Skip to Content

Categorías: Ford, SUVs y todoterrenos, Pruebas

Prueba: Ford Edge Limited EcoBoost


Pincha la imagen para ver la galería

La semana pasada te contamos cómo iba a cambiar la gama europea de Ford. Dentro de estos cambios, el más significativo venía de la mano de los nuevos modelos que se van a importar desde diversos puntos del globo a Europa. Entre ellos tenemos el EcoSport, el Mustang y nuestro protagonista de hoy, el Edge.

El Edge es un gran SUV que se comercializa con éxito en Norteamérica, donde ha sido capaz de colocar más de 100.000 unidades los dos últimos ejercicios. Recibió un importante lavado de cara que le dejó una imagen más moderna y deportiva a finales del año pasado, al tiempo que encontraban su lugar las mecánicas EcoBoost bajo su capó delantero.

Nuestro compañero de Autoblog Chris Shunk tuvo entonces la oportunidad de ponerse tras el volante del SUV del óvalo azul, equipado con el motor de cuatro cilindros y dos litros de cilindrada, con 240 caballos, que ya conocemos del Focus ST, donde rinde 10 caballos más. Este mismo motor llegará junto con el modelo cuando cruce el charco.

El Edge tiene algo de familiar para los que sigáis la industria del automóvil, y es que es hermano del Mazda CX-9, que no se ha comercializado más que en cantidades reducidísimas en España.

Ahora que sabemos que en el plazo de un año, poco más o menos, lo veremos en la vieja Europa, ¿no te apetece leer cómo va este modelo, que quedará escalonado por encima del nuevo Kuga? Shunk nos lo cuenta tras el salto.



El Edge se planteará en Europa como un rival para los Touareg o Murano, pero con menos aspiraciones todoterrenísticas

Si bien la crisis y la subida del precio del petróleo nos hicieron pensar en un momento que la era de los SUV y los crossover podía llegar a su fin, lo cierto es que en Estados Unidos la fórmula sigue funcionando, aunque para ello se hayan tenido que reinventar, con carrocerías más ligeras y chasis monocasco.

Algunos le dan el nombre de CUV esta evolución del SUV, donde se une eficiencia y ahorro de combustible, aunque al principio esos recortes de gasto no terminaban de convencer. Es lo que ocurrió con la primera generación del Edge, cuando apareció en 2007, cuyas cifras de consumo homologadas eran difíciles de cumplir. Y es que además se mantenía la problemática del incremento de peso respecto a un sedán equivalente, así como la superior sección frontal, que perjudica la aerodinámica.

Pero con el restyling de la nueva generación del Edge, que integra como principal protagonista al motor EcoBoost 2.0 de cuatro cilindros, Ford está dispuesta a demostrar que con la correcta estrategia de downsizing en las motorizaciones, se puede responder a las expectativas de los clientes con un producto de estilo SUV, y consumos de berlina.




Nuestra unidad de pruebas, pintada de un azul perla metalizado, y equipada con el acabado Limited, contaba con un precio de salida en Estados Unidos de 34.915 dólares (unos 28.000€, aunque cuando el modelo se importe aquí puedes esperar una subida de prácticamente 10.000€ más). Montar el motor EcoBoost supone un extra de 1.000 dólares. Con el acabado Limited viene de serie la tapicería de cuero, los asientos calefactados delanteros, que son eléctricos y configurables en 10 direcciones, el sistema de climatización de dos zonas, el sistema multimedia SYNC, y un equipo de sonido de 390 vatios firmado por Sony.

Nuestro coche de pruebas además montaba el sistema de navegación y el sistema de detección de coches en el punto muerto de los retrovisores, así como el sistema de acceso y arranque sin llave. El cuadro de relojes incluía también el sistema MyFord Touch (que pronto llegará en el Mondeo a Europa), con dos pantallas LED de 4,2 pulgadas a los lados del velocímetro que se pueden operar desde los mandos del volante para mostrar todo tipo de informaciones.



El corazón de este Edge, como te comentábamos, es el motor de cuatro cilindros EcoBoost, que encuentra su lugar para sustituir, previo pago de 1.000 dólares, al 3,5 de seis cilindros en uve. Ofrece menores consumos y un funcionamiento suave gracias a la caja de cambios de seis velocidades automática. Cierto que el V6 ofrece más potencia (285 caballos), pero el EcoBoost ofrece una curva de par más plana y llena.

El extra de par se nota desde detrás del volante sin problema. El EcoBoost ofrece buena aceleración en línea recta desde parado, y es que hace en poco más de siete segundos el 0 a 100 por hora. La ventaja de peso y par se nota, y además se "siente" de hecho más rápido de lo que en realidad es contra el crono, beneficiado por el efecto del turbo. El motor no suena tan "bonito" como el V6, pero sus ventajas lo compensan.



Dinámicamente hablando, el Edge se comporta mejor de lo que te hace pensar su tamaño. Gracias a su generoso ancho de vías, hay poco balanceo, y aunque la suspensión es algo dura, para evita bamboleos, el chasis no es complicado de manejar. Cuenta con suspensión independiente trasera y McPherson delante, obviamente. La dirección tiene asistencia hidráulica y desmultiplicación variable, con un tacto natural e informativo.

Con el motor EcoBoost de cuatro cilindros, el coche se queda con consumos sobre los ocho litros a los 100

El consumo medio con esta mecánica ronda los 8 litros a los 100 kilómetros. Estas cifras, en Estados Unidos, son realmente buenas cuando las comparamos con un sedán de hace una generación, pero la realidad es que siguen estando por encima de lo que esperarías de un Mondeo de nueva generación con la misma mecánica. Pero es que el peso y el tamaño están ahí.



Nuestro consumo en condiciones reales en la prueba no se alejó demasiado del homologado, rondando los ocho litros y medio, combinando ciudad y carretera, una cifra respetable para el tipo de coche en el que nos movemos. Y esto, créenos, merece la pena cuando lo comparamos con el V6, ya que a pesar de que el cuatro cilindros es más caro, se compensa la diferencia en el ahorro de combustible.

El habitáculo, por su parte, suma en positivo a la experiencia del motor y la estética exterior, con recubrimientos plásticos laminados, que dan un toque de calidad al ambiente interior. El volante multifunción de cuero y el cuadro de relojes son de lo mejor del Edge, y los asientos son cómodos, con mullido duro pero más que suficiente, y con buena sujección lateral.

Hay espacio de sobras para cinco ocupantes adultos de gran tamaño (piensa que esto te lo dice un probador estadounidense) y su equipaje.




El sistema de infoentretenimiento no tiene nada que envidiar al visto en otros fabricantes, incluidos los premium alemanes, y tanto el sistema SYNC como el MyFord te permiten llamar por teléfono o consultar el consumo medio sin soltar las manos del volante.

Un maletero enorme, una estética muy característica, y un buen precio de mercado deberían hacer que el Edge funcionara bien como complemento por arriba al Kuga, aunque habrá que ver la estrategia de precios y motorizaciones

La única pega que hemos encontrado es el sistema táctil sin botones físicos (que también llegará al Mondeo europeo en breve) para seleccionar las opciones de climatización. Y es que nos encontramos tocando zonas de la consola donde ni tan siquiera estaba el equipo de climatización. Igual es que somos un poco inútiles, o no estamos acostumbrados, pero preferimos, por el momento, los mandos manuales.

Gracias al sistema SYNC, podemos actuar sobre la climatización con sólo hablar al coche, pero aunque esa es una buena alternativa, preferimos los botones físicos como "método de segunda opción".



Con todo, el Edge combinado con el motor EcoBoost de cuatro cilindros es uno de los mejores SUV de su categoría. El motor es más que suficiente para mover el peso del vehículo, y ofrece consumos "aceptables" para el tamaño del mismo. Es bonito, bruto y masculino, y ofrece mucho espacio por dentro, con un acabado de calidad que lo deja a la altura de un modelo premium. Sólo los controles táctiles de climatización pueden empañar un poco el resultado, pero no es nada a lo que no puedas acostumbrarte.

[Prueba original de Chris Shunk]


Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres

Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1enrique-garcía15319
2guillermo-alfonsin9926
3daniel-murias910
4antonio-r-vaquerizo577
5valent-fradera263
6nacho-villarin162
7javier-costas955
8elas-juarez20