencontrándonos con el ambiente interior, ya con el coche parado, nos damos cuenta de la obsesión por la técnica aquí también, con un sistema de infoentretenimiento realmente trabajado, la llave (que cuesta unos 1.000€) fabricada con la forma del coche y que cumple funciones digitales en el sistema, la pantalla digital táctil, o la iluminación LED variable, que te permite colocar todo de color de rosa si te apetece sentirte "fashion Voge" en un momento dado.

Tocaría ahora contarte una conclusión tras semejante experiencia. ¿Merece la pena esperar cuatro años por uno de estos aparatos de más de un millón de euros? La respuesta es un rotundo sí. Es una máquina increíble, probablemente el coche más especial y trabajado del mercado actual, por encima, probablemente, del más rápido y tecnológico Veyron, que no tiene ese halo de artesanía y diseño que sólo una compañía italiana, capitaneada por un argentino en este caso, sería capaz de llevar a cabo.

Vale, no es el coche más bonito del mundo, pero es una obra de arte rodante en sí misma.


[Prueba original por Matt Davis]

Reader Comments (Page 1 of 1)

Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1Enrique Garca16613
2Guillermo Alfonsin9725
3Antonio R. Vaquerizo556
4Daniel Murias531
5Valent Fradera243
6Nacho Villarin130