Skip to Content

Categorías: Saab, Industria

Saab: De la aviación al automóvil


Haz clic en la imagen para saltar a la galería

Desde el pasado viernes 18 de Diciembre los medios de comunicación estamos viviendo un calvario con General Motors. La decisión de cerrar Saab llegó como un jarro de agua fría. La última oportunidad para ser vendida a Spyker parecía haber encontrado obstáculos insalvables que obligaban a GM a cerrar la empresa. Poco después hemos sabido que se han multiplicado las ofertas por la sueca, incluyendo una nueva puja de Spyker, que ha aceptado a posteriori las condiciones de GM. Hasta este momento, no ha habido una respuesta del grupo, por lo que seguimos en vilo ante el futuro de la marca.

Antes de entrar en materia, me gustaría dejar muy presente que preferiría no tener que realizar este artículo, o al menos, no por los motivos señalados. Como todo en la vida, cada persona es un mundo y puede tener o no predilección por ciertas cosas. En mi caso, Saab es de esas firmas que me dejará marcado para toda la vida, gracias a sus espectaculares diseños -¿te acuerdas del primer 900?- y personalísimo estilo que imprimen en cada modelo.

Los orígenes

La empresa Svenska Aeroplan Aktiebolag (Saab -Aeroplanos Suecos Sociedad Anómina) comenzó en el sector de la aviación en 1937. Tras el éxito obtenido con los primeros productos, decidieron entrar en nuevos segmentos, fundando a finales de los 40 la división Saab Automobile. Paralelamente, la complejidad para el desarrollo de aviones les hizo crear otra empresa, denominada Datasaab, con productos informáticos específicos para la construcción de aeronaves.

El primer automóvil

El primer modelo fabricado por Saab fue el 92001, lanzado al mercado en Junio de 1947. Su robustez y fiabilidad consiguieron convertir a la empresa en una referencia en seguridad y resistencia. Destacaba por ser el automóvil con menor resistencia al viento inventado hasta el momento, con un cx de 0,30.

Con las primeras modificaciones, el 92001 pasó a denominarse 93. Entre las muchas mejoras introducidas, destaca la utilización de motores de tres cilindros en lugar de los anteriores de dos. Estéticamente estrenaba la parrilla trapezoidal, un detalle que más tarde se convertiría en uno de los símbolos de la marca. Con el transcurso del tiempo, la oferta fue cada vez más completa, incluyendo una variante familiar que tomó la denominación 95.

Matrimonio fallido

El primer romance vivido por Saab fue con Scania, fabricante de vehículos pesados. Tras el típico coqueteo, en 1969 se crea la alianza que todos hemos conocido como Saab-Scania hasta que en 2008, el Grupo VW compró la totalidad de las acciones de Scania. Actualmente no quedan lazos de unión entre ellas, aunque algunas filiales de Scania siguen empleando vehículos Saab como flota para sus trabajadores.

Su primer éxito

No fue hasta la llegada del Saab 99 en 1967, cuando la marca se ganó el corazón de suecos y extranjeros. Manteniendo un diseño muy especial, el 99 se convirtió en todo un éxito, alcanzando las 600.000 unidades vendidas en todo su ciclo de vida. Muy importante fue la tecnología aplicada, con asientos calefactables, lavafaros y elementos de seguridad que más tarde copiarían otros fabricantes. Otro honor del 99 fue ser el primer modelo de la marca en incorporar mecánicas con turbo, un detalle que posteriormente marcaría las gamas de sucesivos modelos.

El más vendido

Tras el paso del 99, los suecos tenían francamente difícil encontrar un digno sucesor. Sin embargo llegó el 900 en 1979 y todo cambio. Se convirtió en el best seller e incluso a día de hoy no ha podido superarlo el 9-3. Más de un millón de usuarios optaron por este vehículo, siendo muchas de esas unidades equipadas con mecánicas turbo. El lanzamiento en 1984 del primer Saab 900 Cabrio supuso una revolución en el segmento. Años más tarde se convertiría en el descapotable más vendido en Suecia y Reino Unido, y uno de los preferidos por los seguidores de la marca.

Precisamente con el 900 Cabrio muchos de nosotros empezamos a soñar con el automóvil. Puede que en su país de origen se terminaran acostumbrando a su imagen peculiar, pero la contenida demanda en España le convirtió en objeto de todas las miradas. El parabrisas muy vertical, el gran alerón incorporado en la zaga y los enormes paragolpes lo hacían inconfundible. Cierto es que muchos lo amaban, pero también que otros tantos lo odiaban. Esta constante se mantendría durante años en los modelos de la casa.

Tecnología punta

Desde su origen, Saab ha sido pionera en muchos apartados. Entre las innovaciones más destacables en la industria podemos citar el empleo de motores 16 válvulas con turbo, el sistema de protección para los pasajeros posteriores Safeseat, los apoyacabezas activos, la distribución electrónica de la frenada EBD, los asientos delanteros ventilados y los espejos exteriores con anulación del ángulo muerto.

Novios pasajeros

El complicado mercado nórdico, con gustos muy específicos, provocó que Fiat pusiera sus ojos en Saab. De esa colaboración nació el Saab 600 (que no era otra cosa que un Lancia Delta rebautizado) y una nueva plataforma, que más tarde sería empleada en los Alfa Romeo 164, Lancia Thema, Fiat Croma y Saab 9000. Mirando la vista lateral de los tres últimos, podemos comprobar como el diseño de las puertas es igual, siendo el Alfa el único con estilo propio integral. La gama 9000 llegó primero en cinco puertas y, algo más tarde, se sumó el 9000 CD, con carrocería berlina y una estética muy elegante. Fue un éxito en Estados Unidos.

La era GM

En Diciembre de 1989, General Motors compró el 50% de la compañía, con una clausula que le permitiría adquirir la totalidad de la empresa dentro de los siguientes diez años. A partir de aquí la nueva Saab Automobile AB empezó a perder su marcada personalidad, si bien no es menos cierto que anteriormente acusaba problemas financieros y necesitaba un rescate urgente. Un par de ejemplos de dos modelos que nunca debieron ver la luz son el 9-2X, que no es otra cosa que un Subaru Impreza rebautizado, y el 9-7X, un Chevrolet TrailBlazer con diferente frontal. Comenzó compartiendo plataformas con otros modelos de GM (900-Vectra) y terminó añadiendo motores diésel de baja fiabilidad que tirarían por tierra la reputación lograda hasta entonces. El 2.2 TiD bebía aceite a mares, rompía turbos y, en definitiva, desquiciaba a sus propietarios (algunos salieron buenos, eso sí). La llegada de los diésel de origen Alfa Romeo fue lo que salvo, en cierta medida, las ventas de los últimos años. El estupendo motor 1.9 TiD con 120 y 150 CV fueron los primeros en aparecer, pero más tarde con la introducción del restyling del 9-3, llegaría el máximo exponente con 180 CV. El 9-5 también contó con mecánicas de este tipo, aunque en ningún caso destacaron por una buena relación consumo-prestaciones, especialmente el 3.0 TiD V6 y 175 CV de origen Isuzu (el mismo que llevaba el Renault Vel Satis). Al igual que en el 9-3, la gama final del 9-5 TiD quedó formada por bloques Alfa Romeo, de mayor rendimiento. En el caso del 9-5 2010 -que si nadie lo remedia no verá la luz en la carreteras españolas-, la única opción diésel que se había contemplado era el 2.0 TiD de 160 CV, similar al empleado en el Opel Insignia.

Tenemos claro que GM hizo bien en adquirirla, aunque no tanto en la manera de gestionar la oferta. Con algo más de implicación, se podría haber logrado el éxito. Sin embargo, el total abandono al que fue sometido ha provocado que poco a poco la marca fuera cavando su propia tumba.

En 2009 la crisis golpea fuerte a GM. En Enero se decide poner a la venta Saab ante la difícil situación económica por la que atraviesa la matriz y la ausencia total de beneficios de la sueca. Ya en verano, la también sueca Koenigsegg muestra interés en adquirirla, pero cuando todo parecía cerrado, cambian de planes y no se cierra la operación. El último respiro parecía que podría llegar de la holandesa Spyker, pero las negociaciones entre ésta y General Motors encontraron puntos insalvables de vital importancia, lo que provoca que el 18 de Diciembre el grupo norteamericano decida poner fin a la actividad de Saab.

Saab no era rentable

Como en todo negocio, GM esperaba beneficios de Saab. Sin embargo, durante muchos años la acumulación de pérdidas ha sido un lastre para el grupo (sólo obtuvo beneficios en 2001),y esto con la crisis económica, ha acentuado los problemas. Pero claro, ¿qué motivos podrían ser los que frenaran la obtención de beneficios? No los conocemos todos, pero en ningún caso una gama compuesta por dos únicos modelos debería permitir grandes ventas, menos todavía si cabe cuando uno de ellos tiene más de 10 años a sus espaldas, y apenas consigue matricular unas decenas de unidades en los países más importantes (a excepción de Suecia, donde siempre ha tenido muy buena aceptación). Ni motores bicombustible ni agresivas campañas promocionales han motivado a los seguidores de la marca.

Un final muy doloroso

Lo más raro de todo esto es que se ha tomado la decisión cuando parte del problema ya estaba resuelto, con la nueva generación del 9-5 a punto de comenzar su lanzamiento mundial, y un nuevo todoterreno compacto en un estado de desarrollo muy avanzado (9-4x). Es posible que las cuentas no le salgan a GM, especialmente para tomar una decisión tan dura y radical.

En resumen, una marca cargada de historia, personalidad, diseño y tecnología que podría decir adiós en 2010. Por ahora la decisión de GM sigue siendo cerrar, aunque hay una nueva oferta de Spyker puesta sobre la mesa, además de otros posibles candidatos que podrían cambiar la situación. Como fan de Saab, espero que se hagan las negociaciones necesarias para que siga siendo una marca de referencia.

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres

Autoblog Español

Autoblog en español bloggers (30 días)

#BloggerPostsCmts
1enrique-garcía15920
2guillermo-alfonsin10426
3daniel-murias910
4antonio-r-vaquerizo527
5valent-fradera274
6nacho-villarin152
7javier-costas959
8elas-juarez20