Skip to Content

Categorías: Citroën, Pruebas, Compactos segmento C

Prueba: Citroën C4 1.6 e-HDI 110 CV Exclusive CMP (2/2)


Haz clic en la imagen para saltar a la galería


Primera parte: Habitáculo, equipamiento y acabado

Citroën fue una de las marcas pioneras en proponer el sistema Stop&Start al gran público, con una versión específica del C3 de anterior generación asociado al cambio Sensodrive. Ahora prácticamente en casi toda la gama hay al menos una variante con un dispositivo de arranque/parada, aunque eso sí, muy mejorado respecto a los primeros.

Dentro de la gama C4, sólo las variantes e-HDI incluyen el citado sistema y siempre en combinación con la caja manual pilotada CMP. Esto en principio limita mucho su difusión aunque la mezcla de ambos elementos me parece muy acertada, si bien no perfecta. Aunque es un término que puede llegar a confundir, según Citroën -y otras firmas como Smart- son vehículos micro-híbridos, que en realidad poco tienen que ver con los híbridos convencionales de motor térmico con asistencia eléctrica.


GAMA ESPAÑOLA


El C4 se ofrece en el mercado español con tres motores de gasolina (1.4 VTI 95 CV, 1.6 VTI 120 CV y 1.6 THP de 155 CV) y otros tantos diesel (1.6 HDI 92 CV, 1.6 HDI 110 CV, 1.6 e-HDI CMP 110 CV y 2.0 HDI 150 CV). Además dependiendo del motor se podrán escoger entre los niveles de terminación Business, Seduction y Exclusive. En el caso de la unidad probada, es un 1.6 e-HDI CMP 110 CV Exclusive.



EN MARCHA

Visto esto, lo mejor es que te cuente las impresiones a sus mandos. Una vez situado en el asiento del conductor, y ya con la postura correcta al volante lo único que hay que hacer es pisar el freno y comprobar que la pequeña palanca de cambios está en la posición "N" para arrancar. La sonoridad desde el interior es baja, al igual que el nivel de vibraciones aunque bien es cierto que desde fuera no se disimula de igual manera su identidad diesel.



Para los primeros kilómetros, decido insertar el modo automático mientras me voy adaptando un poco al coche. Para ello sólo es necesario mover la palanca a la posición "A" y a partir de ahí el C4 hará el resto. Me llama la atención que incluso con el motor en frío, mientras espero a que se abra la puerta del garaje, el Stop&Start hace acto de presencia y apaga el motor. Esto no es nada habitual y lo lógico es que primero el motor coja temperatura. El tacto del acelerador permite dosificar muy bien la fuerza ejercida y no se echa de menos el "tanteo" más exacto que puedas conseguir con un embrague. Además en cuestas no se va para atrás gracias al asistente de ayuda en pendientes.

Excelente compañero de viaje

Ya en carretera, el C4 tiende a buscar un régimen de giro bajo, pero no como en otros casos en los que el motor apenas puede respirar sino que tratando de jugar con el par disponible para que siempre tengamos un mínimo muy razonable de fuerza. No es un tiro, pero en cuanto se presiona a fondo el acelerador reduce las marchas necesarias para conseguir la mayor rapidez posible. Mirando el velocímetro no es veloz, pero la sensación al volante es que empuja con ganas. Para el público al que va dirigido es un motor más que suficiente y consigue cruceros muy por encima de los legales (ya sea en los actuales 110 km/h o los anteriores 120 km/h) sin problemas, incluso cuando llegan repechos.



Lo mejor posiblemente de este C4 es la calidad de rodadura. Salvo algunos ruidos producidos por los neumáticos en según qué asfaltos, en general es un automóvil silencioso y bien aislado. Esto junto a unos cómodos asientos -de sujeción algo justa- y la función lumbar eléctrica invitan a realizar viajes largos. Y si la espalda se resiente, siempre podemos optar por activar la función masaje del respaldo.

Los consumos obtenidos durante la prueba no son ni de cerca parecidos a los homologados, pero están en términos muy buenos. Esto suele pasar en casi todos los vehículos, por lo que ya no me pilla por sorpresa. A modo de resumen, aquí van los datos:
  • Consumo en ciudad (con Stop&Start): 5,9 L/100
  • Consumo en ciudad (sin Stop&Start): 6,6 L/100
  • Consumo en carretera (conducción eficiente): 4,7 L/100
  • Consumo en carretera (conducción normal): 5,1 l/100
  • Consumo en autopista (a 110 km/h): 6,3 L/100
  • Consumo en conducción deportiva: 7,7 L/100
Con tales cifras, un depósito de combustible puede durar sin demasiados problemas los 900 km e incluso bastantes más si mimamos el acelerador. En cierto modo esto se debe a que con las modificaciones recibidas para superar la normativa Euro V, el motor ha cambiado algo su carácter no siendo recomendable llevarlo más allá de las 3.500 vueltas, momento en el que el pierde fuelle. Con todo, al final terminas circulando a un régimen inferior y por tanto, también se consigue cierto ahorro. De todos modos no se puede decir que sea un vehículo lento, pues no lo es. Simplemente está en la media junto a rivales de similar potencia.



CAMBIO LENTO PERO NO POR ELLO DESACONSEJABLE

El cambio CMP no enamora, pero tampoco es odioso. Es cierto que resulta lento y en algunas situaciones incluso brusco, pero también es verdad que no se queda atrás frente a cualquier manual manejado por un conductor medio. La comparación con uno de los más recientes cambios de doble embrague sí que le afecta negativamente de manera importante, pero hay que reconocer que por el coste que pide Citroën tampoco se pueden pedir milagros.

Y si en modo automático puede resultar algo lento, en manual no mejoran las cosas, sobre todo cuando se trata de subir una velocidad. Para las reducciones la cosa cambia, pues no se toma tanto tiempo, pero a la hora de subir una hay veces que en la instrumentación ya se indica la marcha solicitada sin que se haya insertado. Al menos las transiciones se pueden realizar desde las levas del volante -de serie-, lo que facilita las cosas. Para evitar ciertas brusquedades, lo mejor es ahuecar un poco el pie del acelerador.



A pesar de todo esto, podrías pensar que no es aconsejable este cambio. Sin embargo si usas mucho el coche en ciudad, el no tener que estar pendiente del embrague ya puede ser motivo suficiente para que compense esas carencias citadas un poco más arriba. Además me ha gustado mucho el tarado que tiene el acelerador cuando se inserta la marcha atrás, siendo menos directo y por tanto, facilitando las maniobras -en otros no hay manera de controlar la fuerza-.

El mejor Stop&Start del mercado

Desde que lo probé en Suecia, el sistema Stop&Start del C4 me encantó. No sólo no apetece desconectarlo sino que transmite esa buena sensación de "estoy ahorrando mientras el resto sigue gastando". Funciona sin brusquedades, de manera rápida e incluso antes de detener el vehículo el motor se apaga. Además si por cualquier cosa estás parado más tiempo del habitual no arranca el motor y, en general, aprovecha cualquier circunstancia para actuar. En definitiva el mejor en todo, al menos de momento.


COMPORTAMIENTO


En términos generales el comportamiento es bastante equilibrado. En algunos momentos se pueden percibir con claridad baches y ondulaciones, en parte por la elección del tarado de los amortiguadores y la llanta de aleación de 17 pulgadas. Pese a ello, frente al anterior C4 se muestra mucho más aplomado, con una pisada más sólida y sobre todo con una mayor contención de los balanceos.

A la hora de enlazar curvas por carreteras de montaña las cosas van bien hasta que tratamos de exprimir al máximo las posibilidades del bastidor, momento en el que el ESP no hace más que trabajar para evitar que el morro se salga del camino marcado. Es una reacción lógica y muy habitual en este tipo de vehículos, aunque aquí el límite no está tan alto como en otros modelos. Como buen Citroën es un automóvil pensado para realizar una conducción tranquila, poco brusca, destinado a personas a las que la agilidad, el paso por curva y otras consideraciones dinámicas no le importan en exceso.

En ciudad el cambio CMP ayuda a que los largos atascos sean más llevaderos. Sin embargo hay un punto mejorable en cuanto a visibilidad, pues el pilar B es demasiado grueso y en ciertas incorporaciones se echa de menos algo más de visión. Sí son interesantes los sensores situados en los paragolpes, que nos avisas -quizás con demasiado margen- de la cercanía con otros objetos, obstáculos y vehículos. También me ha gustado el sistema de alerta de ángulo muerto, situado en el espejo, y que se muestra como el compañero ideal cuando hay mucho tráfico. Es un elemento que debería ser de serie en todos los automóviles, pues ahorraría unos cuantos sustos -y accidentes- en los comunes cambios de carril. Además detecta incluso a las motos, algo francamente importante.



En cuanto a otros aspectos como la dirección o los frenos, también hay que matizar su funcionamiento. La primera se muestra poco directa y exige girar más de lo habitual el volante para realizar giros. Esto en la práctica la convierte en bastante lenta. Además tiene un tacto bastante eléctrico y en autopista demasiado asistida. A cambio en uso urbano no pesa casi nada. De los frenos, al menos en esta unidad en concreto, se puede decir que tienen mucho mordiente pero el pedal no permite dosificarlos correctamente. Basta un ligero toque para que se quede clavado y durante los primeros kilómetros se hace muy incómodo. Esto no me paso cuando tuve la toma de contacto por tierras suecas, por lo que debe ser algo puntual de esta unidad.

Para ir resumiendo se puede decir que en el apartado dinámico el C4 brilla con menos luz de la esperada. No logra ser cómodo en todo momento y tampoco es eficaz en cuanto le pedimos cierto dinamismo. Se queda en un punto medio entre ambos mundos sin destacar en nada. En sí mismo podría verse como un producto equilibrado, pero no es así. En cualquier caso todo lo dicho es desde un punto de vista muy exigente, pues no deja de ser un coche muy correcto y sobre todo, superior al anterior.

ALGUNOS DATOS

  • Dos válvulas por cilindro, common-rail, turbo variable, intercooler, FAP
  • Cilindrada: 1.560cc
  • Potencia: 110 CV
  • Par máximo: 270 Nm
  • Velocidad máxima: 190 km/h
  • Aceleración 0-100: 11,2 seg
  • Consumo medio: 4,4 L/100
  • Emisiones CO2: 114 g/km
  • Cambio: manual pilotada, seis velocidades
  • Peso: 1.365 kg
  • Longitud: 4,32 metros
  • Anchura: 1,79 metros
  • Altura: 1,49 metros
  • Batalla: 2,60 metros
  • Maletero: 408 litros
  • Depósito: 60 litros
  • Neumáticos: 225/45R17


VIRTUDES


  • Calidad de acabado
  • Equipamiento completo
  • Sistema Stop&Start
DEFECTOS
  • Cambio lento
  • Comportamiento en conducción dinámica
  • Altura plazas posteriores


VALORACIÓN


  • Habitabilidad: 7,5
  • Maletero: 7,5
  • Calidad percibida: 8,5
  • Sonoridad: 8
  • Confort de marcha: 7,5
  • Iluminación: 7,5
  • Visibilidad: 7,5
  • Comportamiento: 6,5
  • Comportamiento en campo: N/A
  • Frenos: 7,5
  • Dirección: 7,5
  • Cambio: 6,5
  • Prestaciones: 7,5
  • Aceleración: 7,5
  • Recuperaciones: 8
  • Consumos: 8,5
  • Equipamiento: 8,5
  • Opciones: 8,5
  • Valor/precio: 8


CONCLUSIÓN

El C4 de segunda generación me ha gustado bastante. Es un compacto interesante por su buena relación precio-equipamiento y llega acompañado de una calidad de realización ejemplar, a la altura de los mejores del segmento e incluso superando a otros con pedigrí. Por habitabilidad y maletero está en la media mientras que en comportamiento se mueve entre dos aguas sin lograr destacar en ninguna de ellas (comodidad y dinamismo). Con todo, es un automóvil recomendable sabiendo que sus puntos fuertes (calidad, Stop&Start, consumos, equipo) son muy buenos, y los malos (CMP, dinámica al límite) no tan malos. Esperemos que más adelante la firma permita asociar el excelente Stop&Start a las cajas manuales, llegando de esa manera a un mayor número de personas, tanto por precio como para aquellos alérgicos a los automáticos.

Al principio del artículo comparaba al C4 con el Golf. No queda por encima y en ciertos aspectos todavía está por detrás, pero este Citroën ha mejorado mucho en otros en los que la supuesta referencia ya no brilla con la misma intensidad. ¿DS4 tal vez? Te lo diremos algo más adelante, aunque dinámicamente tras haberlo probado en Barcelona hace unos días, sí promete lo que no consigue este C4.


Texto y fotos por Enrique García, también en Facebook

Reader Comments (Page 1 of 1)

Deja tu comentario

Por favor, procura que los comentarios estén relacionados con el artículo. Las direcciones de correo electrónico nunca se muestran al público, pero son necesarias para que puedas confirmar tus comentarios.

Cuando pulses el botón "Añadir comentario" recibirás un enlace para confirmar tu mensaje en la dirección de correo indicada. También encontrarás una contraseña. Para dejar otro comentario sin necesidad de confirmarlo, sólo tienes que introducir la clave proporcionada. Si utilizas Hotmail u otro servicio de correo electrónico gratuito, es posible que los filtros antispam detengan por error el mensaje de confirmación. Revisa tu buzón de correo no deseado.

Para crear un enlace, tan solo necesitas teclear la dirección URL (incluyendo http://). Puedes poner un máximo de tres direcciones por mensaje.

Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1Guillermo Alfonsin13641
2Enrique Garca1157
3Antonio R. Vaquerizo757
4Daniel Murias390
5Valent Fradera253
6Nacho Villarin202