Skip to Content

Categorías: Audi, Pruebas, Utilitarios Segmento B

Prueba: Audi A1 1.4 TFSI 122 CV Ambition S-Tronic (2/2)


Haz clic en la imagen para saltar a la galería


Primera parte: Habitáculo, equipamiento y precio

Tras el repaso inicial que ya pudiste leer ayer sobre las primeras impresiones, equipamiento, calidad y habitabilidad, ahora hay que centrarse en los aspectos más dinámicos y que realmente caracterizan al A1 hasta hacerlo brillar muy por encima de cualquier otro rival que no sea el MINI, modelo con el que está a la par.

Antes de meterme en faena, merece la pena hacer un repaso de la oferta actual comercializada en España. Por ahora son sólo dos niveles de terminación los disponibles, Attraction y Ambition, que pueden combinarse con cinco motores: 1.2 TFSI de 86 CV, 1.4 TFSI de 122 CV, 1.4 TFSI de 185 CV, 1.6 TDI CR de 90 CV y 1.6 TDI CR de 105 CV. Sólo el de 122 CV puede pedirse con una homologación específica que permite reducir las emisiones hasta los 119 g/km de CO2 y así estar exento del Impuesto de Matriculación. En lo relativo a las cajas de cambios, todos están asociados a una manual salvo el 185 CV, que sólo puede adquirirse con la S-Tronic de siete relaciones. Esta misma caja puede solicitarse, cartera en mano, con los 1.4 TFSI de 122 CV y el 1.6 TDI CR de 90 CV.


Como ya sabes, la unidad probada combina el motor 1.4 TFSI de 122 CV, el cambio S-Tronic de siete relaciones y el nivel de acabado Ambition. Pero hay más, pues incluye opciones como las llantas de aleación de 17 pulgadas o la suspensión deportiva S-Line que condicionan, para bien, el comportamiento y es preciso matizarlo para no llevarse una idea equivocada en caso de no pedirlo tal cual...

... Y lo digo con conocimiento de causa, pues hace no muchos días pude probar el A1 de un buen vecino equipado con el motor 1.2 TFSI de 86 CV y acabado Attraction. Mucho más cómodo que el de este artículo, sin embargo no lograba alcanzar su excelente estabilidad y paso por curva.



EXCELENTE COMPORTAMIENTO

Este Audi A1 con las opciones incluidas es un auténtico juguete con el que divertirse. Siempre hemos dicho que los modelos del Grupo Volkswagen, salvo alguna excepción, no tenían una dirección demasiado comunicativa, algo que parece haberse solventado en el benjamín, el cual es capaz de transmitir en cada curva en que punto de adherencia se encuentran las ruedas, ayudando al conductor a experimentar los límites con menor riesgo. Por cierto, esos límites están muy altos, tanto que en ocasiones he llegado a pensar que no era una unidad de fábrica y presentaba retoques importantes.

No es normal por cómo es capaz de enlazar las curvas, la agilidad con la que se traga cualquier cambio importante de giro y la rapidez con la que se pueden superar tramos complicados sin rechistar y pidiendo "más guerra". Es sensacional; tanto, que me ha entrado el gusanillo por aparcar uno en el garaje, y eso que no era ni mucho menos uno de los coches que me habría planteado antes de haberlo probado... Pero es que este A1, tal y como está configurado, invita a divertirse, a jugar con el cambio secuencial y sobre todo a circular por carreteras secundarias llenas de curvas, de esas en las que con otros coches tienes que controlarte en exceso para no llevarte un susto y que con el A1 pasan como si nada. Hace sencillo lo que no lo es tanto.



La suspensión, perfectamente calibrada para que no haya oscilación alguna, a su vez consigue filtrar bastante bien las irregularidades típicas de nuestras vías, aunque sí es cierto que en baches importantes o algunos badenes aparecen sequedades, pero no tan bruscas como por ejemplo en un Abarth 500. Y este apartado es importante, pues si quieres realizar un viaje largo el A1 invita a ello, resultando cómodo, tan estable que esa noble y sólida pisada que presenta parece de segmentos superiores, y siempre con un nivel de sonoridad y vibraciones casi nulo.

Sólo a partir de 140 km/h algunos ruidos aerodinámicos hacen aparición, pero ojo, no es que sea un fallo de diseño o se escuche más de lo normal, sino que es tan silencioso en general que aquí se aprecian con mayor facilidad. De todos modos hay un elemento que en la unidad probada ha terminado por sacarme de quicio: la bandeja que cubre el maletero. En asfaltos perfectos no ocurría, pero en cuanto aparecían algunas irregularidades o un firme algo deteriorado, salían a la luz algunos grillos bastante molestos y desagradables. Es posible que sea algo puntual (en el 1.2 TFSI y 700 km a sus espaldas no pasaba), pero no por ello hay que dejar de mencionarlo.



CONSUMOS AJUSTADOS

Y si es todo un placer guiar este A1 por carreteras viradas y autopistas, en ciudad es igualmente agradable y divertido gracias en esta ocasión al excelente cambio S-Tronic. Salir de los semáforos el primero es pan comido y con sólo presionar ligeramente el acelerador ya alcanzaras la velocidad máxima permitida. Casi se podría decir incluso que hay que tener cierta moderación con el pie derecho para no doblar los límites fijados en tráfico urbano. En lo relativo al Stop&Start, sólo puedo hablar bien de él. Me parece un elemento muy interesante en combinación con cajas automáticas, en las que al levantar el pie del freno ya entra en funcionamiento, y no tortura con vibraciones como en los manuales, en los que actúan al pisar el embrague (y no siempre con especial finura). Con todo, el gasto en ciudad se contiene y es sencillo rebajar los 8,0 L/100 e incluso, si te lo propones, rondar los 7,0 L/100.

En vías rápidas, a los 110 km/h legales, la media ronda los 6,3 L/100, y 6,7 L/100 en el caso de circular a los anteriores 120 km/h permitidos. En vías secundarias, a 90-100 km/h las cifras coquetean con los 5,5 L/100, aunque en conducción ecológica pude realizar un mismo trayecto rebajándolo en 0,6 L/100. Con 45 litros de depósito es sencillo rondar los 700 km de autonomía, lo que está muy bien para un motor con tan buenas prestaciones y 122 CV teóricos.



CONJUNTO MOTOR-CAMBIO EXTRAORDINARIO

Porque si en algo destaca el A1 1.4 TFSI, además de en comportamiento, es en prestaciones. Muy rápido, cunde mucho sobre una carrocería bastante ligera y gracias al S-Tronic de siete velocidades se exprimen al máximo los 122 CV disponibles, tanto que incluso podrías pensar que hay bastantes más... La caja secuencial tiene una gestión activa capaz de averiguar en cada momento el tipo de conducción que realizamos, buscando las marchas más largas para reducir los consumos, pero que a la menor insinuación en el acelerador no duda en bajar dos o tres marchas para responder con inmediatez. ¡Y vaya si lo hace! La aceleración pura es ya de por si buena, pero las recuperaciones son extraordinarias, tanto que cualquier maniobra de adelantamiento se podrá realizar en muy pocos segundos y con seguridad. Sin dudarlo un instante, esta combinación motor-cambio es lo mejor del A1 y sobre otros modelos no creo que defraude (una pena que no esté disponible en los Ibiza y Polo).

En conducción nocturna, con los bi-xenón opcionales (1.050 €), la visibilidad me ha parecido muy buena aunque he echado de menos la iluminación en curva, presente en muchos otros vehículos del segmento B.



Para ir resumiendo el apartado dinámico, hay que alabar el excelente compromiso logrado entre estabilidad y confort, sin el nerviosismo típico de los coches pequeños, su estupendo conjunto motor-cambio y por fin una dirección capaz de transmitir algo al conductor pese a su condición de eléctrica. No es como la de un Mazda MX-5, pero sí mejora por tacto e información a la de los Polo y Golf.

ALGUNOS DATOS
  • Cilindrada: 1.390cc
  • Potencia: 122 CV
  • Par máximo: 200 Nm
  • Velocidad máxima: 203 km/h
  • Aceleración 0-100 km/h: 8,9 seg
  • Consumo medio: 5,3 L/100
  • Emisiones CO2: 122 g/km
  • Cambio: secuencial doble embrague, siete velocidades
  • Depósito combustible: 45 litros
  • Capacidad maletero: desde 270 litros
  • Longitud: 3,95 metros
  • Anchura: 1,74 metros
  • Altura: 1,41 metros
  • Batalla: 2,46 metros
  • Peso: 1.200 kg
  • Neumáticos: 215/45 R16 (215/40 R17 opcionales)


VIRTUDES
  • Comportamiento
  • Motor solvente y parco en consumos
  • Cambio S-Tronic
DEFECTOS
  • Precio escandalosamente alto
  • Plazas traseras pequeñas
  • Equipamiento justo


VALORACIÓN

  • Habitabilidad: 6
  • Maletero: 5,5
  • Calidad percibida: 8,5
  • Sonoridad: 8,5
  • Confort de marcha: 8
  • Comportamiento: 9,5
  • Frenos: 8,5
  • Dirección: 8
  • Cambio: 9
  • Prestaciones: 9
  • Aceleración: 8
  • Recuperaciones: 9
  • Consumos: 8
  • Equipamiento: 6,5
  • Valor-Precio: 5


CONCLUSIÓN


En conjunto el Audi A1 tiene argumentos más que importantes para brillar en su segmento, sobre todo en lo que a dinamismo se refiere. Pero claro, aunque me ha encantado e incluso sorprendido por su espectacular pisada y aplomo, me resulta casi imposible justificar una tarifa de casi 32.000 € para contar con una unidad como la testada, que por si fuera poco tampoco es que esté equipada al máximo (si te dejas llevar podrías superar los 37.000 €). Y si miramos el lado práctico tampoco convence, pues sus plazas traseras son pequeñas y el maletero muy justo para un coche que roza los cuatro metros. Es verdad que la calidad está un pasito por encima, no sólo por materiales, sino en rodadura y otros detalles, pero con una tarifa que arranca en unos ya importantes 23.000 € la cosa se complica. Con alguna promoción o más equipo de serie la situación podría ser diferente aunque por el momento no es el caso.

¿Lo compraría? No. Tiene encanto suficiente y si no eres de los que te va lo retro, puede ser tu opción para tener un pequeño Premium... pero ojo, el MINI juega con la carga emocional y por lo que vale esta unidad probada te llevas un Cooper S 184 CV con más dotación.

¿Lo recomendaría? Sí, sin dudarlo. No seré yo el que te diga donde gastar el dinero y si te gusta y aceptas su limitado habitáculo 2+2, lo demás serán satisfacciones y sobre todo, diversión al volante. Mucha diversión... y siempre con clase y estilo.


Texto y fotos por Enrique García, también en Facebook

Reader Comments (Page 1 of 1)

Deja tu comentario

Por favor, procura que los comentarios estén relacionados con el artículo. Las direcciones de correo electrónico nunca se muestran al público, pero son necesarias para que puedas confirmar tus comentarios.

Cuando pulses el botón "Añadir comentario" recibirás un enlace para confirmar tu mensaje en la dirección de correo indicada. También encontrarás una contraseña. Para dejar otro comentario sin necesidad de confirmarlo, sólo tienes que introducir la clave proporcionada. Si utilizas Hotmail u otro servicio de correo electrónico gratuito, es posible que los filtros antispam detengan por error el mensaje de confirmación. Revisa tu buzón de correo no deseado.

Para crear un enlace, tan solo necesitas teclear la dirección URL (incluyendo http://). Puedes poner un máximo de tres direcciones por mensaje.

Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1Enrique Garca12818
2Guillermo Alfonsin11154
3Antonio R. Vaquerizo698
4Daniel Murias610
5Valent Fradera2710
6Nacho Villarin190
7Javier Costas332
8Elas Juarez10