Skip to Content

Categorías: Kia, Pruebas, Sedanes, berlinas, segmento D

Prueba: Kia Optima 1.7 VGT 136 CV Emotion 6AT (1/2)


Haz clic en la imagen para saltar a la galería


Esta semana añadimos un cuarto contrincante a nuestro especial de berlinas medianas. Tras los Peugeot 508, Opel Insignia y SEAT Exeo, el turno es para el nuevo Kia Optima, un modelo que tiene en su estética su mejor carta de presentación.

He de decir que en los últimos años he probado muchos coches dentro de su categoría, algunos muy llamativos y otros no tanto, pero con ninguno me he sentido tan observado como con el nuevo surcoreano. He recorrido buena parte del norte de España y ya sea en grandes ciudades como en pueblos pequeños, la gente se giraba a su paso para admirar sus líneas. Sencillamente, no es un coche que pase desapercibido.

Tan llamativo ha resultado, que incluso más de un observador tenía problemas para creer que se trataba de un Kia. El único modelo con el que recuerdo haber sentido tanta expectación es el Nissan Cube, aunque en esta ocasión no señalaban el coche para reírse. Me han preguntado el precio, el motor, equipamiento y cualquier cosa relativa al Optima casi de manera constante. Sinceramente, he de decir que no lo esperaba.



Con esto dicho, tengo claro que la opinión de los medios no influirá mucho en la progresión comercial del Optima. Y es que sólo por su buena planta, las mil unidades destinadas a España deberían desaparecer rápidamente de los concesionarios. No exagero si digo que la gente que prefiera pasar desapercibida debería optar por otro modelo o esperar a que se popularice mínimamente.

Lo que yo sentí nada más verlo también fue amor a primera vista. Con 4,84 metros de longitud es grande, pero sus formas y una altura comedida aumentan esa percepción. Tiene un porte estupendo, combinando a la perfección elegancia y dinamismo. Creo que es de las pocas berlinas que puede permitirse el lujo de no tener una clientela de edad específica; da igual que tengas 25 ó 50.



La unidad probada, asociada al nivel de terminación Emotion, estéticamente juega con ventaja al contar con unas llantas de aleación de 18 pulgadas de diseño futurista, extensión de paragolpes, faldones laterales y otros detalles que añaden un toque dinámico al conjunto. A esto hay que sumar el techo panorámico de cristal tintado contrastando con el bonito blanco nacarado del resto de la carrocería, ingredientes todos ellos que consiguen una poderosa y llamativa silueta.



BUENA PRESENTACIÓN, CALIDAD CORRECTA

¿Y el interior? La unidad probada la recogí en el garaje de Kia España, un lugar bastante oscuro. Nada más abrir la puerta lo primero que me llamó la atención de este Optima es que en los umbrales de las puertas hay un aplique de aluminio con el logotipo de la marca ¡iluminado! Sí, tiene iluminación en rojo y te aseguro que es capaz de acaparar toda la atención en esos primeros segundos.

Posteriormente te das cuenta que la presentación del resto del habitáculo está igualmente cuidada. El salpicadero por ejemplo, por diseño tiene un lejano parecido al usado en los últimos Saab 9-5 (por la situación de la pantalla multifunción y la curvatura de la consola central, orientada hacia el conductor), pero está claro que es una simple coincidencia.



Bajo la citada pantalla se encuentran los mandos para el equipo de sonido y el climatizador, siempre con botones de buen tamaño y bastante intuitivos. En la parte inferior hay un pequeño hueco porta-objetos con las diferentes tomas auxiliares (USB, jack y 12v) y justo al lado, los botones que accionan el freno de estacionamiento eléctrico, el AutoHold y los asientos delanteros térmicos (el del conductor también con ventilación).

En las unidades con cambio automático hay un práctico posa-vasos doble con tapa, e inmediatamente por detrás un enorme hueco en el que podemos depositar un buen número de cosas. Además su tapa es que nos sirve de apoyabrazos.



En general todo está muy bien pensado y por ergonomía no se pueden poner pegas. Si hablamos de la calidad de realización, es más aparente que real. Por ejemplo el material empleado en la zona superior del salpicadero está acolchado, y la banda que bordea la consola central lleva una moldura en piel con los pespuntes bien marcados, engañando ligeramente al ojo (da la sensación de que todo es cuero). Sin embargo, si nos fijamos en la parte inferior de las puertas o en las zonas más escondidas, el plástico elegido es de corte más barato y sensible a las rayaduras. Esto es extensible a la guantera principal, con un material que se queda marcado con facilidad.



Y esto no es todo. Por ejemplo si giras el volante verás la unión del plástico (bastante malucho) con un tornillo. Tampoco queda demasiado bien el material que bordea el tirador de las puertas y, si nos vamos al maletero, que recurra a un guarnecido de bajísima calidad en ciertas zonas -en las otras directamente no lleva nada, lo que es todavía peor al dejar a la vista mucha chapa y algunos cables-. Estas soluciones podrán estar justificadas en Estados Unidos, donde el Optima cuesta casi la mitad, pero quién paga 32.000 € no debería encontrar estos feos y fácilmente solucionables detalles. Resumiendo diría que por presentación y ajustes está a muy buen nivel, pero no así en lo relativo a los materiales empleados, que está por debajo de la media del segmento incluso en este Emotion.



En el lado positivo me gusta la extensa dotación que incluyen todos los niveles de acabado y la instrumentación, con un diseño muy bonito. Lo que debería mejorarse es la legibilidad de las pantallas LCD cuando da el sol, pues aparecen demasiados reflejos que dificultan su lectura. Tampoco entiendo que si usamos el navegador las indicaciones no aparezcan en la pantalla central, teniendo que desviar la vista siempre a la grande.

AMPLIO Y CON UN MALETERO ENORME

Si de amplitud toca hablar, entonces el Optima sale muy bien parado en términos generales. Por anchura y espacio longitudinal las dos filas están más que servidas y podría decirse que es uno de los mejores del segmento, pero en altura la cosa cambia. El techo solar deslizante y una postura al volante algo elevada hacen que el conductor roce con la cabeza si su estatura es superior al metroochenta, como es mi caso. Intente jugar con las distintas posiciones de los asientos -con reglaje eléctrico de serie- pero terminé reclinando un poco más el respaldo. Es una pena que la banqueta no baje un poco más, pues sería perfecta. Y no exagero. Los asientos son excelentes por mullido, formas y sujeción, hasta el punto de que me han parecido los mejores que he probado después de los del Lexus RX450h.



Y en las plazas posteriores la única pega que he encontrado es sólo en el caso de querer usar sus tres asientos, pues el central está sobre-elevado y tiene un mullido más duro. Las dos laterales son magnificas y sobra espacio en todas las cotas. Por si esto no es suficiente, cuentan incluso con sistema térmico, algo no siempre disponible en sus rivales.



El maletero es de los más grandes del segmento y lo mejor de todo es que esconde una rueda de repuesto de tamaño estándar, esto es, enorme, y aun así supera los 500 litros de capacidad. Sus formas no son especialmente regulables pero si no eres de los que usa maletas rígidas podrás jugar con la colocación de las bolsas/carga. En caso de necesitar más capacidad se pueden abatir los respaldos posteriores, aunque el hueco que deja es muy reducido y no siempre nos servirá para llevar objetos de cierto volumen. Aquí el Superb gana por goleada con su portón de doble apertura y la enorme superficie que queda al abatir los respaldos.



EQUIPAMIENTO

La gama del Optima en España queda formada por tres niveles de acabado: Concept, Drive y Emotion. El probado es el más completo aunque no necesariamente el más interesante. Si deseas el cambio automático es obligado adquirirlo con el más caro, pero en caso de optar por el manual me parece que el más recomendable es el Drive. Carece de algunos elementos prescindibles y la mayor pega radica en la imposibilidad de añadir los faros de xenón.

Detalle de equipamiento Optima Emotion 6AT
  • ABS + EBD
  • ESP + TCS
  • Airbags frontales, laterales y de cortina
  • Luces diurnas
  • Faros antiniebla con cornering
  • Faros de xenón
  • Lavafaros
  • Apoyacabezas activos
  • Asistente al arranque en cuestas
  • Alerta de cambio de carril involuntario LKAS
  • Control y limitador de velocidad
  • Control de presión de los neumáticos
  • Dirección asistida
  • Climatizador automático dual
  • Ordenador de viaje
  • Instrumentación Supervision
  • Volante forrado en piel
  • Volante multifunción
  • Levas del cambio en volante
  • Radio CD MP3
  • Sistema de navegación
  • Pantalla táctil de siete pulgadas
  • Sistema de sonido Infinity
  • Puerto USB
  • Bluetooth A2P
  • Toma auxiliar de audio
  • Cámara de visión posterior
  • Sensores de aparcamiento delanteros y traseros
  • Asistente de aparcamiento
  • Asientos eléctricos delanteros
  • Asientos térmicos delanteros y traseros
  • Asiento del conductor ventilado
  • Tapizado en piel
  • Paquete iluminación interior
  • Asiento posterior abatible
  • Apertura remota del maletero
  • Elevalunas eléctricos delanteros y traseros
  • Arranque por botón
  • Apertura sin llave
  • Espejos plegables, térmicos y eléctricos
  • Intermitentes en espejos
  • Sensor de lluvia
  • Autoencendido de luces
  • Espejo interior fotosensible
  • Freno de mano eléctrico
  • Llantas de aleación de 18 pulgadas
  • Paquete deportivo exterior
  • Lunas sobretintadas
  • Lunas con tratamiento antitérmico
  • Techo solar panorámico deslizante
  • Pedales de aluminio
  • Paquete maletero


OPCIONES
  • Pintura metalizada, 450 €
PRECIO: 33.620 € (30.950 € con dto)
PRECIO UNIDAD PROBADA: 34.070 € (31.400 €)

Destacar que aunque la pintura metalizada es opcional, es obligatoria en este modelo pues no hay ningún color disponible sin coste. Entre el equipamiento incluido en los Emotion, aparecen diferencias entre el manual y el automático. Así los primeros incluyen el volante calefactable y el sistema de arranque/parada del motor ISG.

Del equipamiento llama la atención que no haya posibilidad de ópticas bi-xenón, siendo únicamente esta iluminación para las de cruce. Tampoco puede incluir la alerta de objetos en ángulo muerto o los espejos retrovisores fotosensibles. Pese a ello no creo que nadie pueda dejar de comprar un vehículo sólo por esto, más aún cuando el resto de la dotación es realmente buena.



RIVALES


Todos los modelos del especial berlinas son claros rivales de este Kia Optima. Además con el motor 1.7 CRDI VGT de 136 CV juega en la parte más competida del mercado, con muchos de los candidatos con potencias entre los 130 y 143 CV. Lo que queda claro es que el nuevo Kia Optima es capaz de plantarles cara en muchos aspectos, pero también resulta igual de costoso e incluso más, siempre dependiendo de las ofertas puntuales que puedan presentar las marcas cada mes. En el caso del nivel Emotion, equivalente a los C5 Exclusive, 508 Allure, Superb Elegance, Passat Highline, i40 Style, Insignia Excellence, etc., el precio es correcto y más asequible que Passat, i40 e Insignia igualando equipamiento.

Y hasta aquí la primera parte de la prueba. Mañana recuerda no debes faltar a la cita con la segunda entrega en la que podrás leer las impresiones a sus mandos durante un recorrido de 2.000 km.

Segunda parte de la prueba


Texto y fotos en vivo por Enrique García, también en Facebook

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres
Gran Turismo challenge

Autoblog Español

Las más comentadas (últimos siete días)

Comentarios recientes