Skip to Content

Categorías: Kia, Pruebas, SUVs y todoterrenos

Prueba: Kia Sportage 2.0 CRDI 136 CV Drive AWD (1/2)


Haz clic en la imagen para saltar a la galería

Los surcoreanos lo están haciendo realmente bien. Entraron hace unos años en nuestras vidas con simples medios de transporte sin una reputación particularmente buena, y poco a poco, se ganaron fama de fiables. Ahora, con una reputación más que digna, diseñan vehículos con estilo, motores eficientes y con lo último en equipamiento.

Si todavía tienes en la cabeza a los veteranos Kia Sephia y Shuma como representantes de esta firma, deberías actualizarte un poco. Desde el primer Picanto la evolución ha ido en aumento hasta llegar a las últimas generaciones del Rio, Sorento y, cómo no, también el Sportage que protagoniza nuestra prueba de la semana.


El segmento de los SUVs compactos cada vez es más popular. Muchas familias abandonan la idea de un turismo compacto y prefieren la sensación de robustez que transmite un todocamino. Dado que la mayoría ni siquiera pisará el campo, es lógico que las ventas de las variantes 2WD sean muy superiores. Pero claro, también hay quién busca un práctico coche para el día a día y que al mismo tiempo sirva para circular por caminos de acceso a fincas o zonas nevadas. Y ahí nuestro Sportage 2.0 CRDI AWD brilla con luz propia.



La impresión que transmite el Sportage al primer vistazo es positiva. El frontal presume de un toque claramente dinámico y joven -en el que destacan las luces diurnas por LEDs-, que sin embargo a todo tipo de personas independientemente de la edad, mientras que la vista ¾ posterior queda marcada por la gran cantidad de chapa empleada, de modo que se consigue aumentar la sensación de robustez y dureza.



El conjunto en sí no resulta pesado e incluso se disimulan en cierto modo sus proporciones, pareciendo más pequeño de lo que realmente es. En este acabado intermedio "Drive", hay diversos elementos cromados decorando el exterior mientras que las llantas de aleación, de 17 pulgadas, no parecen exageradas viendo las modas actuales.

INTERIOR BIEN REALIZADO

Y si por fuera gusta, al abrir la puerta queda patente que de aquellos interiores plasticosos y de diseño simplón con los que te recibían los Shuma no queda nada. Ya sea por diseño como por los materiales empleados, el Sportage no sólo está a la altura de sus rivales más directos sino que se puede permitir el lujo de superar a alguno de ellos.



Tocando las distintas superficies con la mano descubres que las partes superiores están acolchadas, dejando los rígidos para las zonas inferiores. El salpicadero resulta sobrio y transmite calidad. No hay elementos decorativos en símil aluminio tratando de alegrar el ambiente sino que parece se haya tratado de buscar un toque serio, pero no aburrido.

En la parte superior del salpicadero están las salidas de aire centrales rodeando al equipo de sonido. Totalmente integrado, cuenta con un diseño moderno e iluminación en rojo, pero peca de una calidad mejorable. Ni el sonido es nítido ni la recepción de emisoras buena, haciendo casi obligatorio el uso de una memoria externa para escuchar música cuando salimos fuera de las grandes ciudades. Resulta chocante que algo tan importante para muchos conductores como es el sistema de sonido, no se haya trabajado más. Y no ocurre sólo en este Sportage, sino que en el Picanto que pude probar un tiempo atrás también sufría del mismo problema.



Continuando con el repaso al interior, señalar que las unidades con acabado Drive cuentan con climatizador automático de dos zonas de serie. Su funcionamiento me ha parecido mejorable, pues parece que la temperatura elegida siempre es inferior a la que indican los dígitos. Normalmente suelo situarla en 22 grados, cifra que permite conseguir un ambiente cómodo, pero en este modelo ha sido necesario regular el clima en 26 para no pasar frío. Por si esto no complica algo las cosas, hay que sumar que en modo automático no distribuye demasiado bien el aire y al final terminas por hacerlo todo de manera manual.



Sí me ha gustado la instrumentación por diseño y facilidad de lectura. Con tres esferas bien diferenciadas, se incluye una pantalla multifunción con los datos del ordenador de viaje y algunos avisos adicionales. Lo que no me convence tanto es que para manejarla haya que recurrir a dos botones situados en la capilla, alejados de las manos y no muy cómodos. Habría sido más sencillo emplazarlos en la parte exterior de las palancas tras el volante.

Y ya que menciono el volante, este cuenta con los botones para manejar el control de velocidad, equipo de sonido y Bluetooth. No sólo no es lioso sino que gracias a la iluminación es muy sencillo su manejo incluso en conducción nocturna. Forrado en piel, además resulta agradable al tacto.



Kia ha diseñado el interior del Sportage pensando en el día a día. Hay diversos huecos para dejar objetos que vienen realmente bien, aunque sólo la guantera del reposabrazos central tiene un tamaño considerable. La principal se llena enseguida con la documentación del vehículo mientras que las bolsas de las puertas, por sus formas, no son muy cómodas. Mejor resuelto está el plafón del techo, con un práctico portagafas y los mandos para la iluminación interior -que curiosamente no tienen iluminación y a veces cuesta encontrar el botón correcto-.

Amplio y cómodo

En las plazas delanteras el espacio para los dos ocupantes es más que correcto. Ambos disfrutarán de una anchura y altura considerable y no hay nada que condicione la postura -en algunos vehículos las formas del salpicadero hacen que la rodilla derecha roce con ellos-. Analizando la posición de los botones y mandos generales, hay que decir que quedan muy a mano y tienen un tamaño razonable.



En las plazas posteriores igualmente se cuenta con mucho espacio, tanto para las piernas como por anchura. En las unidades sin techo solar la altura disponible es más que notable, siendo un automóvil muy confortable para cuatro, y correcto para cinco. Es una pena que no se haya incluido un respaldo regulable en inclinación, detalle que seguro agradecerían los ocupantes de estas plazas.



Otro punto destacable de este Sportage es el maletero. Con 564 litros de capacidad, es amplio y muy utilizable. Posiblemente se pueda criticar la elevada altura al suelo existente, pero esto es un mal lógico de muchos todocamino. Al menos al abrir el portón no hay escalón alguno y bajo el suelo hay una rueda de repuesto que nos puede sacar de muchos apuros en caso de reventón.



EQUIPAMIENTO

En lo relativo al equipamiento, Kia sigue apostando por dotar a sus modelos de una amplia lista de elementos incluso en las versiones básicas. En este acabado Drive, intermedio dentro de la gama Sportage, se cuenta con todo lo exigible hoy día más alguna cosilla adicional.

A modo de resumen dejo un listado con los elementos más representativos:
  • ABS + EBD
  • ESP + TCS
  • Control de frenada en descensos DBC
  • Hill Holder
  • Apoyacabezas activos
  • Airbags frontales, laterales y de cabeza
  • Luces diurnas por LEDs
  • Faros antiniebla
  • Sensor de lluvia
  • Encendido automático de luces
  • Espejo interior fotosensible
  • Sensor de aparcamiento posterior
  • Dirección asistida eléctrica
  • Climatizador automático dual
  • Control de velocidad
  • Ordenador de viaje
  • Volante multifunción forrado en piel
  • Radio CD MP3
  • Puerto USB
  • Bluetooth
  • Entrada auxiliar de audio
  • Control por voz
  • Elevalunas eléctricos (4)
  • Cierre centralizado con mando
  • Espejos térmicos y abatibles desde el interior
  • Apoyabrazos central delantero
  • Asientos delanteros regulables en altura
  • Guantera refrigerada
  • Red de maletero
  • Llantas de aleación de 17 pulgadas
  • Paquete cromado exterior
  • Lunas sobretintadas
  • Spoiler posterior
  • Barras de techo
OPCIONES
  • Pintura metalizada, 430 €
PRECIO BASE: 28.870 € (27.264 € con dto actual)
PRECIO UNIDAD PROBADA: 29.300 € (27.694 € con dto actual)



RIVALES


Desde el Nissan Qashqai hasta el Ford Kuga, pasando por los SsangYong Korando y el Hyundai ix35 son rivales del Kia Sportage. Todos ellos disfrutan de una estética atractiva; gustan y eso queda reflejado en las listas de ventas. Si atendemos sólo a los precios recomendados, el desembolso a pagar en las variantes con tracción total es elevado y ya de cierta importancia, aunque en algunos casos las ofertas puntuales consiguen reducir notablemente el coste final.

A continuación dejo un listado con los rivales más directos del Sportage 2.0 CRDI 136 CV Drive AWD:
  • Ford Kuga 2.0 TDCI 140 CV Titanium S 4WD 31.250 € (25.900 € con dto)
  • Honda CR-V 2.2 i-DTEC 150 CV 4x4 Comfort SE 29.900 € (26.900 € con dto)
  • Hyundai ix35 2.0 CRDI 136 CV 4x4 Comfort 29.040 € (26.540 € con dto)
  • Jeep Compass 2.0 CRD 163 CV Sport 4x4 29.704 € (27.204 € con dto)
  • Mitsubishi ASX 200 DI-D 150 CV Motion 4WD 29.110 € (27.610 € con dto)
  • Nissan Qashqai 1.6 dCi 130 CV 4x4 Acenta 25.950 € (financiación especial en promo)
  • Renault Koleos 2.0 dCi 150 CV 4x4 Dynamique 30.700 € (26.300 € con dto)
  • Skoda Yeti 2.0 TDI CR 140 CV 4x4 Elegance 29.640 € (27.010 € con dto)
  • SsangYong Korando D20T 175 CV Limited 4x4 26.990 € (dto incluido)
  • Suzuki Grand Vitara 1.9 DDiS 129 CV JLX-E 4x4 29.095 € (24.095 € con dto)
  • Toyota RAV4 2.2 D4D 150 CV Advance 4x4 31.650 € (sin dto oficial)
  • VW Tiguan 2.0 TDI CR 140 CV Sport 4Motion 32.550 € (sin dto oficial)
Por regla general todos se mueven entre los 26.000 y 27.000 €, con la excepción de los Tiguan y RAV4 que no cuentan con descuento oficial. El SsangYong es el más potente e incluso incluye el tapizado en piel en los asientos, pero la calidad de realización está un poco por debajo del Sportage. El Koleos posiblemente sorprenda por su equilibrio general y un precio que gracias a la promoción vigente lo sitúa en un cómodo lugar. Nissan, con los Qashqai vendidos sin esfuerzo, sólo ofrece una financiación especial mientras que Hyundai oferta el ix35 por unos 1.000 € menos que el Sportage, si bien la calidad del Kia es superior, con plásticos blandos y algo más de equipamiento. Por último citar al Grand Vitara, que con los 5.000 € de ahorro se pone en una posición de privilegio y presume de ser un todoterreno válido para salir fuera del asfalto sin excesivos problemas.

Y hasta aquí la primera parte de la prueba. Mañana te contaré que me ha parecido el Sportage en marcha, cuánto gasta y el resto de apartados pendientes.

Segunda parte de la prueba


Texto y fotos en vivo por Enrique García, también en
Facebook

Reader Comments (Page 1 of 1)

Deja tu comentario

Por favor, procura que los comentarios estén relacionados con el artículo. Las direcciones de correo electrónico nunca se muestran al público, pero son necesarias para que puedas confirmar tus comentarios.

Cuando pulses el botón "Añadir comentario" recibirás un enlace para confirmar tu mensaje en la dirección de correo indicada. También encontrarás una contraseña. Para dejar otro comentario sin necesidad de confirmarlo, sólo tienes que introducir la clave proporcionada. Si utilizas Hotmail u otro servicio de correo electrónico gratuito, es posible que los filtros antispam detengan por error el mensaje de confirmación. Revisa tu buzón de correo no deseado.

Para crear un enlace, tan solo necesitas teclear la dirección URL (incluyendo http://). Puedes poner un máximo de tres direcciones por mensaje.

Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1Guillermo Alfonsin13841
2Enrique Garca1137
3Antonio R. Vaquerizo717
4Daniel Murias420
5Valent Fradera253
6Nacho Villarin202