Skip to Content

Categorías: Fiat, Pruebas, Monovolúmenes y MPV, SUVs y todoterrenos, Familiares

Prueba: Fiat Freemont 2.0 Multijet 170 CV Urban (2/2)


Haz clic en la imagen para saltar a la galería


Primera parte: Habitáculo, calidad, equipamiento

En la primera parte de este artículo ya dejaba claro que la evolución experimentada por el Journey, ahora llamado Freemont, ha implicado la introducción de numerosos cambios tanto a nivel de acabado como de equipamiento, que redundan en una mayor impresión de calidad percibida. Pero esto no es suficiente, y al volante también tiene que convencer para ser un producto redondo. ¿Lo habrá conseguido Fiat? Sigue leyendo y saldrás de dudas.

Pese a que el nuevo Freemont no deja de ser un Dodge Journey, las modificaciones efectuadas han sido tantas que no convendría pensar que se trata de un simple restyling. De entrada, la oferta de motores es mucho más moderna, prestacional y con menores consumos, mientras que el chasis ha recibido cambios para ser más eficaz en todo tipo de vías; asignatura que aprueba con buena nota.

En España la oferta del Freemont está limitada únicamente a motores diesel, siempre de origen Fiat, que nos hacen olvidar el veterano y rustico bomba-inyector del Grupo Volkswagen. Una posibilidad que tiene el modelo de Fiat y que nunca llegó a ofertarse en el Journey para nuestro mercado era el sistema de tracción integral, opcional en los acabados más altos y que llega en combinación con la caja automática.



Para no liarte en exceso, dejo un resumen con las variantes que se comercializan en España (tarifas sin descuentos):
  • 2.0 Multijet 140 CV Base 26.500 €
  • 2.0 Multijet 140 CV Urban 27.700 €
  • 2.0 Multijet 140 CV Lounge 29.900 €
  • 2.0 Multijet 170 CV Urban 29.200 €
  • 2.0 Multijet 170 CV Lounge 31.400 €
  • 2.0 Multijet 170 CV AWD Urban Aut. 32.900 €
  • 2.0 Multijet 170 CV AWD Lounge Aut. 34.900 €
La que he tenido posibilidad de probar es la más equilibrada de todas, asociada al nivel de terminación intermedio y al potente motor de 170 CV con caja manual de seis velocidades y tracción delantera.

UN MOTOR MUY ADECUADO

Nada más presionar el botón de arranque, entre Freemont y Journey hay un mundo. En frío no es capaz de esconder su origen diesel pero a los pocos minutos la sonoridad baja notablemente, si bien es justo matizar que en ningún momento es molesta. Esto se suma a la total ausencia de vibraciones que lo convierten en un automóvil mucho más refinado que antes.



El excelente motor Multijet de última generación deja claro desde el primer momento que es muy superior al alemán. No sólo ha conseguido ganar en elasticidad empujando sin problemas desde muy bajas vueltas incluso en marchas largas sino que sube sin rechistar hasta las 4.300 rpm.

Ya sea por carreteras secundarias o en autopistas, cualquier maniobra que implique ganar velocidad es pan comido y en la mayoría de las ocasiones no será necesario ni reducir una marcha, lo que facilita las cosas al conductor. Esta inmediata respuesta llega de manera suave y lineal, sin efecto turbo. Por esto y sus bajos consumos me parece ya una de las mejores opciones de su segmento.



Ya que cito los consumos, todavía sigo asombrado por los resultados logrados durante la prueba. Ni siquiera en tráfico urbano ha necesitado grandes cantidades de gasoil, conformándose con un consumo medio de 7,7 L/100. Una vez en carretera, a velocidades entre los 90-100 km/h las cifras rondan los 5,5-6,0 L/100 dependiendo del trazado mientras que en autopista a velocidades legales (y constantes) se queda en unos 7,3-7,5 L/100. No son cifras récord, eso está claro, pero hay que tener muy claro que estamos hablando de un vehículo con 4,9 metros de longitud y casi dos toneladas de peso. ¿Sorprendente? Sí, sobre todo en comparación con el anterior 2.0 TDI de 140 CV al que aventaja en más de un litro en ciclo combinado. Con los 78 litros de depósito no será complicado conseguir autonomías de más de 1.000 km, algo que los más ruteros agradecerán. Posiblemente sean los más peques de la familia los que nos obliguen a marcar la ruta de viaje y sus paradas, y no el coche como en muchas otras ocasiones.

COMPORTAMIENTO

Y sí el motor es un gran aliado, las mejoras en el bastidor también convierten al Freemont en un excelente compañero de batallas. Ya sea por la nueva dirección, asistida pero con un calibrado más comunicativo y con un grado de dureza justo y apropiado, como por el nuevo esquema de las suspensiones, este inclasificable vehículo (por aquello que no es ni un SUV ni un MPV o un familiar, sino una mezcla de todos ellos) presume de un comportamiento neutro, eficaz y garantizando siempre unos mínimos de comodidad elevados.



Frente al Journey se notan las modificaciones nada más superar los primeros baches. Aquí se absorben bien, pero se dejan notar más que antes. Desaparece la sensación de flotabilidad "muy a la americana" del Dodge y en su lugar aparece una reacción más contundente que los amortiguadores consiguen disipar -en cierta medida-. No será el mejor en cuanto a confort, pero el compromiso logrado lo hace muy agradable en el día a día. Ya no es necesario agarrar a los niños en cada curva -por aquello del vaivén provocado por las oscilaciones- y encara con cierta agilidad los tramos virados. Hay que dejar claro que no es un deportivo y tanto el tamaño como el peso no ayudan en absoluto, pero precisamente por estas dos características sorprende que pueda llegar a mostrar esa agilidad en ciertas situaciones.

Un Citroën Grand C4 Picasso es notablemente más torpe, balancea más y tampoco resulta mucho más cómodo, al menos en carreteras viradas -los balanceos terminan agotando-. El Sharan, por poner un ejemplo de vehículo de proporciones similares, va muy bien, pero no disimula el peso ni su volumen como el modelo de Fiat, siendo bajo mi punto de vista una de las opciones con siete plazas más interesantes del mercado.



No es el mejor en nada, pero consigue un equilibrio en todos los apartados que no lo hacen desmerecer y quizás sólo el sistema de frenado debiera revisarse. Frenar, frena, pero el tacto del pedal no me ha gustado (al no ser fácil la dosificación), y si presionamos con energía transmite unas vibraciones nada agradables.

Por cierto, que vaya tan bien en carretera no implica que sea un calvario callejear. Lo único que has de tener muy presente es el que la visibilidad posterior, con las tres filas de asientos, no es la mejor que podrías tener, y que el radio de giro es muy "americano", necesitando más de once metros para dar la vuelta. Esto en los Estados Unidos, con sus avenidas y calles tan anchas no es problema, pero en Europa las estrecheces son mucho más frecuentes y se queda un tanto justo, obligando a maniobrar más veces de las que gustaría.

Otro factor que puede ser decisivo en la compra es su mayor altura al suelo en relación a un monovolumen convencional. Está claro que no es un todoterreno, pero se permite algunas licencias que en otros vehículos podrían provocar una avería. Siempre que sean pistas en buen estado, se puede circular sin problemas y con un grado de confort elevado.

Es una pena que no tenga sensor de aparcamiento en el paragolpes delantero. Pese a que la postura al volante es elevada, no se consigue averiguar dónde termina el morro y a la hora de estacionar cuesta bastante adaptarse. El posterior, junto a la pantalla que indica la distancia hasta el objeto, es suficiente para que no haya que aparcar de oído. Una cámara habría estado bien, pero no me ha parecido imprescindible.



Otro punto que podría revisarse es la iluminación. Además de no contar con la posibilidad de incluir xenón ni en opción, en la posición más elevada los faros siguen apuntando muy abajo y en carreteras secundarias se queda algo corto de haz. Tampoco parece muy bien calibrado el módulo que las acciona, pues al entrar en un túnel se toma más tiempo de la cuenta para activarlas y luego las desconecta cuando llevas un tiempo fuera. Esto es algo que he notado en otros Fiat y que supongo no requerirá un esfuerzo muy grande.

ALGUNOS DATOS
  • Cilindrada: 1.956cc
  • Potencia: 170 CV
  • Par máximo: 350 Nm
  • Velocidad máxima: 195 km/h
  • Aceleración 0-100 km/h: 11,0 seg
  • Consumo medio: 6,4 L/100
  • Emisiones CO2: 169 g/km
  • Cambio: Manual, de seis velocidades
  • Tracción: Delantera
  • Longitud: 4,88 metros
  • Anchura: 1,87 metros
  • Altura: 1,74 metros
  • Batalla: 2,89 metros
  • Depósito: 78 litros
  • Maletero con siete plazas: 145 litros
  • Maletero con cinco plazas: 540 litros
  • Maletero con dos plazas: 1.461 litros
  • Peso: 1.949 kg
  • Neumáticos: 225/65 R17


VIRTUDES
  • Relación calidad-precio
  • Comportamiento
  • Motor solvente
DEFECTOS
  • Sonoridad en frío
  • Detalles de equipamiento
  • Radio de giro elevado


VALORACIÓN
  • Habitabilidad: 9
  • Maletero: 8
  • Calidad percibida: 8
  • Calidad real: 7
  • Sonoridad: 6,5
  • Iluminación 7
  • Confort de marcha: 7,5
  • Visibilidad: 7
  • Comportamiento: 8
  • Frenos: 7
  • Dirección: 8
  • Cambio: 7
  • Prestaciones: 7,5
  • Aceleración: 7,5
  • Recuperaciones: 8
  • Consumos: 8
  • Opciones: 7
  • Relación valor/precio: 8


CONCLUSIÓN

Si hoy día tuvieras que comprar un siete plazas y no quieres que resulte demasiado aburrido, no dudes en probar el Freemont. Por precio está muy bien situado y se permite el lujo de competir con rivales de un segmento inferior, ofreciendo además más motor por el mismo dinero. Si la comparación se realiza entre los grandes, las ventajas económicas son muy superiores y encima está bien equipado. Por comportamiento y motor también es recomendable por lo que no encuentro un motivo de peso para no recomendar al menos una visita al concesionario.

Es cierto que en las valoraciones personales luego entran factores como el tamaño (puede ser muy grande para muchos garajes) o que la versatilidad de su interior no sea la mejor (hay otras opciones más prácticas, con asientos independientes y desmontables), pero sin duda la relación precio-producto es de las mejores del mercado.


Texto y fotos en vivo por Enrique García, también en Facebook

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres

Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1enrique-garcía15620
2guillermo-alfonsin10126
3daniel-murias890
4antonio-r-vaquerizo527
5valent-fradera264
6nacho-villarin142
7javier-costas959
8elas-juarez20