Skip to Content

Categorías: Híbridos, verdes y alternativos, Sedanes, berlinas, segmento D, Tesla

Elon Musk apuesta un millón de dólares a que lanzará el Model S a tiempo (buena suerte)


Haz clic en la foto para saltar a la galería

Si de algo no se puede acusar a Elon Musk es de timorato. Si acaso, el jefe de Tesla Motors es la personificación de hombre hecho a sí mismo: emigró de Sudáfrica a Canadá y después a EEUU para escapar del servicio militar durante el Apartheid, hizo fortuna sin terminar la carrera metiéndose en temas de informática, ayudó a fundar PayPal en 1999, y finalmente dio uno de los pelotazos de la burbuja .com cuando tres años después la empresa de pagos online fue comprada por 1.500 millones de dólares.

Aburrido de contar billetes, podía haberse retirado a vivir del cuento, pero Musk es un hombre inquieto, y tras triunfar en la informática decidió probar suerte con los coches eléctricos, participando en Tesla Motors como inversor y más tarde presidente. Aquí las cosas ya no le han ido igual de bien, porque aunque Tesla ha alcanzado notoriedad con el Roadster, sus pérdidas son millonarias, y en más de una ocasión ha hecho promesas que finalmente no ha podido cumplir... y que ahora, en un arranque de cabezonería, podrían costarle un millón de dólares.



La apuesta en cuestión se remonta a 2009, cuando Musk prometió que el Model S, el sedán eléctrico de Tesla, saldría a la venta en 2012, y Dan Neil, periodista a cargo de la sección del motor del Wall Street Journal, dijo que era una fecha tan atrevida que mucha gente en la industria puso sus ojos en blanco. Musk, que por lo visto no había aprendido nada de los problemas del Roadster, respondió a Neil preguntándole que si quería apostar algo, y el periodista le respondió afirmativamente. A partir de ahí los mensajes se extraviaron, pero Neil ha proporcionado a Green Car Reports las normas de la apuesta:


  1. Tesla ha de comenzar la producción en serie y entregar su primera unidad comercial del Model S antes de que acabe 2012.
  2. El coche ha de estar homologado por las autoridades estadounidenses con una puntuación de cuatro o cinco estrellas en los test de choque, y ha de tener siete asientos.
  3. Su precio ha de ser de 57.400 dólares para el modelo base (con una autonomía de 260 km), 67.400 por el modelo intermedio (370 km) y 87.400 por el de mayor autonomía (480 km).
  4. Deberá permitir el cambio de baterías en estaciones de servicio al estilo Better Place.

Ninguna de estas cifras fue inventada por Neil; esas fueron las promesas de Musk cuando Tesla presentó el Model S, así que nadie puede acusarle de querer engañar a nadie. En todo caso, tal vez puede bailar un poco el último punto, dado que lo que prometió Tesla no fue un cambio de baterías rápido como el ofrecido por Better Place para los vehículos adaptados de Renault-Nissan, sino la posibilidad de cambiar temporalmente los paquetes acumuladores en los concesionarios, que suena un poquito más farragoso.

Si Neil termina teniendo la razón y los objetivos de Tesla Motors se convierten en irrealizables, Musk deberá donar un millón de dólares a Médicos sin Fronteras. Si por el contrario el jefe de Tesla le da en los bigotes y consigue reírse en la cara de sus detractores, Neil ingresará un donativo de 1.000 dólares, más al alcance de su bolsillo. ¿Quién crees que se saldrá con la suya? Tesla ya ha dicho que las unidades Beta estarán disponibles en octubre de 2012, pero no sabemos si esas contarán como modelo comercial...

Galería: Tesla Model S


[Fuente: Green Car Reports]

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres
Gran Turismo challenge

Autoblog Español

Las más comentadas (últimos siete días)