Skip to Content

Prueba: Citroën C4 1.6 e-HDI 110 CV Exclusive CMP (1/2)


Haz clic en la imagen para saltar a la galería


El trono del Golf se tambalea. Si hay algo con lo que he crecido, es con la idea generalizada y extendida por la prensa del motor de que el Volkswagen Golf es siempre el rival a batir entre los generalistas del segmento C. Pues bien, el nuevo C4 es el candidato capaz de plantarle cara sin tapujos, resultando más barato y con una dotación más rica. Cierto que el alemán es puro equilibrio, pero se pasa en precio, y claro, la idea de poner como referencia un turismo 3.000 € más caro no tiene sentido. Lo suyo es hacerlo con aquellos del mismo nivel de coste.

Lo he dicho en muchas ocasiones y no me cansaré: la nueva Citroën me encanta. A unos diseños más conservadores, ahora se suman una presentación y una calidad desconocidas en la marca, que consiguen sacar los colores a muchos competidores de similar precio.


La obligada mención al Golf siempre ha provocado que muchos fabricantes lo pongan en el punto de mira como el rival a batir. Es cierto que cuenta con un nombre del que los otros no pueden presumir, y esto se nota especialmente en el mercado de ocasión donde se cotizan a precios de risa independientemente del estado y kilometraje. Este punto es en el que el Volkswagen verdaderamente saca ventaja al resto de representantes del segmento C, pues al analizar otros apartados la cosa se va igualando e incluso se ve superado.



DISEÑO MÁS CONSERVADOR

El Citroën C4 II es un automóvil muy equilibrado; tanto que me costaría mucho creer que no estuviera en tu lista de opciones en el que caso de que busques un compacto generalista. Puede que por diseño pierda algo de ventaja frente a otros modelos, pero siendo conservador no está carente de atractivos, especialmente en una unidad como la probada con el acabado Exclusive, que recubre y decora su carrocería con multitud de elementos cromados.



El frontal luce una parrilla de grandes dimensiones que integra el logotipo de la marca. Su diseño es convincente y suele gustar al público general, justo lo contrario de lo que ocurre con su zaga, demasiado insulsa y carente de personalidad -lo único que añade un toque diferenciador son las ópticas, excesivamente extrañas-. En cuanto a la línea lateral, a mí me recuerda al anterior Kia Cerato Hatchback, sobre todo las formas del tercer cristal lateral. Pero vamos, más allá de aquí las similitudes son escasas.

BUENA IMPRESIÓN VISUAL

Una vez pasas al interior la atmosfera con la que te recibe el francesito es sensacional. De primeras transmite una calidad poco común en un C4 y que parece haber escalado tantas posiciones como para situarlo entre los mejor rematados y visualmente más conseguidos de la categoría. Mucho más clásico en su diseño, el salpicadero luce sus plásticos rugosos de excelente aspecto y tacto junto a una disposición muy lógica de todos los mandos salvo uno: las luces de emergencia o warning, con un botón muy pequeño y que se pierde entre los muchos que hay en la consola central.



En las unidades con el sistema de navegación MyWay, la pantalla a color añade una mayor prestancia mientras que su funcionamiento es bueno y bastante claro. En esa pantalla se pueden visualizar también los datos relativos al equipo de música, USB, teléfono y algunas opciones de configuración del vehículo. Se controla tanto desde la propia consola central como desde el volante, si bien este último requiere de un periodo de adaptación para encontrar a la primera los botones. Para mi gusto son demasiados y en los primeros días podrías distraerte buscando una función en concreto. Esto es algo que en el nuevo DS5 se ha corregido y, siendo similar en diseño, sólo incluye los botones superiores.



La instrumentación del C4 puede considerarse como el elemento más futurista de todo el coche. Más allá de su diseño limpio y sencillo de leer englobado en tres esferas, llama la atención por las posibilidades de personalización que permite desde elegir el color de fondo hasta el de los números, pasando por el de la pantalla central del ordenador de viaje (con cinco colores distintos) e incluso el sonido de los intermitentes y otras alertas. De estos últimos, salvo que lo pongas en "classic", los demás te terminan volviendo loco.



Otra curiosidad, y esto ya es dentro de la propia gama C4, es que las unidades con la caja manual pilotada cuentan con más espacio para dejar objetos que en los manuales. Así la prolongación de la consola entre los asientos delanteros cuenta con un gran hueco -iluminado y con tapa- en su zona delantera que además de estar refrigerado, aloja una toma de corriente y las entradas adicionales multimedia (USB y jack). Algo más retrasada se encuentra la diminuta palanca de cambios con las funciones típicas (R, N, A y M) y el botón del freno de estacionamiento, ya eléctrico. Como colofón, en la parte final el apoyabrazos central regulable en longitud y altura tiene otra guantera adicional con una toma de corriente de 230v, algo muy práctico y que bajo mi punto deberían llevar todos los automóviles.



Continuando con los huecos para vaciar los bolsillos, destacan las bolsas de las puertas de gran capacidad y una guantera principal enorme en la dejar la documentación del vehículo, los chalecos obligatorios y un buen número de cosillas más.

HABITABILIDAD EN LA MEDIA


En lo relativo al espacio, el nuevo C4 se mueve en la media del segmento. Las plazas delanteras me han parecidas cómodas y como en todo buen Citroën, cuenta con unos butacones cómodos aunque de mullido algo blando. Tanto la altura al techo como la anchura es más que suficiente para que dos adultos viajen sin tener más contacto que el que ellos mismos deseen.



En las plazas posteriores la sensación de desahogo es superior al espacio real. Parte de la culpa la tiene el techo solar panorámico de cristal, que aporta mucha luz y reduce significativamente la impresión de estar encerrado. Para dos adultos la anchura es buena, la altura justa -punto negativo que conlleva el techo de cristal- y el espacio para las piernas dependerá de la posición que lleven conductor y copiloto. Para tres la cosa se complica, sobre todo por la falta de una superficie totalmente plana y un ancho a la altura de los hombros tirando a justo.



Por su parte el maletero es de buenas dimensiones. Arranca en los 408 litros para las unidades sin subwoofer –como la probada- y aunque cuenta con un borde de carga algo alto, tiene formas muy aprovechables. En caso de necesitar más espacio, se pueden abatir los respaldos posteriores por partes y retirar la bandeja. El lado más práctico aparece con diferentes ganchos y argollas para sujetar las bolsas y una práctica linterna recargable y extraíble.



EQUIPAMIENTO COMPLETO

Optar por un acabado Exclusive, es llevarte a casa un vehículo con prácticamente de todo y alguna cosilla más. Así además de una decoración muy cuidada con incluso asientos tapizados en piel/tela y con función masaje, te llevas el paquete visibilidad, sensores de aparcamiento con medidor lateral de espacio, climatizador automático -de excelente funcionamiento, especialmente en los tres modos automáticos- y un completo ordenador de viaje.



A continuación te dejo un listado con los elementos más representativos:
  • ABS + EBD
  • TCS + ESP
  • Múltiples airbags
  • Hill Holder
  • Faros antiniebla
  • Sistema de iluminación en curva
  • Citroën e-Touch
  • Control y limitador de velocidad
  • Dirección asistida variable
  • Climatizador automático dual
  • Elevalunas eléctricos (4)
  • Cierre centralizado con mando
  • Espejos eléctricos y abatibles
  • Ordenador de viaje
  • Retrovisor interior fotosensible
  • Sensor de lluvia
  • Autoencendido de luces
  • Instrumentación configurable
  • Alerta ángulo muerto en espejo
  • Asientos delanteros con reglaje lumbar eléctricos
  • Asientos delanteros con función masaje
  • Tapizado en piel/tela
  • Detalles cromados
  • Guantera refrigerada
  • Equipo de sonido con MP3
  • Puerto USB
  • Entrada auxiliar de audio
  • Bluetooth
  • Control por voz
  • Toma de corriente 230v
  • Volante forrado en piel
  • Volante multifunción
  • Cristales tintados
  • Paquete cromado exterior
  • Iluminación de suelo en espejos
  • Llantas de aleación de 17 pulgadas


OPCIONES
  • Techo solar panorámico, 650 €
  • Pintura metalizada, 440 €
  • Tapizado en piel + asientos con calefacción, 1.301 €
  • Faros de bi-xenón direccionales, 950 €
  • Sistema de navegación MyWay, 800 €
  • Llantas de aleación de 18 pulgadas, 200 €
  • Pack Exclusive (alerta cambio carril involuntario, faros bi-xenón, lavafaros, AFS, sonido Hi-Fi, subwoofer, navegador MyWay, llantas de aleación de 18 pulgadas), 2.700 €
PRECIO BASE: 21.600 €
PRECIO UNIDAD PROBADA: 23.490 €



RIVALES


Siendo un modelo del segmento C de marca generalista, no encontrar rivales es lo complicado, pues prácticamente todas las firmas poseen un buen candidato con el que competir. Sin embargo, puestos a enumerar, puede que sean los franceses (Mégane y 308), junto a los León, Focus, Astra y el propio Golf, los que más valoren los clientes a la hora de hacer comparativas, si bien no hay que olvidarse de los surcoreanos, cada vez más populares. Por precio, el nuevo C4 no es tan barato como antes, pero compite con unos argumentos más sólidos y una calidad tanto visual como al tacto de lo mejorcito del segmento. Puede que en los sitios más escondidos no esté tan bien tratado como un Golf (carece de bolsas en las puertas forradas en material textil, las uniones de techo no son tan precisas, etcétera) pero bien es cierto que te "roban" mucho menos por el francés. Lo que sí tiene son amortiguadores en los asideros del techo, un sonido muy sólido al cerrar las puertas y unos guarnecidos de puertas y consola central muy bien tratados.
  • C4 1.6 e-HDI 110 CV FAP Exclusive CMP 21.600 €
  • 308 1.6 e-HDI 110 CV FAP Allure CMP 21.900 €
  • Mégane 1.5 dCi 110 CV FAP Dynamique EDC 20.550 €
  • León 1.6 TDI CR 105 CV Style Copa DSG 22.540 €
  • Golf 1.6 TDI CR 105 CV Sport DSG 24.660 €
Sólo los de PSA llevan una caja de cambios manual pilotada, siendo de doble embrague y mucho más sofisticadas en los VAG y el Mégane. Esto ya es un punto a tener en cuenta que distancia a estos modelos, pero al ser los únicos que pueden funcionar en modo automático en este rango de potencia, los hemos incluido.

Y por hoy es todo. Mañana en la segunda parte te hablaré de cómo se mueve, qué tal funciona el sistema Stop&Start y su cambio CMP, los consumos y todo lo relativo a las prestaciones. Hasta entonces te dejamos con la galería de imágenes.

Segunda parte de la prueba


Texto y fotos por Enrique García, también en Facebook

Reader Comments (Page 1 of 1)

Deja tu comentario

Por favor, procura que los comentarios estén relacionados con el artículo. Las direcciones de correo electrónico nunca se muestran al público, pero son necesarias para que puedas confirmar tus comentarios.

Cuando pulses el botón "Añadir comentario" recibirás un enlace para confirmar tu mensaje en la dirección de correo indicada. También encontrarás una contraseña. Para dejar otro comentario sin necesidad de confirmarlo, sólo tienes que introducir la clave proporcionada. Si utilizas Hotmail u otro servicio de correo electrónico gratuito, es posible que los filtros antispam detengan por error el mensaje de confirmación. Revisa tu buzón de correo no deseado.

Para crear un enlace, tan solo necesitas teclear la dirección URL (incluyendo http://). Puedes poner un máximo de tres direcciones por mensaje.

Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1Guillermo Alfonsin14243
2Enrique Garca1137
3Antonio R. Vaquerizo717
4Daniel Murias430
5Valent Fradera263
6Nacho Villarin202