Skip to Content

Categorías: Volkswagen, Salón del Automóvil de París

¿Por qué un asiático está con una regla en París midiendo el Golf?


El protagonista en este juego de espías en París ha sido el Golf

Sólo hay dos cosas que abundan, en cantidades industriales, en los días de prensa en un Salón del Automóvil como el de París: fotógrafos con cámaras réflex molestándose unos a otros, y extraños personajes con cámaras y reglas. ¿Reglas? Podrás pensar en un primer instante que se trata de metódicos periodistas, generalmente asiáticos, que están midiendo cada recoveco de un nuevo modelo para contarle a sus lectores en su publicación cuáles son las mejoras de habitabilidad que hay en este nuevo automóvil. Pero no.

Recientemente nos paseábamos por un centro técnico de una conocida y gran marca automovilística, hará un par de semanas, cuando nos topamos en la ruta con una caja de cambios de... Volkswagen. Ingeniería inversa se le llama: desmontar las piezas y componentes de los coches de otros fabricantes para intentar aprender cómo hacen sus productos, y aplicar ese conocimiento a los coches propios.

Pero para cuando los fabricantes tienen tiempo de comprar un coche y desmontarlo, el "líder" de la manada ya está en el mercado haciendo ventas. La velocidad y las prisas de esta industria cada día son más similares a las del mundo de los gadgets electrónicos. Tanto es así que se ha implementado un nivel de ingeniería inversa que hace un par de décadas nos habría parecido cómico. Prueba de a dónde ha llegado el asunto está en lo que ocurría alrededor del Volkswagen Golf la semana pasada en el stand de la marca de Wolfsburgo.


Haciendo cola por montarse en cada una de las unidades del salón estaban un montón de personas que parecían periodistas, pero que no lo eran. Mientras unos y otros esperaban para tirar las fotos para las publicaciones como Autoblog, unos cuantos asiáticos se metían en el coche, sacaban una pequeña regla plegable, y comenzaban a medir compulsivamente todo, apuntándolo en una libreta y grabándolo en una grabadora.

Cuántos milímetros se movía el volante en sus ajustes, qué ruidos hacía. Galgas para mirar ajustes entre componentes, qué distancia hay entre palanca de cambios y volante, cuánto echa hacia atrás el asiento en su reglaje más amplio... Fotos de detalle, fotos al milímetro, fotos bajo el capó, fotos arrastrados bajo el coche para capturar brazos de suspensión, manguetas, pistones de freno... Todo vale.


Se mide todo, por dentro, por fuera, hasta el más mínimo detalle

Estos personajes, espías, agentes secretos de otras marcas, a veces son expulsados por los miembros de Volkswagen, cuando es demasiado evidente que están haciendo de todo menos fotografiar el coche para una revista. Pero vuelven. Si no ellos, otros compañeros suyos.

Vale, Volkswagen hace lo mismo. En ocasiones hasta el propio Ferdinand Piech se monta en los coches de la competencia, como el sonado caso del Hyundai i30 y su ajuste de volante "que no hace nada de ruido, no como el del Golf". Pero generalmente se mandan a infiltrados que no llamen demasiado la atención.

Y si el Golf era la gran estrella de medir este Salón de París es porque es el líder, y es, sobre todo, el molde en el que se miran todos los demás fabricantes. Porque más allá de ser el coche más vendido de Europa, es el "compacto por excelencia". Cuando cualquier otra marca quiere fabricar un compacto, el primer coche que se coloca entre sus targets es el Golf, y sus medidas, dimensiones y características.


Hasta las medidas de ajuste entre paneles son tomadas y apuntadas

Por eso tanto se quejaba Green Peace de sus cifras: El Golf es el modelo del segmento, y si gasta tres litros, el nuevo objetivo de toda la competencia será batirle en esa cifra. Donde pone el listón Volkswagen, los demás tratarán de superarlo, conocedores de que eso les dará una ventaja competitiva a medio plazo para emplearla como gancho comercial: "más maletero que el Golf" "más ágil que el Golf"...

Para cuando las primeras unidades del nuevo compacto alemán lleguen a los concesionarios, todos los centros técnicos de los fabricantes que cohabitan vendiendo coches en Europa habrán encargado un par de unidades y las irán a recoger. Una, por lo menos, será para utilizarla y valorarla a fondo. Otra irá directamente al departamento de despiece para ser sacrificada en post de las comparaciones y mejoras de la gama de sus rivales.

Así funciona esta industria. Porque se diga lo que se diga, todos se copian y miden al milímetro. Y no sólo lo hacen los rivales de VAG. Porque VAG también vigila y copia soluciones de los demás.

A los diseñadores estéticos les quedará la tarea de buscar carácter y diferenciación.

Reader Comments (Page 1 of 1)

Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1Enrique Garca16527
2Guillermo Alfonsin8727
3Daniel Murias840
4Antonio R. Vaquerizo618
5Valent Fradera279
6Nacho Villarin142
7Javier Costas966
8Elas Juarez10