Skip to Content

Categorías: Competición

Red Bull X1, el coche de carreras soñado por todos los ingenieros


Pincha la imagen para ver la galería

Empezamos la mañana con una de las grandes quejas que llevo años contándoos: La limitación de la originalidad en la ingeniería de las carreras. Si recuerdas y nos sigues hace tiempo, te ofrecí mi punto personal de vista aquí, tanto como ingeniero como aficionado "hardcore" al mundillo de las cuatro ruedas.

Pues bien, parece que no soy el único en pensar que las carreras estan demasiado encorsetadas reglamentariamente a día de hoy, no sólo por motivos de seguridad, sino principalmente por motivos de intereses económicos; igualdad entre equipos participantes, espectáculo televisivo...

Kazunori Yamauchi y su equipo de desarrollo de Gran Turismo (sí, ese mismo que retrasa el juego una y otra y otra vez...), cansados de las regulaciones actuales y con ganas de hacer algo especial para GT5, se aproximaron a Adrian Newey, otro de los "quemados" con el tema, y le invitaron a realizar "el coche de carreras definitivo". ¿El resultado? El Red Bull X1 que ya te trajimos el otro día en forma de trailer, y que hoy tenemos al completo, tanto en foto, como en vídeo y con datos técnicos.



¿Cómo es el Red Bull X1? Pues bien, es un monoplaza con carlinga a lo "caza de combate", equipado con un motor de combustión en posición central, de seis cilindros en uve, sobrealimentado por dos turbocompresores, y con inyección directa, cubicando tres litros y ofreciendo 1.500 caballos de potencia (15.000 rpm) a las ruedas posteriores con un par de 714 Nm a 12.000 vueltas.

El coche completo pesa 545 kilogramos (615 con los líquidos a tope), y utiliza aerodinámica activa, concretamente con una idea muy clara. El coche no solo cuenta con un túnel de efecto venturi, sino que como el Brabham BT46 del que te hablé aquí hace años, lleva un ventilador para succionar aire de la parte baja del coche y pegarlo al asfalto.

De esta manera, el ventilador proporciona en estático una succión que genera 9.800N de fuerza normal en los neumáticos. A medida que se gana velocidad, obviamente, la mezcla entre el ventilador y la aerodinámica del fondo plano hacen que se incremente la carga normal hasta valores impresionantes. Las suspensiones, como no podría ser de otra manera, son activas.

¿Resultado de todo ello? El coche puede trazar curvas a 300 km/h generando 8,25 G. ¿Impresionado? Realmente sería imposible llevar este coche por parte de un piloto si este no contara con los llamados G-Suit (trajes "antigravedad") que visten los pilotos de los cazas de combate, y es que a partir de 4,5 G aproximadamente, sostener más fuerzas implica que la sangre, literalmente, "se nos vaya de la cabeza", pudiendo quedar mareados, en coma, o algo mucho peor... Un traje "antigravedad" lo que hace es presionarnos las extremidades para evitar que la sangre se nos vaya a las piernas, manteniéndola allá donde se necesita: en el cerebro.

Por todos estos detalles, el uso de estos coches sería extremadamente duro a nivel físico, pero también espectacular, pues se redefiniría el concepto de las vueltas a los circuitos, con pasos por curva impresionantes, que harían "corto" cualquier trazado actual.

El tema de la carga aerodinámica tras el coche de delante no sería tan importante al contar con el ventilador de succión, aunque una carrera con un aparato de estos sería muy complicada, pues los reflejos de los pilotos tendrían que estar a mil. Con más de 450 km/h de punta, no me imagino ver en vivo un aparato de estos cortando el aire por una recta de algún circuito como el Nordschleife.

Te dejamos con un vídeo del aparato, pilotado por Sebatien Vettel, de manera virtual.


Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres
Gran Turismo challenge

Autoblog Español

Las más comentadas (últimos siete días)

Comentarios recientes